En un momento dado | Post-Partidos
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
14
archive,paged,category,category-post-partidos,category-14,paged-58,category-paged-58,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

ferguson_mourinhoEste mediodía, el sorteo de los cuartos de final en Nyon centrará el debate de los próximos días en futuros duelos, y como el fútbol por encima de todo es presente, se pasará página de los partidos disputados en la ronda anterior. No obstante, antes de que esto suceda, creemos interesante analizar una de las eliminatorias más interesantes que deparó la ronda anterior, la cual, debido a que destinamos una mayor atención a los enfrentamientos protagonizados por los dos grandes de la liga española, quedo fuera de nuestro estudio. Se trata del duelo protagonizado por los dos equipos que, con permiso del Liverpool de Benítez, reunían más cualidades para alcanzar la final en Roma, por un lado el actual campeón, el Manchester United, y por el otro el Inter, eterno aspirante frustrado pero que con la llegada de Mourinho confiaba en alcanzar, esta vez si, sus objetivos en competición europea. No fue una eliminatoria desnivelada como desde algunos sectores se ha argumentado, sino que la igualdad entre dos equipos extraordinarios reinó durante la mayor parte de ambos partidos. De hecho, las crónicas dieron como vencedor -no en lo referente al resultado sino en lo puramente futbolístico- al United en el partido de ida y al Inter en el de vuelta, un análisis basado básicamente en el número de ocasiones de gol, pero que olvida otros aspectos que condicionan que nuestra visión sea diametralmente opuesta. Así pues, en este post trataremos de diseccionar cada uno de los dos partidos de la eliminatoria y analizaremos aquellos aspectos más interesantes y que más puedan ayudar a discernir el desarrollo real de la batalla librada entre ingleses e italianos.

Llegaba el Real Madrid a los octavos de la Champions después de una racha excelente, una dinámica muy positiva y con la moral alta tras recortar 5 puntos en dos jornadas al F.C.Barcelona en Liga. Meses atrás, cuando el bombo emparejó al Madrid con el Liverpool pocos daban opciones al conjunto merengue y la cara de Mijatovic cuando salió la bola del equipo de Benítez, evidenciaba que el equipo no estaba a la altura de un choque de esta magnitud. No obstante, fueron transcurriendo las jornadas y a medida que el equipo recuperaba a los lesionados y que el trabajo del nuevo técnico Juande Ramos iba dando sus frutos, la eliminatoria iba tomando un tono de mayor igualdad. En el bando contrario, el Liverpool que a principio de temporada se había mostrado como un dominador sólido en la Premier, de la cual encabezaba la clasificación, atravesaba un momento complicado, cada vez más lejos del United y ofreciendo sensaciones contradictorias en su juego. Ambos equipos, pues, se daban cita en el Bernabéu en unas circunstancias sensiblemente diferentes a las del día que se realizó el sorteo, y la eliminatoria pasaba de tener un claro color red, a convertirse en uno de los enfrentamientos más interesantes de ésta ronda, y es que un enfrentamiento entre dos clubs de la entidad de Liverpool y Real Madrid nunca es un partido más, sino que es garantía de pasión, orgullo y futbolistas de altísimo nivel. Por si fuera poco, se daban cita dos de los entrenadores más importantes del panorama futbolístico, ambos cortados por el miso patrón, el que pone el planteamiento táctico colectivo por encima del talento individual y el cual convierte los partidos en apasionantes partidas de ajedrez.

unitedSéptimo lanzamiento de penalties, Van der Sar frente a Anelka, el destino del campeón de Europa encerrado en el duelo entre el portero holandés y el atacante francés. El delantero toma poca carrerilla, pica el balón con pierna derecha, suave, buscando engañar al guardameta, a media altura... Van der Sar adivina la dirección del lanzamiento y detiene el disparo decisivo que da la tercera Champions al United y la segunda a Ferguson, en una temporada para enmarcar culminada con una final que tiñe de rojo la capital rusa. El desenlace nos deja a un United victorioso, exultante de felicidad y saboreando la gloria de llegar a lo más alto, y a un Chelsea cabizbajo, desconsolado y vencido. Hasta llegar a ese punto ambos equipos han ofrecido una gran lección de fútbol en un partido, que si bien no ha sobresalido por un juego brillante, ha enfrentado a 22 guerreros dispuestos a darlo todo por un único objetivo. No ha faltado de nada: goles, ocasiones, balones a la madera, peleas, sangre, expulsiones... todo lo que se le puede pedir al partido que cierra la temporada en lo que a competiciones de clubs se refiere y en el que se decide el mejor equipo del continente.

juandeHoy es un día para afrontar la actualidad futbolística desde muchas vertientes: el desplome del Madrid líder, el renacimiento culé, las buenas sensaciones de Sevilla y Valencia o las crisis de Espanyol y Atlético de Madrid, que a buen seguro son temas que abordaremos en futuras fechas, pero, sin lugar a dudas, si un nombre merece ser el centro de todas las miradas, ese es el del exentrenador del Sevilla. En la Carling Cup, Juande consiguió imponerse en su enésima final ante un equipo del potencial del Chelsea, pero más allá de conseguir el primer título para su nuevo Tottenham, y asegurarse de paso una plaza en la edición de la UEFA del próximo año, la victoria ante el conjunto de Avram Grant, le doctora como un técnico extraordinario que poco a poco se va convirtiendo en un técnico referencia dentro del panorama futbolístico.

yayaCon esta expresión Javier Polo definía desde Fiebre de Barça al Barça de la temporada 2005-06, refiriéndose a la capacidad del equipo de variar el planteamiento en función de la importancia del partido y el rival al cual se enfrentaba. Un equipo que sabia distinguir entre los partidos en que debía desplegar el famoso "Jogo Bonito" pero que cuando era necesario sabia ponerse el mono de trabajo y plantear los partidos desde la solidez defensiva y la consistencia en el centro del campo. De este modo el F.C.Barcelona conquistó la segunda Champions de su historia y al igual que sucediera en la Copa de Europa lograda por el Dream Team de Cruyff que formó con defensa de cuatro, lo hizo modificando ligeramente su apuesta por un juego ofensivo sin complejos, consciente que en competiciones con sistema de eliminatoria cualquier error es fatal y te apea de la lucha por el título.

sevillaAnoche se decidió en el Santiago Bernabé la primera competición de la temporada en el fútbol español: la Supercopa, que enfrentaba al campeón de Copa con el vencedor de la pasada Liga. Tras un primer partido en que el uno a cero a favor del Sevilla C.F. dejaba la eliminatoria más que abierta, tanto el conjunto del Nervión como el Real Madrid afrontaban el partido de vuelta con muchas posibilidades que permitiesen por un lado confirmar el proyecto ganador del Sevilla, y por el otro, alejaran las dudas que la mala imagen mostrada durante la pretemporada, había sembrado sobre el nuevo Madrid de Schuster. El marcador fue claro: tres a cinco para los sevillistas y una muy preocupante imagen ofrecida por el Real Madrid. No obstante, el conjunto blanco mantiene aun un recodo de esperanza, y es que tratándose de comienzos de temporada, aun hay tiempo de discriminar los problemas y hallar soluciones, aunque eso sí, sin mucho margen de maniobra en lo que al mercado de fichajes se refiere. Así pues, el cuerpo técnico merengue debe realizar un análisis a fondo de las posibilidades y debilidades de su equipo y encontrar la forma más adecuada de hacer crecer al equipo utilizando las piezas que forman la actual plantilla merengue. Pero antes de entrar a razonar las consecuencias que la Supercopa puede tener sobre ambos equipos y centrarnos en la búsqueda de soluciones para el Real Madrid, con el objetivo de ilustrar el posterior análisis, lo más apropiado sería diseccionar el partido de ayer.

Messi abatut Durante toda la temporada hemos recurrido continuamente a un sinfín de excusas que justificasen los continuados fracasos del F.C.Barcelona a lo largo de la campaña. Primero el cansancio tras el Mundial, después una mala pretemporada, las lesiones, el “caso” Eto’o…meras excusas para autoconvencernos y no querer afrontar una realidad palpable: el equipo que deslumbró la temporada anterior se estaba acabando, porque seamos justos, el nivel ofrecido la pasada temporada fue espectacular tanto por los resultados como por el juego desplegado, y supuso un soplo de esperanza para un fútbol que venía de las victorias de equipos toscos y, si se me permite la expresión, aburridos como el Porto de Mourinho, el Liverpool de Rafa Benítez o la selección Griega que se coronó en la Eurocopa de Portugal dando una lección en la preparación de los partidos pero ofreciendo un fútbol muy pobre.

…ahí la tiene Maradona. Le marcan dos. Pisa la pelota Maradona. Arranca por la derecha el genio del fútbol mundial. Puede tocar para Burruchaga…siempre Maradona…genio, genio, genio…tá, tá, tá…goooooool… quiero llorar…Dios Santo, viva el fútbol…golaaazooooo… Diegoool. Maradona…es para llorar, perdónenme. Maradona en recorrida memorable, en la jugada de todos los tiempos. ¡¡Barrilete cósmico!! ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés? Para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina. Argentina 2, Inglaterra 0…Diegol, Diegol. Diego Armando Maradona…gracias Dios. Por el fútbol, por Maradona, por estas lagrimas… por este Argentina 2, Inglaterra 0. Leo Messi Hoy dejaremos de lado los análisis tácticos o consideraciones técnicas, no nos detendremos a estudiar si los defensas del Getafe deberían haber parado con falta a Leo, ni si el gol es el mejor de la historia del club, ni si esto solo es la carta de presentación de un crack de 19 años, sobre si el hecho de que el remate final sea con la pierna derecha suma o resta mérito al gol…hoy nos abandonaremos al fútbol.