En un momento dado | Sufriendo la ventaja contra el Celta de Bielsa
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
13848
single,single-post,postid-13848,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Neymar_Celta

Sufriendo la ventaja contra el Celta de Bielsa

Neymar_CeltaEl Celta de Berizzo saltó al césped de Balaídos dispuesto a hacer valer sus cartas desde el inicio, ya que por lo general no resulta fácil para los equipos grandes activarse tras el parón de liga. Los viajes, el cambio de entorno, la alteración de las rutinas…demasiado tiempo sin pensar en conjunto, y los locales lo aprovecharon con un arranque de partido exageradamente intenso que a partir del minuto 15 desbordó a un Barça deslavazado. Apretó muy arriba y con mucha gente la poco trabajada salida de balón culé, y anticipó con fiereza cualquier intento de recepción de espaldas. El plan era arriesgado, pues bastaban solo el acierto en la acción técnica o la interpretación correcta para encender la mecha del desequilibrio, pero contaba con o se fiaba de la desconexión de los rivales implicados. Así fue durante 45 minutos. Messi, el origen de casi todo en este Barça, permanecía apagado en banda mientras el equipo a duras penas le hacía llegar un balón con ventaja, toda vez aquella conexión que en la derecha tejió durante el mes de enero con Dani Alves parece ya olvidada. A Neymar y Suárez, más participativos, les falló el tino, una torpeza que se hizo especialmente notoria en el brasileño, perdedor en prácticamente todos los duelos individuales que deparó el primer tiempo frente a Hugo Mallo.

Apocadas las tres individualidades principales, las secundarias tampoco concurrieron en la ayuda. De Rafinha preocupa que a punto de encarar la recta final de la temporada todavía no haya dicho “esta boca es mía” y se haya ido distanciando con claridad de Rakitic como opción a considerar en el interior derecho, y de Iniesta, que pretendió más protagonismo para sí, se añoran los días en que a espaldas de la presión creaba siempre alguna línea de pase limpia para el compañero que llevaba el balón. Anoche, sin embargo, como en esta suerte ya se vuelca menos, al equipo le falta engranaje e individualmente del triángulo encargado del primer pase solo destaca Piqué, fueron más frecuentes sus apariciones frente a Krohn-Dehli que a al espalda del danés. Él y Augusto, dominando sin balón hacia adelante, mancharon de inicio la jugada sin que nadie castigara el espacio a su espalda. Ante una vigilancia hombre a hombre y sin el acierto individual de su lado, a los de Luis Enrique les faltó en este tramo insistir en la búsqueda del tercer hombre: prácticamente todos los pases buscaron al compañero que se acercaba y no al que se alejaba.

eumd

El Celta, por su parte, poco intimidado atrás pese a la artillería que enfrentaba, superó holgadamente con balón a la medular visitante a lomos de sus tres centrocampistas, y ya en los metros finales, con Larrivey en determinados momentos y Nolito y Orellana de forma sostenida. Otra vez Gerard Piqué, Bravo y el incontestable dominio a balón parado azulgrana dejaron en tablas el resultado al descanso.

Todo o mucho cambió con la entrada de Xavi al partido, cuando el ritmo celtiña ya había aminorado. El 6 participó mucho y como interior derecho, mejoró la salida y ordenó desde el pase a sus compañeros que empezaron a aparecer entre líneas permitiendo al equipo progresar junto y con el balón. Entre ellos Messi y Neymar, uno más participativo y el otro más acertado en el gesto que en el primer tiempo, que ganaron peso en la frontal. Aparecieron espacios, mezcla en la combinación y conducciones peligrosas. La iniciativa pasó a ser visitante hasta el gol de Mathieu, otra vez y otra vez a balón parado, una de las grandes amenazas de este equipo. La desventaja espoleó al anfitrión en el último cuarto de hora para irse arriba, el Barça no supo contrarrestar desde el control y sufrió los últimos minutos en el área para proteger la victoria, momento en el que emergió de nuevo Gerard Piqué, con 4 despejes dentro del área en los últimos 6 minutos del encuentro. Otra vez en dinámica y con la ventaja de puntos a buen recaudo, antes de arrancar tres semanas que pueden resultar decisivas.

Tags:
4 Comments
  • Alan
    Posted at 11:15h, 06 abril

    Buenas Albert,

    Yo estoy cada vez más preocupado con qué haremos el año que viene cuando Xavi no nos dé el plus de control cuando le necesitemos. No me gusta cómo parece presentarse el futuro sin él.

    Bueno y a lo que venía principalmente, como se explica la salida de Iniesta por Pedro? Ayer @richiZazo me dijo que ya era la segunda vez que entraba Pedro en la línea de interiores. A mi es que de primeras me sorprendió sobretodo por el hecho de que al fin teníamos el partido en nuestras manos, con el 0-1 recién marcado, ese cambio pudo suponer la vuelta al desorden.

    Entiendo que Andrés esté cansado por el ritmo, pero me descolocó bastante el cambio.

    PD; Y una última cosa! Por qué los de arriba ayer, Ney y Luís sobretodo, estaban siempre en la línea defensiva? Estábamos sufriendo, y había kilómetros de espacio entre líneas. Mil veces esperé que retrasaran la posición para darle apoyos extra a los de atrás y casi siempre me quedé esperando.

    Saludos!

    • @ViejaEuropa1
      Posted at 13:01h, 06 abril

      @Alan

      Yo diría que tras el gol Pedro no entró por Iniesta para jugar en el puesto de interior. Creo que Luis Enrique busca con el marcador a favor potenciar el triángulo futbolístico Busquets-Xavi-Messi. El 4-3-3 se hizo menos visible, y son Busi y Xavi los que se acercan, mientras que a Leo se le libera definitivamente para conectar con ambos.

  • Morén
    Posted at 14:22h, 06 abril

    @Alan

    Como dice @ViejaEuropa1, me parece que el cambio de Pedro tenía más que ver con centrar a Messi que con el canario en sí. Luis Enrique parece sentirse muy seguro cuando Leo juega muy cerca del mediocampo para recoger el balón desde más atrás y poder lanzar alguna de sus conducciones como sustitutivo de un mediocampo, por lo general, con muy poco peso.

    Aunque Neymar la buscó algo más, lo del vacío en la mediapunta es una constante esta temporada. Ayer en concreto, más que los delanteros, eché en falta ahí a alguno de los interiores que ya sabemos que este año se les pide más juego lateral que peso por dentro. Con la defensa tan agresiva del Celta y anticipando tanto, me parecía inteligente por parte de Luis Suárez, por ejemplo, fijarse para aumentar el espacio entre los centrales y la pareja Augusto-K.D y que bien Rafinha, bien Iniesta pudieran aparecer en ese espacio. Pero no lo buscaron.

  • Alan
    Posted at 20:58h, 06 abril

    Muchas gracias a ambos por las explicaciones, da gusto leer comentarios tan buenos.

    Saludos! =)