En un momento dado | El análisis de la ida
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
3292
single,single-post,postid-3292,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

El análisis de la ida

Tanto Arsenal como F.C.Barcelona saltaban al césped del Emirates Stadium con sus onces esperados. En los locales, con la recuperación de Samir Nasri, la única novedad era la entrada en el lateral derecho de Eboué en lugar del sancionado Sagna. En el Barça, por su parte, el equipo de gala salvo la ausencia por lesión de Puyol que implica la entrada en el once de Maxwell y el desplazamiento de Abidal a la posición de defensa central.

Durante la primera fase del partido tuvo lugar la disputa por el dominio del discurso del partido. El Barça trataba de imponer su partido: juego en campo contrario, posesiones largas, encerrar al rival en su área, localizar la pérdida cerca de la portería contraria, acumular muchos hombres alrededor del balón para que la presión sea más efectiva y reducir al máximo el tiempo que el rival destina a sus ataques. El Arsenal, por su parte, con la batalla por la posesión del balón perdida de antemano, buscaba defender arriba dificultando la salida desde atrás de los de Guardiola, cerrar espacios por dentro en mediocampo para recuperar el balón arriba, y alargar las fases de posesión activando a Wilshere, Nasri y Cesc.

El centrocampista catalán, en fase defensiva, se situaba prácticamente como un segundo punta, defendiendo de manera escalonada (1+1) junto a Van Persie, de manera que mientras uno tapaba la salida cómoda de los centrales con Busquets, el otro decantaba la salida azulgrana por el perfil de Abidal. Con los hombres de banda cerrando por dentro y la salida más o menos limpia para Abidal, el Barça encontró las primeras opciones con las llegadas de Maxwell que tenía la banda libre. No obstante, el Arsenal no tardó en ajustar esta situación, y además, un par de contras peligrosas de los londinenses con Walcott a la espalda del lateral brasileño, provocaron que Maxwell limitara sus carreras al ataque. La defensa adelantada del Arsenal, por su parte, con un comportamiento de los centrales muy agresivo en la anticipación para evitar que el Barça encontrara espacios entre líneas a la espalda de los centrocampistas, dejaba unos espacios a su espalda que sin embargo, puesto que los pasadores del Barça no disponían de espacio para poner el pase en profundidad, no eran aprovechados.

Así pues, y dadas las dificultades del Barça para iniciar sus ataques por banda derecha, Xavi se vio obligado a retrasar su posición, situándose por detrás de Busquets, y en ocasiones incluso, al nivel de los centrales. Paradójicamente, a partir de este punto el Barça empezó a mandar, un dominó que se materializó en la primera gran ocasión del equipo en un mano a mano de Messi. La nueva ubicación de Xavi, que aunque retrasado, ahora encaraba la jugada de cara a portería, permitió al Barça encontrar a los laterales en banda y totalmente libres debido a que la defensa de las alas del Arsenal tendía al carril central. El Barça pues, mandaba a los laterales arriba -sobretodo a Alves- que recibía el pase diagonal de Xavi superando la línea de presión del Arsenal. Los rivales, pues, se veían obligados a girarse hacia su portería y a correr hacia atrás, lo que permitía al centro del campo azulgrana desengancharse y, tras el pase atrás del lateral, disponer de nuevos espacios y tiempo para administrarlos.

Con esos espacios por delante del mediocampo londinense y los que dejaba la defensa a su espalda, los Xavi, Iniesta y Messi encontraban el escenario ideal para poner un pase en profundidad buscando el demarque de Villa, Pedro o el mismo Messi. Así llegó el gol de Villa y varias acciones que bien pudieron dejar la eliminatoria sentenciada, pero sobretodo, llegó el control del partido. Con el Arsenal corriendo hacia atrás el Barça podía jugar en campo contrario, cerca del área rival donde más efectiva resulta su presión. Al Arsenal, con sus hombres más capacitados para esconder el balón demasiado cerca de su portero, le quedaba el recurso del contraataque con Van Persie buscando la espalda de los laterales del Barça. Aunque, dependiendo del acierto de delanteros y defensas, estos pudieran ser más o menos peligrosos para la portaría de Valdés, estos son el tipo de ataques que prefiere defender el Barça.

El partido estaba más cerca del 0-2 que del 1-1, y con el partido controlado y el 0-1 en el marcador, el Barça quiso minimizar riesgos, asegurar el resultado y dejar pasar los minutos para llegar al Camp Nou con el escenario perfecto para sellar el pase a cuartos. Para ello, Guardiola echó mano de Keita con el objetivo de meter a otro hombre por detrás del balón, unas piernas frescas para presionar en la medular y un hombre con el recorrido defensivo necesario para defender con éxito una contra rival. La idea inicial del técnico era dar entrada al malí en lugar de Iniesta, pero con el cambio preparado, en el último momento prefirió que fuese Villa el hombre que abandonase el césped.

Sin Villa, no obstante, los problemas llegaron porque el demarque de ruptura apenas existió. Únicamente Messi en una ocasión y Pedro en otra buscaron la espalda de la defensa gunner. Sin profundidad el Barça no podía llevar la pelota a las inmediaciones del área rival, y como el equipo de la temporada pasada, se limitaba a moverlo cerca de la divisoria de los dos campos. El Arsenal respiraba porque solo tenia que preocuparse de defender hacia adelante y los espacios entre líneas se difuminaban. Tras pérdida, el Barça no estaba bien situado con lo que el rival podía superar la presión más fácilmente, y las contras del Arsenal se veían reforzadas porque, además, sus hombres no habían quedado por detrás del balón y pegados a su defensa. Dificultades para la defensa del Barça y facilidades para las contras gunners que se tradujeron en dos goles que dejan la eliminatoria absolutamente abierta para el partido de vuelta en el Camp Nou.

3 Comments
  • Arbmas
    Posted at 22:45h, 18 febrero

    “Iniesta es un centrocampista con la virtud del regate, puede jugar arriba pero solo como recurso no como plan.” escrito por Iniestinho.

    Para mi no podria estar mas acertado, veo mas necessario un delantero que a Cesc, jugando Messi de falso nueve no puedes alinear a Iniesta de extremo pues no realiza la misma funcion que con un nueve puro, jugar con Messi de falso nueve significa que el extremo tiene que ser delantero y buscar la espalda del central y eso no lo puede hacer ni Iniesta, ni Thiago, ni Cesc, a mi todo esto de su fichaje me suena como que hay que fichar a cesc aunuqe sea con calzador para que no lo fiche el Madrid.
    Que prisa hay por fichar al sustituto de Xavi, el tiene 31 años aun le quedan un par a un buen nivel, para entonces puede que salga alguien del filial.

  • F.C.Barcelona vs. Arsenal | En un momento dado
    Posted at 17:14h, 06 marzo

    […] vez superados con solvencia los cuatro partidos posteriores a la derrota en el Emirates en la ida de los octavos de final de la Champions League, al Barça de Guardiola le toca hacer […]

  • Otra vez fueron las bandas | En un momento dado
    Posted at 02:00h, 09 marzo

    […] En la ida, el Barça halló la solución y la manera de afrontar este escenario, y de su mano llegar…. Xavi apareciendo antes en la jugada, en su base, a la altura del mediocentro y en ocasiones todavía más próximo a los centrales que éste. El objetivo, una salida limpia minimizando el riesgo de pérdida. A partir de ahí, balón al lateral, libre y con espacios debido a la tendencia central del entramado defensivo del rival.  El siguiente paso no es el centro, sino la combinación. Concebir la banda como una zona más del terreno de juego en la que hilar jugada. Así, del mismo modo que cuando Messi o Iniesta reciben a la espalda de los mediocentros obligan a estos a retrasarse y permiten al Barça encerrar al rival y contar con más espacios en la media, con los laterales recibiendo a la espalda de los volantes, el Barça superó la presión del Arsenal y empujó a su línea de centro del campo contra la defensa. Esto provoca que la posesión sea más arriba, más espacios para los medios, lo que, si el rival plantea una defensa adelantada, dibuja el escenario perfecto para que el Barça decida mediante el pase en profundidad a la espalda de la zaga. […]