En un momento dado | Messi contra el plan de Conte
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
24784
single,single-post,postid-24784,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
BARCELONA, SPAIN - MARCH 14: Lionel Messi of Barcelona celebrates as he scores their third goal during the UEFA Champions League Round of 16 Second Leg match FC Barcelona and Chelsea FC at Camp Nou on March 14, 2018 in Barcelona, Spain. (Photo by David Ramos/Getty Images)

Messi contra el plan de Conte

Leo Messi descifró Matrix ante el Arsenal de Arsene Wenger, en la primavera de 2010, firmando una actuación que coronó con cuatro goles en un duelo del que dispuso a su antojo. Por primera vez el fútbol del argentino sintió que no había límites para él, que podía burlar las pautas que rigen a los demás, que no sería el mejor dentro de lo conocido, sino el único en hacer posible un nuevo universo. Un año más tarde, Leo dejaría sin habla a una Final de la Champions League contra el United de Ferguson, formando triángulo con Xavi e Iniesta, y clavando el ángulo que él habitaba en el corazón de un adversario que no logró comprender las reglas con las que meses antes había cambiado los retos de la competición. Ya sin su entrenador de entonces, sentado Guardiola en la grada del Camp Nou y asistiendo al enfrentamiento entre sus antiguos pupilos y el Manchester City que hoy es su hogar, 2015 fue testigo de cómo, nuevamente, uno de los conjuntos más poderosos de la Premier League resultaba impotente tratando de mantenerse en pie ante el fútbol que le proponía el de Rosario. A Leo, por lo general, se le han dado bien los equipos ingleses.

Cabría, por ello, sumar su última exhibición, ésta frente al Chelsea, a un discurso unitario que dibujara una receta común del fútbol británico incapaz, no ya de vencer, sino de aguantarle la mirada al 10 del Barça. Incapaz de entenderle como, por ejemplo, lo entienden sus adversarios en La Liga española. En esta ocasión, sin embargo, sería forzar la continuidad con el pasado pues, tanto en la ida como en la vuelta, los de Antonio Conte han sabido cómo encarar el duelo contra el Barça y contra Leo Messi, diseñando un plan acertado y ejecutándolo con buen tino. De nada le ha servido. La participación directa del argentino en los cuatro goles del Barça en la eliminatoria, rompió anoche la balanza que a lo largo de 180 minutos el juego mantuvo equilibrada. Una gota del diez, pesa tanto como lo sumado por el resto.

- El Chelsea mostró dos actitudes defensivas diferenciadas. Repliegue mientras duró el empate, presión cuando el Barça se adelantó en el marcador. -

– El Chelsea mostró dos actitudes defensivas diferenciadas. Repliegue mientras duró el empate, presión cuando el Barça se adelantó en el marcador. –

La premisa, aceptada de antemano por ambos entrenadores, se reflejó sobre el Camp Nou en el lacónico partido que Barça y Chelsea disputaron antes del primer manotazo de Leo. Precavidos los londinenses y calmados los locales, sabiendo unos el peligro de dejarle una puerta abierta al argentino, y conocedores los otros de que Leo no necesita tal cosa para penetrar una fortaleza. Conte no quiso facilitar, de entrada, un golpe que Valverde confió que llegaría de todos modos. Así pues, pese al giro ofensivo de la alineación del italiano, con Giroud en el once para liberar a Hazard de la pelea contra los centrales, el arranque dibujó a un cuadro blue entregado al repliegue ordenado según un nítido 1-5-4-1 en el que, de nuevo, la línea de medios tendería a la estrechez para cerrar espacios en el carril central. Seguramente advertido de la novedad que presentaría el once de su rival, la nueva carta de Valverde con respecto a la ida fue un Ousmane Dembélé que pese al valor de su gol tuvo más impacto táctico que técnico. Aunque en defensa se mostró servicial y en ataque confiado, ni cerró el carril ni catapultó su banda, pero sí que su colocación en el tablero arrojó un reto a la pizarra que el Chelsea no logró controlar del todo.

- De inicio, el Barça buscó las esquinas en ataque con Dembélé por banda derecha e Iniesta por banda izquierda. -

– De inicio, el Barça buscó las esquinas en ataque con Dembélé por banda derecha e Iniesta por banda izquierda. –

El galo se ubicó a la derecha del ataque, por delante de Sergi Roberto y redoblando la amenaza de un costado que otras veces fue propiedad exclusiva del lateral, y que ahora, con su compañía, permitió al canterano un desempeño diferente al habitual. En ataque, sujetado Marcos Alonso por la presencia del extremo, Sergi tomó una actitud interiorizada relacionada con el mediocampo y un previsible control del ritmo que la espuela del tempranero gol en el Chelsea no hizo posible. Un centrocampista más a modo de refuerzo a la hora de contener las salidas al contraataque de su adversario, y un reclamo por dentro que activara los aclarados del Dembélé ante su par. El inicio de partido del Barça buscó las esquinas con el francés clavado en la derecha e Iniesta acostándose en el vacío del carril zurdo para aglutinar balón, domar el tiempo y afianzar la posición a través del pase atrás.

Por su parte, con la pelota en propiedad del Chelsea, Dembélé mantuvo su vínculo con Marcos Alonso, trasladado ahora a la mitad del Barça, en un duelo que permitió al lateral derecho culé cierto margen para atacar las recepciones de Eden Hazard. Teóricamente en banda pero con total libertad para desplazarse al centro en busca de la espalda del mediocampo azulgrana, sobre el belga orientó Sergi Roberto una defensa similar a la que hace unas semanas le valió imponerse sobre Inui, pero que en esta ocasión resultó menos efectiva dada la ventaja individual que halló Conte en su estrella. Sobre todo después de que el uno a cero cambiara las coordenadas del encuentro y animara al Chelsea a adelantar la altura de su defensa, la calidad del crack blue en tres cuartos de campo resultó la primera piedra de una segunda mitad de partido marcado por la iniciativa visitante y el sufrimiento local.

- Con Dembélé en banda derecha, Sergi Roberto pudo interiorizar su posición tanto en ataque como en defensa. -

– Con Dembélé en banda derecha, Sergi Roberto pudo interiorizar su posición tanto en ataque como en defensa. –

Situado cerca de Ter Stegen, incrementando la presión sobre Busquets, pudiendo lanzar a sus hombres de banda, activar a Willian y apoyarse en Giroud para las dejadas en la frontal, los de Conte obligaron al Barça a uno de esos ejercicios de resistencia que este curso se saldan sin rasguños pero que anoche bien podrían haberle provocado alguna herida. Sufrió para contener las alas, donde Moses de forma más tosca y Marcos Alonso con maneras de delantero pusieron arriba al Chelsea, pero sostuvo el centro gracias a Piqué, Umtiti, Busquets y Rakitic. Sin el balón como descanso, pero con Messi como espejismo. Con Leo cualquier naufragio tiene cerca la orilla.

Artículos relacionados: 

– Foto: David Ramos/Getty Images

10 Comments
  • Pablo
    Posted at 10:49h, 15 marzo

    El FCBarcelona anoche resistió y Messi sentenció. Messi, en toda la eliminatoria, ha encontrado cuatro situaciones provechosas, cuatro goles. En ataque, este Barça de Valverde crea escenarios en que Leo pueda ser determinantes.
    1- En el último gol. Suárez conduce y todos se mueven al mismo son. Se desmarcan los tres en la misma dirección generando un espacio que Leo entiende como nadie. Ese control que hemos visto tantas veces, el detalle que nos permite cantar el “gol” antes de que dispare.

    2- Con Dembélé y Iniesta fijando en bandas, entre Messi y Suárez (no se sabe muy bien como) generaron un espacio que el diez resolvió como él solo sabe hacer.

    3- En el segundo gol. Messi es un imán y la defensa del Chelsea entró en su radio de acción. Todos fueron a por él, Dembélé estava solo.

    Messi es ultradiferencial. Por debemos ponerle un pero. Ayer fueron sustituidos Iniesta y Busquets, dod valuartes del juego de posición. Entraron Gomes y Paulinho y no pudimos conseguir el control. La pregunta es: ¿Le podemos pedir a Messi que haga de Xavi? Que mueva al equipo, que no la pierda, que se defiendan con la pelota. Eso ya sería otro rollo.

  • Jordi
    Posted at 11:24h, 15 marzo

    Seguramente Messi terminará haciendo de Xavi. Dentro de 3/4 temporadas si él quiere. Cuando ya haya perdido esa rapidez endiablada y su físico ya no aguante tanto. Con la calidad que tiene puede jugar perfectamente en el centro del campo repartiendo juego como y dónde quiera y alargar su vida de futbolista un par de temporadas más. Todo esto si él quiere.

  • Superpato
    Posted at 12:48h, 15 marzo

    Yo lo de Messi “haciendo de Xavi” no lo acabo de ver. Primero porque no le puedes pedir que haga eso y que ademas marque 40 goles. Si pones las dos cosas en la balanza, la cosa está clara. De hecho la evolución del Barça de Luis Enrique a Valverde va en dirección contraria a esa idea: Messi más arriba y el equipo llevándole la pelota.

    Y luego está el tema físico. Xavi era un jugador que hacia 12 km por partido al trote, continuamente en movimiento. Messi se pasa el partido andando, salpicado por acciones explosivas, cortas e intensas. Precisamente Xavi dejo de ser Xavi cuando ya no podía mantener ese nivel de actividad, tenía que bajar el ritmo del equipo. Messi tiene técnica y entendimiento del juego para hacer lo que quiera, pero no creo que su futuro esté en la sala de máquinas. Seguro que encontrará una forma de seguir desequilibrando, seguramente en base al pase, eso si.

  • Michel
    Posted at 13:12h, 15 marzo

    Antes de nada, no se está hablando nada de Suárez pero fue participe directo en los tres goles. En el primero asistiendo con una pared de reflejos. En el segundo con un arrastre brutal a Rudiger que permitió dejar solo a Dembele. Y en el tercero llevando un contraataque que en un segundo control parecía que iba a perder el balón tuvo la calma para ver la jugada y el desmarque de sus compañeros. Aún así se echan en falta sus goles en UCL.
    Por otra parte, y más preocupante, este equipo en este tipo de partidos y con marcador a favor pierde el control, no defiende a través de la posesión, y parece fiarse más de solventar el partido a base de alguna contra. Quizás sabedores de su fortaleza defensiva con Umtiti y Piqué. Hecho este que ya sucedio, contra el Atco de Madrid, pretendiendo llegar con pocos pases a la porteria rival.
    Para cerrar, ayer se vio a un Messi rapidísimo en varias acciones, sobre todo en las acciones de los dos últimos goles.

  • Iniesta10
    Posted at 19:18h, 15 marzo

    Me gustó mucho el atrevimiento de Valverde poniendo a Dembelé. Con Iniesta en una banda, Ousmane en la otra, y Messi por detrás de Suárez, el equipo tenía un cambio de ritmo brutal, sin perder la consistencia defensiva. Creo que este equipo puede crecer bastante en la medida en que Dembelé se vaya entendiendo más con Sergi Roberto y con Messi y Suarez.

    @ Jordi
    Yo tampoco acabo de ver a Messi en un rol Xavi. Para mi, en la medida en que Leo pierda fisico, lo mejor será dejarlo cerca del área, con arrancadas cortas. Creo que la explosividad siempre la tendrá, pero así como de joven era capaz de coger el balón en el centro del campo y acabar en gol, ahora el recorrido se va acortando. Creo que Valverde acierta de pleno centrándolo y manteniendolo arriba, es donde debe estar.

    @ todos
    A mi el fichaje que no me acaba de encajar es el de Griezmann, no porque no sea un excelente jugador, que lo és, sino porque no le veo hueco con Coutinho-Suarez-Messi-Dembelé. Supongo que si viene será porque EV quiere cambiar el sistema de juego a más ofensivo, pero aún así no lo veo. El 4-4-2 en línea que está practicando el equipo tiene las bandas ocupadas (Alba-Coutinho en la izquierda, y Roberto-Dembelé en la derecha, y en en centro y arriba solo caben dos: Suárez y Messi, No veo a Griezman para sustituir a Messi, y tampoco tiene el perfil para sustituir ni a Coutinho ni a Suárez.

  • Manolo
    Posted at 20:08h, 15 marzo

    Valverde realmente también marcó la diferencia. Fue muy audaz. Poner de titular a un chico de 20 años que todavía no se le ve del todo bien, y en un partido como este, fue bastante riesgoso. Escogió el partido adecuado para ir en contra de su carácter conservador. Eso es cosa de grande!!

  • Morén
    Posted at 12:32h, 17 marzo

    – Yo también soy de los que puestos a imaginar el futuro de Messi, lo imagino más arriba que abajo. Partiendo de que Leo puede ser el mejor en ambos sitios, pero desde el mismo planteamiento que me parece que marca la evolución del cambio entre el Messi de Luis Enrique al de Valverde. “Messi es el mejor arriba y también abajo, ¿pero cuál es el mejor Messi?”. Yo a eso respondería que el que más puede marcar la diferencia es el que se relaciona con la finalización. Aquello de que entre que Leo le dé un pase de gol a otro o que otro le dé un pase de gol a Leo, prefiero lo segundo. La cuestión será (y es) construir un equipo que sea capaz de dárselo.

    @Iniesta10

    Asumo que en esto estoy muy sólo, pero yo sigo sin ver que el Barça ataque en 1-4-4-2 en línea o 4-2-3-1. Defensivamente sí que el dibujo suele ser muy nítido con dos líneas de 4, pero con balón, a mi parecer, el equipo maneja dos esquemas. Por un lado el del rombo, normalmente con Paulinho por delante de los tres centrocampistas y por detrás de Messi y Suárez. Un dibujo en el que las bandas quedan para las subidas de los laterales y las puntuales caídas de interiores o puntas.

    Y luego el esquema que tiene a un futbolista de banda derecha (Dembélé, Aleix y a veces incluso André o Alcácer), que a mí me parece un 1-4-3-3 con la particularidad de que es un 1-4-3-3 asimétrico. Es decir, que tiene un delantero en la derecha, ninguno en la izquierda y dos en el centro. Con esta elección, no me está pareciendo que Iniesta esté jugando en banda. Sí que está apareciendo en ella, porque ese espacio queda vacío y se ocupa con futbolistas llegando ahí desde otras zonas del campo (Alba, Andrés, Coutinho, Luis Suárez…), pero en mi opinión el capi, salvo planteamientos particulares como el que usó Valverde los primeros minutos contra el Chelsea, creo que se mantiene como interior.

    Al final esto de los numeritos es bastante accesorio, pero por movimientos y reparto, yo diría que, con Dembélé, el Barça sí defiende en un 1-4-4-2 pero que ataca en 1-4-3-3.

    De todos modos, para el tema fichajes esperemos un poquito que ya no falta mucho para tratarlo por aquí 🙂

    • Iniesta10
      Posted at 21:46h, 17 marzo

      1.- Es que lo del 4-4-2 en línea y en rombo … a ver si explico lo que yo veo:
      1.1.- En geberal el 4-4-2 en rombo creo que prácticamente solo se utiliza cuando está Paulinho en el campo. Creo que es una estructura que se usaba más en la primera parte de la liga. Ahora me da más la impresión de que Paulinho está siendo utilizado más como un discurso, ya no es un titular.
      1.2.- En cuando al 4-4-2 en línea, es una estructura muy especial, porque es asimétrica, mientras que Iniesta/Coutinho tienden a centrarse, a ir hacia dentro, dejando la banda a Jordi Alba, Dembelé, o Aleix Vidal, o Gómes, el que juega en ese lado, busca la profundidad, por lo que se convierte ofensivamente en un delantero más. Esa busqueda de la profundicad me encaja en que Messi, que en principio parte como delantero, suele bajar a recibir, a tocar balón

      No se si me explico, yo lo que veo es, en general, cuando no juega Paulinho, un 4-4-2 en línea, que al moverse, si baja Messi se identifica facilmente con un 4-2-3-1, si sube Dembelé y se centra Iniesta o Coutinho, se parece a un 4-3-3. Pero yo le llamo 4-4-2 en línea porque me parece que es la estructura básica desde la que se trabaja. Repito un 4-4-2 en línea asimétrico, que por cierto, a mi me gusta mucho esa idea.

      En cuanto a lo de Griezmann, tienes razón, es mejor esperar y así lo debatimos todos, disculpas. Lo decía porque ese fichaje se está dando por hecho

    • Iniesta10
      Posted at 21:50h, 17 marzo

      recurso (en el 4º renglón) en vez de discurso.

    • Iniesta10
      Posted at 22:59h, 17 marzo

      Para mi está claro el 4-4-2 en línea en fase defensiva, y en fase ofensiva, el interior de banda izquierda se centra y ocupa la plaza de extremo izquierdo Jordi Alba. En la otra banda (la derecha), ofensivamente, el que llega a ocupar la posición de extremo derecho o delantero por la derecha es el interior, mientras que el lateral se centra o apoya la subida del interior, según sea Roberto o Semedo.

      En el sentido en que no digo que Jordi Alba sea extremo izquierdo aún a pesar de que ofensivamente llega a ocupar esa posición, tampoco digo que Dembelé o Vidal sea extremo derecho porque llega a ocupar esa posición, ya que sus responsabilidades son respectivamente de lateral izuierdo e interior derecho.