En un momento dado | De Suárez a Suárez
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
23346
single,single-post,postid-23346,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
(From left) Barcelona's players, (back row) German goalkeeper Marc-Andre Ter Stegen, French defender Samuel Umtiti, Argentinian defender Javier Mascherano, Croatian midfielder Ivan Rakitic, midfielder Sergio Busquets, Brazilian midfielder Rafinha and (front row) Argentinian forward Lionel Messi, Brazilian forward Neymar, midfielder Denis Suarez, Uruguayan forward Luis Suarez and defender Jordi Alba pose before the Spanish league football match FC Barcelona vs Real Sporting de Gijon at the Camp Nou stadium in Barcelona on March 1, 2017. / AFP PHOTO / LLUIS GENE (Photo credit should read LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

De Suárez a Suárez

Si algo ha marcado el arranque de temporada de Ernesto Valverde al frente de la nave culé, es la clara intención por parte del técnico de construir un sistema. De dar forma a una estructura. La posición de Leo Messi, la utilización de Rakitic, los escenarios de Iniesta y Sergio Busquets o el tratamiento de la salida de balón, son algunas de las pistas a través de las cuales reseguir el trabajo del nuevo entrenador del Barça. En algunos aspectos, el golpe de timón ha tenido tintes de giro cerrado, siendo el más trascendental y aclaratorio la ubicación de Messi en el carril central y la pretensión de que, además, el argentino pueda moverse cerca del área. En tanto que posicionamiento rotundo, la medida ha tenido consecuencias, la mayoría positivas hasta la fecha, y alguna víctima respecto al plan que hubo antes. La principal: Luis Suárez. En el nuevo escenario del uruguayo, cabe ponderar más de una cuestión. Desde la línea irregular que ya trazó su rendimiento en el tramo final de la temporada pasada, a la distinta realidad táctica que -aunque centrado- lo dibuja como el delantero más volcado a la izquierda de los tres que presenta el ataque barcelonista, pasando por lo que a nivel de mensaje supone para un futbolista de su calado asumir que ha sido una pieza que su entrenador ha aceptado no favorecer. Del mismo modo que Valverde, desde el primer día, ha evidenciado querer darle el mejor contexto posible a Messi, ha transigido con que éste no fuera el ideal para Suárez. Seguramente de ahí cuelgue la insistencia del Txingurri resaltando su deseo de que el charrúa siga tan relacionado con el gol como antaño, a la manera de una recompensa que mitigue la pérdida de peso específico. Y por eso, probablemente también, que el nueve sólo sume dos goles en seis encuentros, agrave en unos y en los otros una sensación de distorsión táctica que, quizá, sobre la pizarra en realidad no sea tan pronunciada.

De Suárez a Suárez, en el otro extremo de la cuestión se encuentra Denis, como representante más notable y distinguido de la nueva situación de los suplentes del Barça. Después de una temporada de aportación muy escasa de la segunda unidad, reducida prácticamente a la irrupción de Umtiti, y dos buenos pero fugaces tramos de Arda Turan y Alcácer, el nuevo curso de momento mira con rostro mucho más amable a los teóricos reservas. El cambio en el banquillo siempre estimula puesto que sacude jerarquías, y además la salida de Neymar y la lastimosa lesión de Dembélé han abierto una puerta de conexión directa entre la suplencia y el once, de modo que transcurridas apenas siete jornadas de Liga y dos de Champions League, futbolistas como Deulofeu, Paulinho, Sergi Roberto o Denis Suárez ya han aportado su grano de arena. En concreto el gallego ha contribuído de forma directa con dos goles y dos asistencias de importancia real. Alineado ya como interior y extremo en ambas bandas, su paso al frente tiene tanto un componente individual de determinación en el propósito de ganarse la oportunidad y aprovechar las posibilidades de una plantilla con contratiempos, como uno de tintes más colectivos que explica el motivo del crecimiento en la contribución de la segunda unidad. Se trata de una cuestión doble. Por un lado, tiene que ver con el diseño de tareas concretas y adecuadas a la mayoría de las piezas empleadas, y que se ha podido distinguir en el rol que como llegador se le ha potenciado a Paulinho, en las funciones de profundidad asumidas por Aleix Vidal como extremo o en la aclimatación de Denis al sistema desde una posición de delantero desde la que más ha rendido anteriormente. En segundo lugar, cabe hacer referencia a la construcción del sistema, estructuralmente más firme que el que languideció el curso anterior y que, como tal, aporta a quien se desenvuelve en él mayor ayuda y respaldo para integrarse en un mecanismo coral.

Artículos relacionados: 

 

– Foto: Lluis Gene/AFP/Getty Images

7 Comments
  • J
    Posted at 09:59h, 04 octubre Responder

    Morén, ¿podríamos adentrarnos un poco más en la construcción del sistema?

  • vi23
    Posted at 10:39h, 04 octubre Responder

    Pues yo niego la mayor. A mi me parece que a Suárez le viene bien volcarse un poco a la izquierda. Va a tener más espacio, va a poder hacer diagonales, va a poder recibir los pases de Messi y mi impresión es que el año pasado se sentía enjaulado peleando entre centrales. Casi diría que aburrido… Ahora va a poder llegar en lugar de estar, al menos algunas veces, y eso le va a venir bien.

    De hecho, a pesar de que viene de la lesión de rodilla, no diría que sus últimos partidos fueron peores que los de los últimos meses del año pasado. Al menos, ha estado más activado (que siempre es algo que le ha distinguido y pareció perder un poco en primavera)

  • vi23
    Posted at 10:41h, 04 octubre Responder

    No sé si me he explicado. Quizás con una metáfora baloncestística se entienda mejor. Suárez es un anotador de volumen, no de eficiencia. No es un Romario fino que se maneje sin espacios. Es un tipo al que le gusta pelear y correr. Recordemos el espacio que abarcaba en Liverpool. Esta posición de banda (que no es de extremo) le ofrece algo más en esa dirección

  • J
    Posted at 11:23h, 04 octubre Responder

    @ VI23

    La cuestión es que no está jugando en banda, más bien está formando una doble punta con un Messi venido unos metros atrás, un extremo derecho (O, Dembélé, Deulofeu, Aleix Vidal) y un extremo izquierdo venido al centro (A. Iniesta, S. Roberto, Denis Suárez, André Gomes).

    Estamos viendo la ocupación del teórico espacio del extremo izquierdo por Jordi Alba y Digne, el intercambio de papeles entre el lateral derecho (N. Semedo y S. Roberto) con el extremo derecho a la hora de ofrecer profundidad o el intercambio de alturas entre el volante derecho (I. Rakitić y especialmente Paulinho) con el delantero centro más acostado a la derecha (Messi), en una especie de 1-4-4-2.

  • vi23
    Posted at 15:52h, 04 octubre Responder

    @J

    Si, sí, A eso me refería con posición de banda que no es de extremo. En banda le quitas una dirección de salida. Yo creo que esa posición en centro-izquierda le va como anillo al dedo

  • Morén
    Posted at 17:44h, 04 octubre Responder

    @ J

    Próximamente… 😉

    @ VI23

    A eso me refería cuando hablaba de “una distorsión táctica que, quizá, sobre la pizarra en realidad no sea tan pronunciada”. Porque aunque personalmente sí que opino que a nivel táctico hay alguna conflictividad (no tanto que caiga sobre la banda, sino el hecho de que hasta que llega la 2ª línea no hay nadie más abierto y eso le da una responsabilidad más sacrificada: hay momentos que debe gestionar el costado no pensando como nueve) lo principal me parece el momento individual del jugador y el impacto a nivel de confianza del desplazamiento.

  • J
    Posted at 10:19h, 05 octubre Responder

    @ Morén

    A título personal, ayer leí una entrevista tuya donde decías que habías tenido la oportunidad de hacer una pregunta a Guardiola en rueda de prensa. Siento mucha envidia (sana) por tu trayectoria. Imagino que el trayecto habrá sido duro, pero estás de permanente enhorabuena.

    Sobre el sistema, he de reconocer que me gustaría ver qué pasaría con un jugador abierto en banda izquierda en una línea de cuatro (ya sea a pie natural -O. Dembélé- o a pie cambiado -Denis Suárez, A. Iniesta, André Gomes, Arda- intercambiando alturas con Jordi Alba, siendo el volante izquierdo -I. Rakitić, A. Iniesta, André Gomes, S. Roberto- quien subiera unos metros para situarse a la altura de Messi.

Post A Comment