En un momento dado | Real Madrid: ¿Qué quieres ser de mayor?
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
241
single,single-post,postid-241,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Real Madrid: ¿Qué quieres ser de mayor?

schusterLa planificación deportiva de la siguiente temporada debe tenerse decidida sobre el mes de febrero. Basta observar la prontitud en los fichajes de los grandes de Europa como Manchester United, F.C.Barcelona, Bayern Munich, Juventus, Chelsea… Pero está máxima parece haberla olvidado la secretaría técnica del Real Madrid que, ya sea por negligencia o por omisión, finalizó la temporada allá por el mes de mayo sin unas bases claras acerca del camino que debía seguir el proyecto deportivo. Realmente, incluso varios días después de finalizar el campeonato, el Madrid seguía sin tener decidida la continuidad o no de Fabio Capello, o lo que era lo mismo, la contratación o no de Bernd Schuster. De hecho, y observando los primeros movimientos realizados por la secretaría técnica en el mercado de fichajes, deba la impresión de que la posición de Pedja Mijatovic era la de apostar por la continuidad del técnico italiano pero que, finalmente, en una decisión que provenía de las altas esferas del club, se decidió otorgar las riendas del equipo al hasta entonces técnico del Getafe.

El fichaje del técnico alemán suponía una actuación muy valiente y arriesgada ya que se optaba por sustituir al técnico que después de tres temporadas devolvía el cetro de campeón de Liga al Real Madrid. Los motivos de dicho cambio radicaban en la apuesta conservadora, especulativa y ràcana en espectáculo, que eso sí, aseguraba resultados, de Capello, y la apuesta decidida por un nuevo proyecto con una mayor sensibilidad estética en el juego y un ideal de fútbol que mirase más hacia delante que hacia atrás. No obstante, en la elección del encargado de capitanear el nuevo proyecto se cometió el mayor error. Bernd Schuster es un entrenador que ha cosechado unos excelentes resultados al frente del Getafe y que ha conseguido sacar un gran rendimiento a una plantilla modesta llegando a disputar, incluso, la final de la pasada edición de la Copa del Rey, no obstante, nunca ha sido un entrenador ofensivo. El Getafe de Bernd Schuster (como en su día fue el de Quique Sánchez Flores) planteaba los partidos a partir de una muy buena preparación defensiva, un repliegue intensivo, mucha agresividad en la recuperación y salidas rápidas al contraataque con pocos toques. No obstante, el gusto del técnico alemán por los jugadores técnicos y de calidad para ejecutar este plan, le valieron la fama, entre la prensa, de técnico ofensivo, y le situaron en primera posición para dirigir el nuevo proyecto madridista. Otra cosa será que logre crecer como entrenador y adaptar su manera de entender el fútbol a la filosofía que busca la junta directiva blanca, pero para ello el técnico necesita un tiempo y tranquilidad que en el Real Madrid son difíciles de encontrar, enfatizado, más si cabe, por el hecho de recoger un equipo campeón, el cual, ahora, no sólo debe repetir los éxitos deportivos de antaño sino que además, debe hacerlo ofreciendo buen fútbol.

Problemas y soluciones del Madrid de Schuster:

 

 

Problema nº1: el centro de la defensa.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones desde EUMD, la pareja de centrales formada por Cannavaro y el recién llegado “Pepe” tiene todos los números de fracasar. No se trata de una cuestión de calidad individual de cada uno de ellos, más bien al contrario, tanto el italiano como el brasileño han demostrado en numerosas ocasiones tener unas enormes capacidades para defender con solvencia el centro de la zaga de todo un Real Madrid. El problema ocurre, no obstante, del resultado de combinar ambos jugadores. Así, mientras Cannavaro es un central que explota sus cualidades con una línea defensiva muy cercana al portero, prácticamente en el interior del área, “Pepe” rinde a un mayor nivel actuando en una zaga adelantada, cercana al medio del campo, que le permita explotar su velocidad en carrera y disimular su poca agilidad y lenta capacidad de reacción (para profundizar en la incompatibilidad de la pareja central, recomiendo leer los comentarios de “Metzelder y Pepe: centrales a pares” donde se analizan estos aspectos con detenimiento).

La única vía para solucionar esta incompatibilidad es dejar a uno de los dos en el banquillo, ya que si bien los “vicios” futbolísticos podrían ser corregidos, éstos responden a unas características físicas en ambos centrales. Así, si el elegido para formar en el centro de la defensa fuese Cannavaro se optaría por presentar una línea defensiva cercana al portero, con lo que su acompañante ideal sería el alemán Cristoph Metzelder, dejando el lateral para Sergio Ramos o Cicinho. En cambio, si finalmente se optara por “Pepe” deberíamos situar la línea defensiva muy adelantada, por lo que el segundo central debe ser un jugador veloz, perfil al que responde perfectamente Sergio Ramos. De esta manera, para el lateral derecho contaríamos, ahora, con Cicinho, Miguel Torres o Michel Salgado.

 

 

Problema nº2: la zona de creación.

Posiblemente sea la indefinición de un patrón de juego el mayor mal del Real Madrid, y es que el equipo no cuenta con un director del juego que marque las directrices sobre las que debe girar el juego del equipo. La falta de un cerebro es una carencia que el Madrid arrastra desde temporadas anteriores y que solo se ha podido parchear con el concurso del irregular Guti, quién en lo que llevamos de pretemporada parece más preocupado en el lucimiento personal (amparado en el aplauso fácil de los medios de comunicación) que por el bien del equipo. Así pues, se buscó en la figura de Sneijder el nuevo organizador, pero el centrocampista holandés responde más al perfil de centrocampista llegador que al de cerebro del equipo.

diarraDe esta manera, el mayor problema del juego del equipo se encuentra en la zona central del mediocampo. Con Diarra como mediocentro, las opciones para el vértice superior del rombo son Guti, con quien el equipo se parte en dos y el centro del campo se encuentra en constante inferioridad numérica, o Sneijder, quien aporta más solidez a la media, mas llegada a puerta, pero menos fluidez y velocidad en la circulación. Otra opción sería la de alinear a Gago por detrás de Sneijder con lo que se conseguiría mayor velocidad en la circulación del esférico, pero al plantear Schuster un centro del campo con un solo pivote, éste debe poseer unas características físicas importantes que el argentino no ostenta. Así pues, la opción Diarra con Guti o Gago con Sneijder convierten al Madrid en un equipo frágil, mientras que la dupla Diarra-Sneijder le aportan mayor solidez pero menor peligro en ataque.

 

Existe una tercera alternativa que consiste en plantear un centro del campo con tres hombres con Diarra como mediocentro y Sneijder y Guti como interiores (con Gago como primera alternativa a los tres) lo que sin duda conformaría el mediocampo más equilibrado posible con la actual plantilla. No obstante, para que este sistema sea efectivo necesitas, en la delantera, jugadores desequilibrantes y con mucho gol, algo que de las posibles opciones para el ataque solamente reuniría Van Nistelrooij, ya que los posibles hombres de banda como Raúl, Robinho, Higuaín, Balboa, Drenthe… difícilmente superan los diez tantos por temporada.

 

 

Problema nº3: el juego por bandas.

En la comparación con el equipo de la temporada pasada, es en las bandas donde más se ha resentido el Madrid si tenemos en cuenta que han causado baja en la plantilla los dos jugadores más importantes en cada lado (Beckham por la derecha y Roberto Carlos por la izquierda) mientras que solamente ha llegado Drenthe para reforzar las alas del equipo.

 

Teniendo en cuanta que la opción que mayor consistencia da al centro del campo es la pareja Diarra-Sneijder y que con ella el equipo pierde la figura del hombre que da el último pase, en el nuevo Real Madrid el juego por banda debe tener, si cabe, mayor importancia que en otras temporadas, de manera que será fundamental contar con jugadores capaces de desequilibrar y llegar hacia linea de fondo para centrar y aprovechar el potencial aéreo de Ruud Van Nistelrooij. Actualmente el Madrid cuenta para esta misión con Cicinho (aunque su permanencia en el club parece no estar asegurada), Drenthe y Robinho. Pero vayamos banda por banda…

 

En banda derecha las opciones para el lateral son Sergio Ramos o Cicinho. La elección de Sergio Ramos dependerá siempre de la elección de la pareja de centrales, ya que si optamos por mantener a “Pepe” en el once en detrimento de Cannavaro, Ramos pasará a ser el acompañante del central brasileño. Con Ramos en el lateral, debemos tener también en cuenta que no se trata de un lateral que puede llegar a posiciones de centro desde el fondo, por lo que será necesario alinear en el centro del campo a un centrocampista situado a pierna natural y con desborde, perfil al cual, en la actual plantilla sólo responde Robinho. Por el contrario, si nos decantamos por Cicinho en el lateral (ya sea con Ramos en el centro con “Pepe” o con la pareja Cannavaro-Metzelder como titulares) la presencia de un centrocampista con desborde ya no resulta indispensable, por lo que en la media podría ubicarse tanto a Robinho como a Higuaín para tratar de aprovechar las diagonales del argentino aprovechando el espacio abierto por el lateral. La combinación de Cicinho con Robinho, no obstante, plantearía una banda muy poderosa en ataque pero débil en defensa.

 

*En este punto resulta muy interesante la posible incorporación de Dani Alves ya que ofrecería un mayor trabajo defensivo que Robinho y mantendría la peligrosidad ofensiva de la banda derecha junto a Cicinho.

 

Por banda izquierda, el Madrid cuenta para el lateral con Miguel Torres, Drenthe o Marcelo. El canterano cuenta con el handicap de tratarse de un diestro actuando a banda cambiada lo que obliga al técnico a alinear a un jugador especifico de banda izquierda en la media, perfil al cual sólo responde Drenthe, de manera que limita la participación de Robinho a la banda derecha. Las opciones de poder contar con el brasileño por el costado izquierdo pasan por alinear un lateral zurdo con recorrido por banda como Drenthe o Marcelo, pero en ambos casos el riesgo defensivo seria muy alto al no contar con la participación defensiva de Robinho.

 

Así pues, en banda izquierda el Madrid debería alinear a Drenthe como centrocampista para asegurar profundidad por el costado a la vez que sacrificio en labores defensivas, destinando el carril zurdo de la defensa a Miguel Torres o a Marcelo. Por el perfil diestro, en cambio, de no fructificar la llegada de Alves (con lo que la banda ideal sería la formada por Cicinho y Alves), las opciones pasan por una banda formada por Cicinho y Robinho que implicaría mucho riesgo en la parcela defensiva o la formada por Ramos y Robinho.

 

Existe una tercera opción resultante de plantear una banda izquierda con Marcelo y Drenthe y situar a Miguel Torres y Robinho en el lado opuesto, la cual daría una solidez defensiva semejante a la opción planteada con Ramos en el lateral y permitiría situar al sevillano en el centro de la defensa junto a “Pepe”.

 

Problema nº4: la dependencia de Van Nistelrooij.

 

Alertábamos hará un mes, con motivo de un post de análisis sobre el ataque del Madrid, de la gran dependencia del equipo de la figura del holandés Ruud Van Nistelrooij ya que el resto de delanteros de la plantilla respondían más al perfil de segundo delantero que al de nueve referencia. Este hecho implica que en caso de baja de Van the Man, el potencial realizador del Madrid disminuya considerablemente ante la falta de un recambio. Al respecto, en las ultimas horas han aparecido varios nombres de delanteros como Huntelaar o Diego Milito que podrían reforzar la plantilla merengue a última hora. Estos fichajes, además de resultar positivos puesto que permiten al técnico contar con un sustituto de nivel en la punta de ataque, lograrían solucionan la cara más potencialmente peligrosa de la dependencia de Van Nistelrooij.

 

El problema de la falta de sustituto siempre es un mal menor que salvo lesión de gravedad no debe afectar al equipo más que en partidos puntuales, pero la verdadera dependencia del Madrid hacia su delantero radica en el hecho que Van Nistelrooij es el único jugador del once capaz de anotar con cierta regularidad. Al Madrid le faltan jugadores con cifras goleadoras superiores a les diez goles. De los titulares del pasado año que siguen en el equipo, es decir, Ramos, Cannavaro, Diarra, Guti, Robinho, Raúl, Van Nistelrooij, Higuaín… solamente el holandés superó la barrera de los diez tantos.

 

Así pues, aunque la presencia de Sneijder pueda aportar una buena cifra de goles gracias a su buen golpeo en el lanzamiento de faltas y a su potente chut desde fuera del área, el equipo sigue aquejado de falta de gol. Otras soluciones como Raúl, Higuaín, Soldado o Saviola no llegan al nivel exigible para defender la titularidad del Real Madrid y su rendimiento goleador resulta demasiado incierto como para que sean las únicas opciones. La solución, pues, dejando de lado las posibles incorporaciones que puedan llegar a última hora, sería la de recuperar a Julio Baptista, un jugador potentísimo físicamente que puede ayudar en las jugadas de estrategia (que una temporada más deberán ser fundamentales para el éxito blanco) y con facilidad anotadora, quién en sus dos temporadas en el Sevilla anotó cerca de cuarenta goles y que en su primera temporada en el Madrid, pese a ofrecer un rendimiento muy lejos de sus posibilidades reales, logró ocho goles.

 

 

El once de EUMD (sin contar con fichajes de última hora):

Casillas; M.Torres-S.Ramos-“Pepe”-Marcelo;Diarra-Robinho-Sneijder-Drenthe;Van Nistelrooij-Baptista.

1Comment
  • Entusiasta
    Posted at 00:52h, 07 septiembre

    A la hora de analizar las decisiones de Schuster creo que debemos tener en cuenta que su principal prioridad es la de comerse los turrones en el banquillo.
    En la situación del club esto es lo más dificil de conseguir, hacerlo significa completar la temporada e influir en planificar la siguiente.

    Tambien creo que la próxima temporada Motta jugará en el R.Madrid si existe el mínimo atisbo de sacarse la espina del caso Eto’o.

    Finalmente creo que, en lo profundo del caracter Madridista, el hacho de seguir una línea seguidista del Barça no va a durar.

    A poco que los resultados del Barça sean mejores, se verá que lo que verdaderamente encandila es el estilo Florentino: el ser superior, el fútbol superior con jugadores superiores…

    El R.Madrid, de mayor, quiere ser “superior”.