En un momento dado | Barça vs. Shakhtar
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
3476
single,single-post,postid-3476,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Barça vs. Shakhtar

Tanto F.C.Barcelona como Shakhtar Donetsk comparten un discurso futbolístico con un mismo objetivo: mandar desde la posesión. Ambos quieren ser protagonistas con el esférico y que su juego de ataque marque su transición defensiva. Por este motivo, el emparejamiento entre estos dos equipos puede mantener bastantes similitudes con el que en cuartos enfrentó al equipo de Guardiola con el Arsenal. Como el cuadro londinense, el Shakhtar sabe, de antemano, que ante el Barça el mayor volumen de posesión siempre será para los azulgranas. No hay un equipo en el mundo más preparado para hacerse con el control del esférico y mucho tendríamos que remontarnos para recordar un partido en el que el Barça tuviese menos porcentaje de posesión que su adversario. De entrada, pues, Lucescu sabe que no le será posible poner en practica su plan habitual.

Llegados a este punto, los rivales del Barça, dependiendo del nivel de sus futbolistas, de sus características y de su personalidad, tiene dos opciones. La primera, la más ambiciosa, es la que vimos poner en práctica al Arsenal en el Emirates, que consiste en no renunciar a sus fases de posesión. Implica buscar la salida limpia, contar con futbolistas capaces de combinar, esconderle el balón a los azulgranas y tomarse su tiempo antes de finalizar las jugadas para obligar al Barça a tener que situarse en fase defensiva. El equipo de Guardiola persigue recuperar arriba, jugadores como Busquets o Alves roban más balones en campo contrario que en el propio, entre otros motivos, porque a excepción del brasileño, Piqué y Mascherano, el resto de jugadores no tienen las características para defender próximos a la portería de Valdés.

En el Emirates, Wenger echó mano de futbolistas como Koscielny, Wilshere, Cesc o Nasri para poner en práctica este planteamiento y no renunciar a dañar con balón aun sabiendo que la mayoría del partido deberían vivir sin él. Como el técnico gunner, Lucescu tiene jugadores capaces de aplicar esta estrategia, pues, sin ir más lejos, la calidad del primer pase desde la defensa del Shakhtar, con Srna, Chygrynskiy, Rakitskiy y Rat, es superior a la del Arsenal. De mediocampo hacia delante, cuenta además con futbolistas de un nivel técnico muy alto como Douglas Costa, William, Jadson, Mikhitaryan o Luiz Adriano, jugadores capaces de dar mucho sentido a la posesión de su equipo si se logra superar la presión adelantada del Barça. En este aspecto, quizá ofrezca menos garantías el doble mediocentro, por lo que sin Fernandinho, tampoco nos extrañaría que Lucescu pusiese en práctica la variante de alienar juntos a Jadosn y Mikhitaryan, retrasando al ucraniano al lado de Hubschman. Por parte del Barça, si el Shakhtar opta por esta solución, más allá de la habitual primera línea de presión, la presencia en el mediocentro de un hombre como Mascherano -como ya demostró ante el Arsenal- puede ser de gran valor pues es el futbolista más preparado de la plantilla en la defensa sin balón. Además, su agresividad y anticipación, como ya hemos señalado en alguna ocasión, deben contribuir a que el Shakhtar se vea obligado a precipitar sus ataques de manera que se dilaten lo menos posible en el tiempo y el Barça tenga que vivir menos tiempo en fase defensiva.

No obstante, y aunque como hemos dicho el equipo ucraniano tiene recursos como para poner en práctica éste tipo de juego, nos esperamos a un Shakhtar mucho más parecido al que se enfrentó al Barça en la Supercopa de Europa hace dos temporadas. En aquella ocasión, Lucescu optó por proteger su portería, sumar a su línea defensiva un centro del campo formado por cinco hombres y dejar sólo arriba a Luiz Adriano. Por eso, sorprendentemente, dejó en el banquillo a Jadson, quien entonces era el hombre más importante en fase ofensiva, para formar en la medular con Hubschman, Gai y Fernandinho en una suerte de trivote que reforzara el trabajo sobre los interiores azulgranas. Con este planteamiento y sin Jadson, el plan del Shakhtar fue el contraataque con Luiz Adriano como protagonista principal.

En el Shakhtar, el contraataque no es solo un recurso que sumar a un plan inicial más pausado y elaborado en casos excepcionales, sino que el equipo aúna con total naturalidad ambas estrategias, dotando de una mayor riqueza a su juego. Los problemas del Shkahtar si no tiene el balón son defensivos, pero no ofensivos, donde encuentra la manera de llevar peligro a la portería rival valiéndose de un juego más directo. Ya hemos apuntado el buen nivel técnico de la línea defensivo, al que hay que sumar el acierto en el servicio largo del meta Pyatov. Si a esto le añadimos el excelente nivel de Luiz Adriano jugando de espaldas a portería, tenemos las claves del éxito del juego directo ucraniano. El objetivo final, no obstante, no es el punta sino otra vez Douglas Costa, para que sea éste quien decida en los metros finales.

Así pues, a diferencia de lo que sucedía hace dos temporadas, ahora la mayoría de desmarques de aproximación de Luiz Adriano para recibir el envío directo, son sobre el perfil diestro de su ataque, desde donde tras bajar el balón y protegerlo, le es más fácil encontrar a Douglas Costa. Por eso, será interesante ver si Guardiola fía la defensa de este tipo de situaciones al hombre que remplace a Abidal como central izquierdo -a priori Milito o Busquets– o opta por desplazar sobre este perfil al especialista en la defensa de este tipo de situaciones de la plantilla, Gerard Piqué.

Más allá de la defensa de los balones largos a Luiz Adriano, la clave será controlar la dejada para Douglas Costa. Como hemos comentado, el objetivo no es el 9 sino un Costa encarado hacia el centro por jugar a pierna cambiada. Ahí, debido a que tanto Maxwell como Adriano deberían sufrir en el uno contra uno, será importante la ayuda tanto del central zurdo como, sobretodo, del mediocentro, punto en el que cobraría valor la opción de dar entrada en el once a Mascherano para retrasar a Busquets a la zaga.

En el ataque culé, por su parte, tendrá un peso importante la capacidad de desborde de los hombres de Guardiola. Como ya hemos analizado, el Shakhtar no es un equipo especialmente dotado para defender hombre a hombre, con casos casi dramáticos como los de Chygryskiy o Rat. Jugadores como Messi, Iniesta, Villa, Alves o Pedro, pues, pueden encontrar muchas facilidades para romper el entramado defensivo de los ucranianos.

1Comment
  • Arbmas
    Posted at 19:13h, 05 abril

    Es un gusto entrar aqui y aprender cosas, Gracias Moren.