En un momento dado | Arsenal: el equipo de moda
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
308
single,single-post,postid-308,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Arsenal: el equipo de moda

wengerEl nuevo proyecto del técnico francés Arsène Wenger iniciaba la temporada con muchas dudas alrededor del equipo. En las apuestas, partía en clara desventaja respecto a sus rivales directos para alzarse con el título de liga. Por delante estaban el todopoderoso Chelsea de Mourinho y Abramovich dispuesto a resarcirse de una temporada en que no pudo revalidar el título, el Manchester de Ferguson (y de Ronney, Giggs, Ferdinand o Cristiano Ronaldo), reforzado por los potentísimos fichajes de Hargreaves, Nani, Anderson o Tévez, e incluso el Liverpool de Rafa Benítez al que se unía “el niño” Torres. Los Gunners por su parte, perdían a su gran estrella Thierry Henry que recalaba en las filas del F.C.Barcelona, dando por terminado el equipo que dominó la Premier de la mano de Vieira, Pires, Ljungberg, Bergkamp, Cole, Campbell o el mismo Titi. No obstante, transcurridos sólo unos meses de competición, el Arsenal se ha autoproclamado candidato a todo merced a un juego espectacular y a unos resultados excelentes, que le sitúan, hoy por hoy, como uno de los máximos favoritos para conquistar tanto la Premier League como la Champions. En el siguiente post, pues, nos proponemos analizar las claves del espectacular rendimiento del cuadro de Londres.

Sistema defensivo:

El Arsenal es un equipo al que le gusta ser el protagonista del partido, decidir lo que sucederá sin tener que depender de las oportunidades que pueda ofrecer el rival. Para ello, sus jugadores viven prácticamente todo el partido en el campo contrario, por lo que la línea defensiva Gunner se sitúa muy adelantada, prácticamente sobre la divisoria de los dos terrenos de juego. El motivo de esta situación es la necesidad de mantener las líneas juntas para, por un lado, recuperar el balón con mayor facilidad y ahogar los espacios al rival, y por el otro, ahorrar el desgaste en defensa de los hombres de ataque, ya que de esta manera deben recorrer menos metros en la recuperación. El hombre más importante de esta defensa es el marfileño Kolo Touré, una auténtica roca para cualquier delantero que aúna potencia, juego aéreo y una fortaleza física extraordinaria con una agilidad y velocidad vitales para formar en una defensa adelantada y así poder recuperar en carrera en caso de que el rival consiga ganarle la espalda. Junto a Touré pueden formar tanto Senderos como Gallas. El primero “mezcla” mejor con Touré ya que se trata de un central libero capaz de situar a sus compañeros y aportar al equipo una salida de balón más aseada. Gallas por su parte, es de un perfil parecido al del marfileño, es decir, potente, fuerte, rápido e inexpugnable en la marca, pero con tendencia a perder la posición y a olvidar las coberturas a su compañero. Si la elección del técnico es Senderos, Gallas puede alinearse, también, en el lateral izquierdo dónde compite con Clichy, aunque cabe recordar que su salida del Chelsea tuvo como motivo la obcecación de Mourinho en alinearle en el lateral. Por la derecha, Wenger ha contratado a Sagna, un lateral que destaca más por su capacidad física que por sus habilidades con el balón. Emmanuel Eboué, a quien a priori pertenecía el lateral, viene actuando más adelantado en la demarcación de medio derecho.

koloEl principal peligro que conlleva una defensa adelantada es el riesgo a que un pase a la espalda de los centrales deje al delantero rival en un uno contra uno frente al portero. Por este motivo, para minimizar riesgos es imprescindible que el centro del campo realice la presión sobre los pasadores rivales. Para conseguirlo, los londinenses presentan un centro del campo muy numeroso, con prácticamente cinco hombres, que le aseguran la superioridad numérica en esta zona respecto al rival. Así, a parte del mediocentro que guarda la posición en una situación más retrasada, el resto de medios, tras perdida del balón, se lanzan a recuperarlo apoyados en la sólida disposición defensiva que forman la línea de cuatro más el midiocentro. Así en defensa, mientras los defensas y el mediocentro tienen una posición más fija, los hombres de ataque tienen una mayor libertad para flexibilizar sus posiciones con el objetivo de recuperar el control del esférico.

Si se consigue recuperar el control, el peligro en el contraataque es enorme ya que el equipo presenta a un gran numero de futbolistas de calidad alrededor del balón, con terreno por delante, la defensa rival desorganizada y el balón en los pies de un futbolista muy capacitado para el pase. No es lo mismo que recupere el balón Touré, Gallas o Sagna, a que lo haga Cesc, Rosicky o Hleb. Si por el contrario esta primera línea de presión no consigue quitar el control al rival, la defensa recula progresivamente acompañada del repliegue de los centrocampistas para buscar la recuperación a partir de la reducción de espacios en el ataque del adversario y la acumulación de futbolistas.

Sistema ofensivo:

cescEn ataque los Gunners presentan un 4-1-4-1 buscando la superioridad numérica en la media y abrir el juego por las bandas. Desde la defensa, la salida del balón es complicada debido a la poca capacidad técnica de sus integrantes (más si forma Gallas en lugar de Senderos en el eje de la defensa), por lo que el equipo tiene unos mecanismos muy asimilados. El primero es la salida desde el lateral. Así, los centrales ceden al lateral para que este convine en banda asociándose con el centrocampista de su mismo lado y uno de los dos interiores, una alternativa menos arriesgada en caso de perdida ya que generalmente termina en saque de banda. De este modo, en banda derecha, por ejemplo, para hacer llegar la pelota a la zona de peligro es habitual la combinación Sagna-Cesc-Eboué o Sagna-Eboué- Cesc para dejar al jugador que interviene en último termino en zona de tres cuatros y de cara al arco rival.

La segunda alternativa consiste en, teniendo en cuenta la dificultad de la defensa para hallar líneas de pase, ofrecer a los centrales un gran abanico de posibilidades a la vez que dificultan que el rival las pueda controlar todas. Así, con el balón en poder de los centrales, el objetivo es que Flamini, Cesc, Hleb y Rosicky (quién compite en banda izquierda con Van Persie y en el interior con Hleb) vayan a recibir atrás abriendo hasta tres o cuatro líneas de pase al central. Finalmente, la tercera opción que maneja el Arsenal para sacar el balón desde la defensa, es la de crear una nueva superioridad en la media a partir del desplazamiento con balón de uno de los dos centrales hasta el centro del campo. De este modo, se busca que cuando el rival busque presionar al central, libere a uno de los receptores del pase o en caso de que ningún rival presione al central, éste siga hacia la zona de peligro, mientras Flamini pasa a ejercer de central para ocupar el espacio dejado por el central.

Cuando el equipo consigue llevar el balón a la zona de creación, la estrategia del Arsenal consiste en la constante movilidad de sus delanteros para crear espacios que sean ocupados por la segunda línea, de ahí las cifras goleadoras de sus centrocampistas. La máxima del ataque Gunner es tocar y desmarcarse para dejar libre el espacio. Así, es básico el trabajo de Adebayor bajando a recibir o cayendo a bandas para dejar la zona central del ataque libre para ser aprovechada por una llegada desde atrás de Cesc, Hleb, Rosicky, Walcott, Van Persie… tras un pase interior o un centro desde bandas, que termine en gol.

1Comment
  • Pablo G
    Posted at 12:34h, 05 enero

    Gran análisis. Saludos