Real Madrid vs. Juventus:

Con la victoria ante el Atlético todavía fresca en la mente de los madridistas -que difícil para un entrenador preparar los partidos a conciencia cuando entre uno y otro se dispone de poco más de un día para trabajar-, los de Schuster viajan a Turín para enfrentarse a la Juventus y prácticamente sellar el pase a octavos en caso de lograr llevarse los tres puntos hacia la capital. La derrota, en cambio, apretaría mucho la pelea por el primer puesto- importantísimo ya que ofrece la oportunidad de disputar la vuelta de los octavos en casa-, que a la espera de lo que pueda decir el Zenit, el Madrid se disputará con el cuadro de Ranieri. No llegan los equipos en la misma situación ya que mientras los blancos marchan firmes en la Liga cumpliendo, por el momento, con las expectativas creadas al inicio de la temporada, la Juventus está sufriendo más de lo previsible para volver a asentarse en la élite después del Moggigate, y ya está a siete puntos del líder del Calcio, el Inter de José Mourinho.

Futbolísticamente, con numerosas bajas como Buffon, Poulsen, Zebina, Andrade o Trezeguet, el fútbol desplegado hasta la fecha por la Vecchia Signora ha sido muy pobre, lo que provoca que la continuidad de Claudio Ranieri esté, cuanto menos, en entredicho. El técnico italiano utiliza un esquema 1-4-4-2 en que prácticamente los dos únicos caminos para llegar al gol son las jugadas a balón parado y el juego directo buscando la referencia del punta y la segunda jugada. Fuera de esto, el desierto. Con un mediocentro formado por Poulsen y Sissoko -el danés será baja ante el Madrid-, sin profundidad por bandas y con apenas Nedved y Del Piero como jugadores capaces de generar juego con el balón a ras de césped, la propuesta del equipo turinés resulta, durante numerosas fases del partido, realmente desoladora.

Con el balón en su poder, como ya hemos dicho su capacidad para generar juego es prácticamente inexistente y únicamente desde banda izquierda donde suelen juntarse Nedved y Del Piero, el equipo es capaz de llevar peligro sobre la portería rival. No es de extrañar, pues, que de manera frecuente el equipo opte por regalar deliberadamente el control al rival a partir del típico patadón, para presionar al rival y tratar de crear peligro a partir de un robo de balón. Estos balones largos, lanzados por lo general por Chiellini desde la defensa o por cualquiera de los dos mediocentros, tienen siempre como objetivo la cabeza de Amauri, un ariete alto y corpulento, con buen juego aéreo y que sabe proteger el balón de espaldas a portería. Éste pelea por alto el balón, pero es la segunda línea formada por Nedved, Del Piero y Camoranesi la que busca concretar el ataque consiguiendo el control del rechace. Por detrás de estos tres futbolistas se sitúa Sissoko, el encargado de barrer cualquier balón que quede muerto en el transcurso de esta lucha por el control del balón.

En las bandas, los interiores no suelen progresar hasta la línea de fondo, siendo ésta una función que cumplen más los laterales Grygera y Molinaro, sin ser la proyección ofensiva una constante en su juego. Los interiores, por su parte, cuando el balón cae a un costado acostumbran a colgar la pelota desde muy atrás buscando la referencia ofensiva y, otra vez, generar juego a partir del rechace y la lucha de Del Piero y el interior del lado contrario.

Defensivamente los dos puntas no presionan excesivamente la salida del rival, ya que el objetivo no es que los defensas rifen el balón y devuelvan la posesión, sino que se busca que el rival avance hasta el centro del campo, y ahí sí, someterle a una fuerte presión tras la cual salir a la contra. Para conseguirlo, la línea de cuatro dispuesta en la media mantiene un comportamiento muy dinámico que persigue juntar a muchos jugadores alrededor del hombre que lleva el balón. Cuando el rival tiene el control en el carril central, es frecuente que incluso los cuatro centrocampistas se vuelquen en la recuperación, mientras que cuando la presión la realiza en banda, ésta es ejercida mediante la intervención del interior, el lateral y uno de los dos mediocentros.

Así pues, para sacar un resultado positivo, el Real Madrid deberá prestar mucha atención a las soluciones empleadas por la Juventus en ataque, y después tratar de aprovechar los puntos débiles del equipo italiano para atacar sobre una portería que sin Buffon se hará más grande para los delanteros merengues.

En primer lugar, para minimizar el peligro del juego directo rival, será importante no tanto evitar que el balón llegue a Amauri -punto en el que la baja de Diarra resulta determinante- sino ganar la batalla en la lucha por el rechace. Ahí, el centro del campo blanco deberá mostrarse agresivo y entrar sin miedo al choque con Gago y Sneijder como hombres imprescindibles para realizar esta función. Será importante que Pepe -que será el encargado de emparejarse con Amauri en la pelea aérea de los balones frontales- no abandone en exceso la línea defensiva, ya que ante la dificultad de los laterales de cerrar en defensa, abriría un carril interior -sobretodo entre Cannavaro y Ramos-, que hombres como Del Piero o Nedved pueden aprovechar a la perfección. El lateral sevillano será uno de los hombres más exigidos durante el partido ya que en su banda es donde se juntarán Nedved y Del Piero, que junto a las carreras del lateral Molinaro pueden suponer un quebradero de cabeza para un Ramos al que le cuesta defender ataques basados en la movilidad y la búsqueda de espacios. Por este motivo, el equipo deberá ofrecer ayudas defensivas a su lateral, ya sea con De la Red desde la posición de interior o con Gago desde el mediocentro.

Con los jugadores de mayor calidad en la banda de Ramos y un hombre poderoso en el juego aéreo en punta, la ecuación es clara, y nos percatamos enseguida que una solución que la Juventus buscará con asiduidad es el centro desde la izquierda buscando el emparejamiento por alto de Amauri con Cannavaro o Marcelo al segundo palo. Aquí sí que sería interesante que Pepe siguiese al punta, prácticamente en un marcaje individual, ya que la segunda línea italiana no se muestra peligrosa por alto y puede ser defendida por el resto de integrantes de la zaga más la colaboración del mediocentro.

La segunda vía de la Juve para generar peligro es, como hemos comentado, el contraataque después de robo en zona de creación. Para evitarlo, junto a mantener siempre cuatro o cinco jugadores por detrás del balón, no arriesgar en el pase y que éstos nunca se ejecuten en horizontal, la participación de Marcelo en la gestación del juego puede ser de gran ayuda ya que permitiría a Schuster contar con un futbolista más en el centro del campo. Junto a él, la función de Gago ofreciendo siempre un apoyo desde una posición retrasada que permita al jugador que lleva el balón no arriesgarse a un pérdida y seguir manteniendo el control del balón, será clave para no dar oportunidades al rival de armar la contra.

A la hora de atacar la defensa italiana, el Madrid deberá jugar con el hecho de que sus dos centrales -Mellberg y Chiellini- no son demasiado rápidos y sufren bastante cuando se les deja sin una marca fija que les sirva como referencia. Así pues, Van Nistelrooij deberá potenciar un  juego muy móvil, cayendo a los costados y acercándose a la zona de la mediapunta para generar dudas a los zagueros y provocar que éstos habiliten espacios interiores para las entradas en diagonal tanto de Raúl como de Higuaín. Tanto el español como el argentino deben ocupar una posición a medio camino entre un extremo y un segundo punta, en el espacio entre el central y el lateral, desde el cual trazar la diagonal interior cuando los centrales pierdan la posición o un desplazamiento hacia fuera a la espalda de unos laterales que salen a presionar prácticamente hasta el centro del campo. De este modo, ganando la espalda a Grygera o a Molinaro, los centrales se ven obligados a desplazarse hasta la banda, posibilitando un emparejamiento dos para dos de los puntas del Madrid.

4 Responses to “Real Madrid vs. Juventus:”

  1. Manuel
    octubre 21, 2008 at 9:08 am #

    Para mi pesar el R.Madrid creo que es claramente superior a la actual Juventus. Puede haber revancha

  2. Lecciones de la Pelota
    octubre 22, 2008 at 2:26 pm #

    Mala primera parte del Real Madrid en el partido de ayer. Durante los primeros 30 minutos no supieron responder a la presión colectiva de la Juventus de Turín. Las premisas eran básicas, movilidad ante todo. Movilidad que no supo, en ningún momento, aportar Gago a la circulación de la pelota, principalmente por la falta de movimientos de las alas. Estatismo absoluto de Higuaín y Raúl, que hizo las veces de delantero centro actuando de pivote, relegando a Ruud Van Nistelrooy a banda y no a zona de finalización. El poco sacrificio del delantero blanco (Raúl) hizo que Ruud no se encontrara cómodo en el terreno de juego en la mayor parte de la primera mitad.

    El partido de la línea defensiva del Real Madrid fue algo pobre. Muy mal Sergio Ramos, con un descontrol total en las subidas que produjo más de un dolor de cabezas para Pepe. Mal Heinze, que sigue superándose (cada vez peor), y buen partido de Fabio Cannavaro. Pepe estuvo mediocre, teniendo algunos fallos que pudieron y de hecho, se convirtieron en ocasiones de gol. En la segunda mitad, el equipo mejoró mucho, sobre todo a raíz de la conexión Sneijder-Robben, que junto con Van Der Vart, formaban triángulos en banda izquierda. Muy bien el centrocampista holandés, con muchísimos disparos de media distancia, buen toque de pelota, y buenos pases entre líneas. Lástima que Robben estaba aún falto de chispa, pero a pesar de todo, pudo aportar la profundidad que en ningún momento dio Higuaín. En la segunda parte, el Real Madrid pudo remontar el partido, pero en los últimos minutos sufrió un bajón físico inesperado. No puedo dejar de comentar lo mal que defendió el Real Madrid al hombre más importante del partido, el brasileño Amauri. En una ocasión, dije que por características físicas se parecía a Drogba, y cada ocasión se me parece más sobre un terreno de juego. Estoy seguro que la Juve trabajará para él, y muy pronto veremos el Amauri-Sistema.

    Un abrazo

    http://leccionesdelapelota.blogspot.com

  3. Juan
    octubre 24, 2008 at 3:00 pm #

    Hola,
    la verdad es que el Real Madrid no tiene perdon, pues no se puede perder este partido ante una Juve que está bajo mínimos-no comprendo las decisiones de Ranieri, especialmente la de dejar en el banquillo al fenomenal Giovinco-…pero en fin, si un equipo regala medio partido, es muy díficil que luego lo pueda remontar.
    Saludos desde,
    http://saqueneutral.blogspot.com/

  4. Entusiasta
    octubre 25, 2008 at 8:49 pm #

    Parece mentira tropezar dos veces en la misma piedra…

    Busquets sin contrato. Espero que si se va ruede alguna cabeza en la secretaría técnica.

    Que mal gestionan los grandes sus canteras!!!