En un momento dado | La penúltima prueba del lateral
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
22548
single,single-post,postid-22548,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Barcelona's Argentinian defender Javier Mascherano arrives for a training session at the Joan Gamper Sports Center in Sant Joan Despi, near Barcelona, on April 18, 2017 on the eve of the UEFA Champions League quarter-final second leg football match FC Barcelona vs Juventus. / AFP PHOTO / LLUIS GENE (Photo credit should read LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

La penúltima prueba del lateral

Uno de los ejes que han atravesado la temporada del Barça de principio a fin, es la configuración, influencia y encargo de su sector derecho. Como una reacción en cadena, el adiós de Alves llamó a centrar definitivamente su posición a un Leo Messi desasistido, y esto, a su vez, dejó al interior derecho culé sin la referencia a partir de la cual cobrar sentido. El curso blaugrana, pues, es también el desarrollo de las distintas maneras que ha ido intentando el equipo para solucionar las dificultades surgidas en el ala derecha de su sistema. Primero el inicio de temporada con el Messi más centrocampista de cuantos han vestido de azulgrana, y posteriormente el nuevo año a lomos de un redescubierto 1-3-4-3, paliaron en parte la sequía del carril diestro culé. Más recientemente, a raíz de la eliminación en Champions, el camino emprendido por Luis Enrique, de vuelta al 1-4-3-3, tiene como fundamentos principales la recurrente posición interiorizada de Messi, el predominante peso de la banda izquierda y la función conectora de un Neymar más interventor en mediocampo como vía para hacer llegar el balón al último tercio del campo y, más concretamente, a la mediapunta que habita Leo. La banda derecha del Barça, pues, ha vuelto a ser cosa de dos, pero los espacios generados a partir de la atracción del lado contrario, han permitido que Rakitic y Sergi Roberto, sin alardes y desde la simplicidad, la hayan podido vestir desde la llegada, la profundidad y el intercambio.

En este final de temporada, sin embargo, el carril más problemático del dibujo culé deberá afrontar su penúltima prueba, pues tanto el domingo en Las Palmas como, sobre todo, de cara a la próxima final de Copa, deberá hallar una alternativa con la que paliar la ausencia por sanción de su lateral titular. Lesionado Aleix Vidal y aparentemente sin mucho margen al descubrimiento en la plantilla, la opción más probable para Luis Enrique y la que el técnico asturiano ya ha testado puntualmente, es la de un Javier Mascherano al que las buenas maneras de Samuel Umtiti han condenado a la alternativa. Sucede, sin embargo, que las características del argentino poco tienen que ver con las que ha venido mostrando Sergi Roberto en el lateral, sobre todo en lo que se refiere a la necesaria proyección ofensiva por banda en un carril ya de por sí enjuto, y podría dejar solo al futbolista que ocupe la posición de interior con el encargo a cuestas de activar toda la orilla. Para que esto no suceda, los nombres más señalados podrían ser los de Messi o sobre todo un Luis Suárez que en Copa tampoco estará. Aunque una nueva apertura de Leo implique alejarlo de todos los socios que a día de hoy le hacen bien (Neymar, Iniesta, Jordi Alba…), el argentino atraviesa de nuevo un buen estado de forma desde el que ser optimista frente a la adversidad, que podría ser acompañado, al menos ante los de Quique Setién, por un interior de mayor tendencia asociativa con el que entenderse.

Finalmente, en el ejercicio de buscar las ventajas a la nueva situación en el lateral, las dos principales bazas de Mascherano en el once seguramente tengan que ver con la transición defensiva y las nuevas posibilidades en salida. En cuanto a lo primero, además del evidente nivel individual del jugador, que pese a su poca familiaridad con la banda le otorgan credenciales de peso para enfrenar las amenazas del rival, una posición media del Jefecito más contenida que la habitual en el lateral culé, podría ejercer como refuerzo y colchón a la presión desde la cual Busquets busca definir los marcos del encuentro. Relacionado con el mediocentro catalán, en segundo lugar, con Mascherano en el lateral es más probable un inicio del juego que forme la banse de tres con el argentino junto a los dos centrales, propiciando con ello que Sergio mantenga su posición por delante de la defensa y una altura en el campo más acorde a sus grandes virtudes. Por último, y más tangencial aunque reseñable, la capacidad en el envío largo del 14 del Barça, más dado a ello de lo que pueden serlo habitualmente Piqué o Sergi Roberto, puede dar forma a una forma alternativa de hacer llegar el esférico a Neymar en la izquierda para que el brasileño, con el balón, pulse el interruptor.

Artículos relacionados: 

– Foto: Lluis Gene/AFP/Getty Images

No Comments

Post A Comment