En un momento dado | ¿Se puede hacer algo?
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
9590
single,single-post,postid-9590,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿Se puede hacer algo?

Prácticamente uno de cada tres goles que recibe el Barça viene de un saque de esquina. Sea quien sea el rival, en este lance del juego tiene ventaja. Es un mal que no es nuevo en los azulgranas, pero que ya roza el paroxismo. Rijkaard tuvo a Márquez, Oleguer, Puyol y Edmilson (a veces también a Motta o Van Bommel), Guardiola a Piqué, Abidal y Puyol (en su primera temporada sumaba a Touré Yaya y Henry y en la segunda a Ibrahimovic y Keita). Martino sólo tiene a Gerard Piqué. El Barça actual ha renunciado a sumar poder aéreo en dos posiciones que lo normal es que lo tengan: el mediocentro y el central. La primera es para Busquets, un futbolista que aunque es alto, no va bien de cabeza. Seguramente sea una de sus únicas debilidades. La segunda, la de acompañante de Piqué, es para Mascherano, un central de 1,74 y sin un salto en vertical lo suficientemente poderoso como para compensarlo.

En cuanto al resto de posiciones ya lo sabemos, no hay nada. El Barça no suma centímetros en ninguna otra demarcación. En resumen: únicamente dos jugadores de campo superan el 1,80 y sólo uno de ellos va bien de cabeza. Parece evidente que en verano se tendrán que tomar medidas, pero estamos en febrero y hay que seguir compitiendo. Cada vez más cerca espera el City, que con Kompany, Touré, Dzeko, Negredo o Demichelis pasa por ser uno de los conjuntos del continente con mejor arsenal aéreo. ¿Pueden el Barça y Martino hacer algo? El domingo, en el Sanchez Pizjuan, el Sevilla será una prueba de fuego. Se trata del equipo más goleador de la Liga a balón parado. Cada entrenador tiene su marca de agua, su seña de identidad, y la de Unai Emery es su rica, creativa e interminable paleta a la hora de diseñar jugadas de estrategia. Cuenta con lanzadores certeros como Reyes o Rakitic, y con una batería de rematadores formada por Fazio, Carriço, Coke, M’Bia o Bacca. No en vano, su defensa es la más goleadora de Primera División

El Barça, más allá de resignarse (algo que teniendo en cuenta su momento futbolístico y emocional, seguramente ni pueda ni deba hacer) puede intentarlo con cuatro potenciales soluciones. La materia prima es la que es, y no da para milagros, pero son alternativas planteables visto que lo que hay ahora tampoco funciona.

1. Innovar: Es lo que planteó Pep Guardiola cuando ascendió al banquillo de la primera plantilla e instauró la defensa zonal en las acciones a balón parado. No funciona ni mejor ni peor que la individual (como siempre, depende de cómo se apliquen) pero era nueva. El rival enfrentaba una situación distinta, no sólo de la que se encontraba antes cuando jugaba contra el Barça, sino también de la que hallaba ante el resto de rivales. Cuando todo el mundo defendía la estrategia en individual, el Barça lo hizo en zona.

Era 1995 cuando Cruyff puso a Ferrer como marca de Ginola si el Paris Saint Germain servia de esquina. Uno ochenta y cinco medía el elegante francés, por el 1,70 raspado del Chapi. Sin un jugador a la altura para contrarrestarlo de verdad, se trataba de desubicar al delantero, de enfrentarlo a algo distinto con la esperanza que, en el tiempo que tardara en resolver la inesperada ecuación, se pasara el partido. No tendría sentido repetirlo en el largo plazo ya que el rival llegaría aprendido de casa, del mismo modo que, finalmente, los contrarios aprendieron cómo volver a sacar ventaja de su superioridad física en la defensa zonal de Pep. Son dos ejemplos de que en el corto plazo, en el momento del ahora, la sorpresa puede ser una aliada de Martino en una situación que tiene perdida de antemano.

2. Prevenir: Ya que hablamos de él, podemos seguir con Johan y imaginárnoslo diciendo que si tu problema es cómo defender los córners, la mejor solución será que el rival no saque ninguno. Como suele ocurrir con las sentencias del holandés, a primera vista nos sonaría absurda, pero enseguida intuiríamos que hay más. Es verdad, la major manera de no ser vulnerable en la estrategia es con balón. Si tu equipo manda, si juega muy lejos de su propio portero, si el rival no llega y cuando lo hace es en inferioridad, tendrás mucho ganado. Tanto el Barça de Rijkaard como el de Guardiola dieron verdaderos clinics en esto.

Sucede que está por ver si el Barça actual está en disposición de aspirar a tanto. Parece difícil. Es un conjunto que concede la salida fácil, en el cual la transición defensiva permite a los rivales alcanzar campo rival con asiduidad. El Barça de 2014, ni presiona bien arriba ni, de momento, tiene el control como para encerrar a su rival. En el ida y vuelta actual, se juega en las dos mitades.

3. Potenciar a Víctor Valdés: Es el único culé que tendrá ventaja por arriba ante cualquier atacante rival. La superioridad que le da poder usar las manos le permite llegar más alto que cualquier cabeza. Realmente no es su mejor virtud, no es Courtois, pero seguramente el Barça le deba pedir un paso al frente. En sentido figurado y literal. Arriesgar y salir a casi todas. Agrandar el perímetro de su zona de mando.

4. Sumar centímetros: Seguramente es la alternativa más evidente, la de perogrullo. La que presumiblemente deberá pesar en la planificación de este verano. Por eso en septiembre el escenario probablemente será distinto, pero hoy por hoy, en este punto, el Tata tampoco en esto lo tiene fácil. Primero porque centímetros también tiene pocos en el fondo de armario, y segundo porque en la realidad del equipo, éstos tienen poco espacio en el que entrar. Ante el Sevilla veremos a Bartra, que sustituirá al sancionado Mascherano. Aquí, por alto gana el Barça, pero para el míster el canterano todavía está lejos del capitán de la albiceleste. Martino pensará: ¿me soluciona Bartra los problemas por alto? -evidentemente no, el Barça seguirá teniendo un problema en este tipo de jugadas- Pues seguiré optando por mi primera opción.

El otro futbolista que podría sumar poder aéreo para defender el balón parado, Song, no tiene cómo entrar. A años luz de Busquets en el mediocentro y con un discreto concurso como interior, su presencia sumaría por alto pero restaría en lo demás. Está por ver que este Barça se lo pueda permitir. Cuántas opciones le abriría al técnico poder contar con una versión competitiva de Carles Puyol…

Artículos relacionados: 

 

 

Tags:
5 Comments
  • yoxter
    Posted at 08:32h, 07 febrero

    Hola moren, tiempo sin comentar en un artículo tuyo, decirte nuevamente que me encantan tus post. Sobre las propuestas que comentas son interesantes. La de un valdes saliendo parece inviable siendo ahí donde nuestro portero tiene su mayor debilidad, en ese sentido un courtois si que vendría de maravilla. El innovar sería mas viable, sin embargo con la falta de altura y físico general cualquier cambio que se introduzca en dicha materia difícilmente haga milagros. Prevenir los centros se ve difícil, este equipo simplemente es incapaz de dominar como antaño, lo mas fácil entonces resulta ser lo evidente, y es aumentar centímetros. En ese sentido la introducción de song parece la opción clara. Cierto que con su entrada el equipo perdería en muchas cosas, pero ganaría en otras (no solo en juego aéreo creo yo).

  • Alan
    Posted at 21:29h, 07 febrero

    En realidad Song(1,82 siempre había medido eso en el Arsenal) ni es excesivamente alto ni domina el juego aéreo… Lo más lógico sería la entrada de Bartra por Mascherano, incluso pondría este último como doble pivote con busi.. para un mejor repliegue y poder controlar los contrataques( otra de las debilidades de este barça).
    Y luego en una fase más avanzada del partido, en el ultimo cuarto de hora dar entrada a Puyol al lateral y song por Masche, para sumar más centímetros.

    Pd Moren: Me gustan tus artículos, tus análisis son indiscutiblemente bien razonados, pero me da la sensación que no tienes en cuenta datos estadísticos, sobretodo en lo individual. ¿En que te basas para afirmar que: “Song está a años luz de Busquets en el mediocentro y con un discreto concurso como interior? Con estadísticas en mano, comparándolo con Busi de mediocentro y sobretodo xavi de interior, estos no salen muy bien parados en el parado defensivo…
    Song promedia más de 2 robos y 2 interceptaciones por partido, Keita y touré sin ir más lejos no llegaban a ese volumen de trabajo defensivo.

  • José luis
    Posted at 21:33h, 07 febrero

    Es un problema que se deberia haber solucionado en verano. Pero con lo que hay , para mi la solucion es Bartra, y darle minutos a Song cuando faltan 15 o veinte minutos y el partido esta ataacado tanto a favor como en contra y siempre quitando un interior o un extremo. La duda que tengo es si va bien por arriba.
    La opcion desesperada de Pique al estilo Cruyff – Alexancoo , es decir de delantero centro cuando el equipo contrario se cierra de forma brutal, tambien me gusta.
    En cualquier caso, creo que es el momento de que el entrenador de un paso adelante, y nos demuestre quien es, sea parabien o para mal, ya que seguir asi, no lleva a ningun sitio.
    La opcion de darle mas campo a Valdes tambien me gusta.

  • José luis
    Posted at 21:38h, 07 febrero

    Alan me gusta la solución: de sacar a Puyol los últimos minutos como lateral, sobre todo en partidos grandes.

  • Morén
    Posted at 00:11h, 08 febrero

    @Alan

    -Sobre Puyol, justamente la última frase del artículo va por ahí. Con un Puyol mínimamente competitivo se podría barajar muy muy en serio la alternativa de meter al capitán en uno de los laterales. ¡Qué lastima que Carles está como está!

    -Aciertas en lo de las estadísticas. No soy muy amigo de darles una importancia demasiado grande. Soy más de la cuerda de Boza Maljkovic cuando decía que “las estadísticas son como los bikinis, muestran cosas, pero no muestran lo más importante”. ^^

    Entiendo que cada acción viene precedida de otra acción y esta de otra y así sucesivamente, y que ninguna puede ser extraída del resto. Cada una participa decisivamente en la siguiente. Para que un jugador marque, puede ser más importante la asistencia del compañero, o el desmarque de un tercero arrastrando marca, o la ventaja generada por el central en salida, o el cambio de ritmo que da a la acción un centrocampista… Lo mismo en otras facetas del juego. Para mi no es mejor portero quien más para, ni mejor organizador quien más pases da, ni mejor zaguero quien más entradas con éxito completa, ni mejor defensor quien más balones recupera. Por ejemplo, ¿cómo se contabiliza la importancia que tiene la posición de Pedro y Villa entre central y lateral en este gol? http://eumd.es/2013/04/decoupage-no1/ O de la posición de Iniesta en la primera imagen posibilitando la recepción de Messi.

    Es por eso que mi lectura del juego pretende ser más global, es decir, trato de detectar cómo influye un futbolista en el juego (de su equipo y del rival), y por lo tanto en esa concatenación de acciones, más que en una incisión del mismo.

    Dicho esto, y en el caso concreto de Song, opino que con el camerunés donde Busquets el equipo juega bastante peor. Con balón, porque ni tiene la continuidad ni la velocidad para leer, ni interpreta el juego de posición como Busquets, y sin balón porque dificulta que el Barça defienda donde más le conviene. Con Song el Barça defiende más atrás (porque le ha costado más generarse la ventaja previa con balón) y eso provoca que el camerunés recupere más. Sirva como ejemplo el mejor Barça de Pep: quienes recuperaban eran los hombres de arriba, y eso no significa que Puyol y Piqué defendieran peor, sino que por suerte para el Barça, el equipo podía defender en el área contraria y no en la propia. Además, posicionalmente Song me parece muy flojito. Tiene cosas buenas, muchas, faltaría más,no en vano es uno de los mejores mediocentros de Europa (o así lo considero yo), pero en el juego del Barça salen más a relucir sus defectos que sus puntos fuertes.

    En el caso de Xavi, no tienes que convencerme de que el 6 es un problema^^ Pero desde mi punto de vista, por lo que le he visto desde que está en el Barça y en su etapa en el Arsenal, tampoco me parece Song la solución, al menos, como plan de base. Como recurso me parece valiosísimo, eso sí.

    Todo esto desde mi percepción, claro, que no tiene porque ser correcta. De hecho te agradezco el haber aportado un punto de vista diferente (y te invito a hacerlo siempre que quieras) ya que estoy seguro que el artículo es mucho más rico ahora con nuestros comentarios, de lo que lo era en el momento que lo publiqué. 🙂