En un momento dado | Con Neymar de 10 y Dani Alves de 6
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
15811
single,single-post,postid-15811,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
1445364418_715740_1445372377_album_grande copia

Con Neymar de 10 y Dani Alves de 6

1445364418_715740_1445372377_album_grandeDesde que Leo Messi cayera lesionado, cada partido que disputa el Barcelona está sirviendo para que Neymar dé un nuevo paso en cuanto a ocupar el vacío hasta que el argentino regrese. Asumió el cometido en la segunda mitad contra el Leverkusen, lo confirmó en el Pizjuán, ante el Rayo se colmó de crédito y autoestima, y anoche, en su puesta en escena más coral como culé, abanderó de forma genial el juego de un muy buen Barça. Los de Luis Enrique antes de viajar a Borisov recuperaron de su armario el vestido de Champions, el más mandón, aquel que pretende encuentros bastante más cerrados que los que ejecuta en el día a día de la Liga. No obstante, desempolvarlo para la ocasión no era una tarea sencilla pese a la evidente diferencia de nivel respecto a su contrincante, pues no dispuso de ninguna de las piezas que desde su posición suma onzas al mediocampo. Iniesta y Messi estaban fuera y Busquets caía al interior izquierdo cediendo el puesto de pivote a Mascherano. Con Sergio en el lado de Jordi Alba y Roberto en el de Alves, el técnico mantenía así el reparto habitual entre balón y espacio de laterales e interiores, en el que Busquets se orientaba a lo primero como cuando quien ocupa la izquierda es Iniesta, y Sergi Roberto a lo segundo tal y como hace Rakitic más comúnmente.

Aún así, las soluciones que planeó Luis Enrique para el centro del campo se centraron en la figura de sus dos brasileños. Alves, en teoría lateral como acostumbra, con la pelota rodando resultó ser el mediocampista con más presencia de los catalanes, con muchas apariciones por dentro y conjugando a su alrededor la mayor parte de las combinaciones en corto que nacían en la base de la jugada. Su socio en esta ocasión no vino desde el extremo, donde Munir permanecía más abierto que otras veces justamente para generarle el espacio necesario al nuevo 6, sino desde Sergi Roberto, que descargado de la primera responsabilidad estuvo acertado en la réplica. Tras la lesión del canterano la sociedad se resintió, ya que Rakitic le discutió algo más el privilegio a Alves y el croata, pese a los dos goles, no atraviesa su momento más feliz en cuanto al juego. La salida del campo de Roberto y la consecuente pérdida de influencia de Dani Alves, pero, no hicieron más que redoblar la presencia de Neymar en la mediapunta, desde donde el 11 del Barça ejerció atinadamente su nuevo papel de líder. Con Busquets como apoyo para la pared, el brasileño capitaneó un ataque seductor, que durante muchos momentos no encontró quien se atreviera con el beso pero que le aseguraba a los visitantes el control absoluto de la situación.

Para atesorarlo, Luis Enrique entendió que le salía a cuenta renunciar al Neymar más delantero y a un Munir que sujeto en banda debía darle al brasileño la opción de pase diagonal que tan bien coordina él mismo cuando, con los roles cambiados, es Messi quien hace las veces de lanzador. También, como si fuera Jordi Alba, se postuló para ello Dani Alves cuando su importancia en la zona media se vio afectada, pero fue Rakitic quien desde la corona y entrando desde segunda línea se comió el caramelo devolviéndole al marcador lo que le había quitado al juego. Abierta la lata de un Bate que hasta entonces había puesto esmero en mandar el ataque culé a los costados consciente que el desequilibrio lo estaban dando Alves y Neymar, el cuadro de Yermakovich se abrió en busca del empate y le permitió al Barça, y en particular a Neymar, encarar un escenario de partido más parecido al que hace unos días disputó ante Paco Jémez. Llegaron algo más los bielorrusos, concesión de la que no habían podido disfrutar previamente porque Bartra y Piqué siempre le ganaban la partida al islote Signevich antes de que algún compañero llegara a rescatarlo, pero no peligró el dominio de un cuadro azulgrana que dejó más de lo que en esta ocasión se esperaba.

Tags:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.