En un momento dado | 4’33”
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
7135
single,single-post,postid-7135,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

4’33”

Una partitura sin notas es una de las composiciones más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Escrita por el compositor americano John Cage, la partitura de 4’33” todo lo que contiene son silencios. Curioso que el azar le diera por título -el tiempo de duración de la pieza- los mismos números que definen el dibujo táctico del Barça. Como sobre el papel sólo hay silencios, muchas veces se ha leído como una composición sin sonidos, pero 4’33” es sólo el silencio de Cage. Una pieza en la que el compositor calla para que hable el mundo y, de este modo, emerja todo ese mar de sonidos que siempre han formado parte de un concierto pero que desatendemos y fingimos no escuchar.

El vacío de Cage es el vacío de Messi. Messi calló contra el Bayern, no porque quisiera  -porque Leo, con un balón de por medio, habla por los codos- sino por obligación. Pero como en la partitura de Cage, su silencio era la oportunidad para escuchar al resto. Para que cada uno de los sonidos que están ahí cuando habla el argentino se hicieran protagonistas. Para que se reivindicaran como parte del concierto, para que reclamaran su voz. En esta semifinal contra el Bayern, sin embargo, el silencio ha sido total. Ni un susurro. Ni un suspiro. Nadie que tosiera. Ninguna sirena atravesando la calle. Ni el sonido del tráfico, ni el crepitar del suelo de madera. Ningún niño rompiendo el protocolo, nadie que se moviera en su sillón. Tan sólo la impertinencia de Piqué haciendo sonar la puerta por llegar tarde al concierto. No fue suficiente.

3 Comments
  • Iniesta10
    Posted at 17:04h, 08 mayo

    Esa eliminatoria de champions ha sido triste y dura. Con el equipo ido a menos, y sin Messi, se quedó en nada.

    Hombres como Iniesta no dieron un paso adelante, y los delanteros (Pedro y Alexis) estaban más pendientes de sus respectivos laterales que estos de los primeros.

    Tampoco Tito dió buena imagen. Recuerdo el partido de ida, con Tito allí en la banda, sin tomar ninguna decisión, únicamente la de sacar a Villa en el minuto 83 cuando todo el pescado estaba ya vendido (4-0)

    Quiero pensar de Tito que los acontecimientos, tanto personales, como profesionales (ya que se encontró con un equipo plagado de lesionados y con algunos jugadores -como Cesc- rindiendo muy por debajo de sus posiblidades) le desbordaron.

    También quiero pensar que Iniesta se sintió demasiado solo y no se sintió capaz de abrir esa defensa.

    Podría seguir … porque el Barça no ganó en ese primer partido de la eliminatoria ningún duelo directo, ni uno solo. Solo Piqué dio la cara.

    El estado mental del equipo, la mala gestión de la temporada, la enfermedad de Tito, la lesión de Messi, … todo se sumó precisamente contra el rival más potente de todos.

    Se habla de que Tito solo quiere 3 fichajes (Neymar, Thiago Silva, y uno entre Gundogan o Isco), pero yo creo que en realidad podemos estar hablando de una renovación importante de la plantilla, porque a estos jugadores habría que añadir otros 3 o 4 canteranos que podrían subir al primer equipo (Muniesa por Adriano, Roberto, Rafinha y/o Deulofeu). Además veremos que pasa con la portería.

    Dentro de poco, cuando se gane la liga, empezarán ya todas las especulaciones y rumorología variada. Será en breve.

  • wembley
    Posted at 21:43h, 08 mayo

    Maravilloso post. No me he quedado tranquilo hasta que también lo he dicho en tu blog. Felicidades.

    • Moren
      Posted at 21:53h, 09 mayo

      Muchas gracias wembley