En un momento dado | Previas de partidos
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
13
archive,paged,category,category-previas,category-13,paged-36,category-paged-36,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

robinhoEn la noche de mañana se enfrentan en El Madrigal dos equipos llamados a copar los primeros puestos de la clasificación al finalizar la competición. Por un lado encontraremos un Real Madrid que tras las dudas despertadas durante la pretemporada y la Supercopa ante el Sevilla, se resarció con un convincente triunfo en el derbi de la capital. Frente a él un eterno aspirante a colarse entre los grandes gracias a un excelente trabajo desde todas las esferas del club, que esta temporada presenta seria candidatura a acabar en los cuatro primeros puestos de la clasificación que dan deecho a disputar la Champions League. El Villarreal, igual que en el caso del Real Madrid, afronta el partido tras una primera jornada en la que goleó al Valencia y ofreció una gran imagen, mostrándose muy serio en defensa, equilibrado y creativo en la media y demoledor en ataque. Se enfrentan, pues, dos equipos que parecen apostar, de inicio, por jugar el balón por el césped, buscar amplitud de campo por las bandas y por la participación de jugadores con calidad. Eso sí, a diferencia de lo que ocurrió en la primera jornada de Liga, se enfrentarán ante un rival poderoso que les exigirá lo máximo en todas las líneas del equipo.

henryVuelve la Liga a un Camp Nou sediento de fútbol y con muchas ganas de encontrar, de nuevo, al equipo arrollador de hace dos temporadas y olvidar el equipo previsible y bajo de biorritmos que entregó en bandeja de plata la última Liga al eterno rival, el Real Madrid. El primer partido de Liga en el campo del Racing de Santander, no obstante, preocupó más que alivió al aficionado culé ya que se vieron los mismos problemas de que aquejaba el equipo la temporada pasada, es decir, excesiva distancia entre líneas, falta de presión de la primera línea, concentración del juego ofensivo por el centro del ataque, falta de jugadores que pidan el balón al espacio y sobretodo pasividad en el juego, esperando perforar la portería contraria más por inercia que por convicción.

racingAlza el telón una nueva Liga después de la sorpresa final que supuso el campeonato logrado por el Real Madrid la campaña anterior. Para evitar un fracaso similar, el F.C.Barcelona se ha reforzado a conciencia durante el verano con hombres de la calidad de Abidal, Milito, Touré o Henry, a la vez que ha mantenido en el equipo a sus principales estrellas, conformando así una plantilla temible que ofrece sus únicas dudas en la coexistencia de tanta calidad en un mismo vestuario. En la otra cara de la moneda encontramos al Racing de Santander, equipo que supuso una de las revelaciones de la pasada temporada, que afronta el nuevo curso con muchas dudas. En el banquillo, Miguel Ángel Portugal ha abandonado la disciplina para pasar a formar parte de la dirección deportiva del Real Madrid, y para suplirle el club cántabro se ha hecho con los servicios de otra de las revelaciones de la pasada Liga, el ex-entrenador del Recreativo de Huelva Marcelino, quien afrontará el reto de igualar la excelente campaña del equipo el año pasado, pese a haber perdido a hombres importantes como Rubén, Balboa, Scaloni o Zigic, y a falta de concretar algún fichaje de última hora, no haber gastado ni un euro en nuevas incorporaciones.

Dudek El próximo 23 de Mayo volverán a verse las caras el Milán y el Liverpool, esta vez en Atenas, dos temporadas después de una final de auténtica locura en la que el conjunto red consiguió remontar la desventaja que a la media parte suponían los dos goles de Crespo y el del capitán Paolo Maldini. En la reanudación, los goles de Gerrad, Smicer y Xabi Alonso llevaron el partido a la prorroga tras la cual Dudek se erigió en el héroe de la final deteniendo dos disparos en la tanda de penaltis que dieron el titulo al equipo inglés. Dos temporadas después, más allá de la posibilidad de “vendetta” de los italianos por esa fatídica final, se presenta ante ambos conjuntos la oportunidad de aumentar su peso histórico, ya que ambos clubs constituyen dos de las mayores potencias futbolísticas de la historia del deporte rey.

Estadi Glasgow La temporada pasada, tras vencer al Middlesbrough inglés por cuatro a cero en la final de la UEFA, el Sevilla se colaba en la elite del fútbol mundial y su nombre comenzaba a sonar junto a los grandes de Europa. La evolución del equipo de Nervión desde entonces ha sido espectacular. Basta recordar la clara victoria frente el F.C.Barcelona en la final de la Supercopa de Europa o la lucha por la primera plaza de la clasificacion en la competición doméstica, en que pese a la reciente derrota ante el Real Madrid, aún no ha dicho su última palabra. Esta excelente campaña en la Liga no ha venido sola ya que también ha ofrecido un rendimiento excelente en las otras dos competiciones en que participaba, llegando en ambos casos a disputar el titulo en la final. En la final de la UEFA, en esta ocasión se medirá al R.C.D.Espanyol, que si bien es cierto que a priori parte en el papel de víctima, en el conjunto de Valverde se esconde un lobo con piel de cordero.

Uefa La Champions League inicia su fase final, donde cualquier detalle cuenta y donde un error se paga muy caro. Atrás quedan las liguillas con seis partidos, rivales de poca entidad y tiempo suficiente para superar bajos rendimientos. En esta fase de eliminatorias la igualdad es la nota predominante, todos los conjuntos cuentan con la participación de jugadores de calidad capaces de resolver la eliminatoria con una acción individual, y todos ellos poseen unas armas muy definidas, una maquinaria perfectamente engrasada que deberá funcionar de manera excelente para acercarse, un poco más, al objetivo final: erigirse campeón de la actual edición de la Champions League.

Cinco de diciembre y el Barça se enfrenta a su tercera final de la temporada. La primera frente al Espanyol se saldo con una victoria convincente e incontestable, la segunda ante el Sevilla con una dolorosa humillación. Por su parte, esta tercera final de la temporada marcará, sin lugar a dudas, la valoración final de la temporada. Se mire por donde se mire, si el actual campeón de la Champions es eliminado en primera ronda, es un rotundo fracaso que no puede ser disimulado con la consecución de cualquier otro título. Para un equipo, por grande que sea, ganar siempre es imposible, pero lo que diferencia a los grandes equipos de los buenos equipos es que los primeros siempre luchan por lograr el éxito y no describen trayectorias irregulares. Así, el paradigma de equipo que siempre lucha por el título es el Milan, que siempre en la lucha de la liga y difícilmente fuera de las semifinales de la Champions, se asienta como el gran equipo en el panorama futbolístico. Unos pueden tener más Copas de Europa, otros más Ligas, otros los mejores jugadores, la mejor masa social o el mejor juego, pero ninguno de ellos dispone de una regularidad tan alta en la lucha por la supremacía como el equipo lombardo.

Després d’una dècada instal·lats en l’èxit, iniciada amb el “SuperDepor” de Bebeto i companyia i que finalitzà de la mà d’Irureta i de jugadors com Tristàn, Maakay o Valerón, el Deportivo de la Coruña afronta una etapa de renovació total d’una plantilla que s’havia quedat envellida i falta de l’ambició necessària per al prestigi del club. Per redreçar aquesta situació, Lendoiro i Caparrós, aquest estiu, han realitzat fins a 18 fitxatges amb els quals s’ha volgut iniciar un projecte, que ni molt menys donarà els resultats que s’esperen aquesta temporada, sinó que es tracta més aviat d’un projecte a dos anys vista, on el protagonista principal serà el seu tècnic Joaquin Caparrós.

El mateix dia en que la columna vertebral del Barça (Puyol, Deco, Ronaldinho i Eto’o) rebien els premis als millors jugadors de la passada edició de la Champions League, de la qual en resultaren a la fi campions, la sort emparellà en el mateix grup de la lligueta de la primera fase de la competició als dos màxims favorits per alçar-se amb el títol a la final d’Atenes: Barça i Chelsea.