En un momento dado | Dos rombos
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
24090
single,single-post,postid-24090,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
MADRID, SPAIN - DECEMBER 23:  Lionel Messi of Barcelona celebrates after scoring his sides second goal with his team mates during the La Liga match between Real Madrid and Barcelona at Estadio Santiago Bernabeu on December 23, 2017 in Madrid, Spain.  (Photo by Denis Doyle/Getty Images)

Dos rombos

De los últimos diez clásicos de Liga disputados en el Santiago Bernabéu, el FC Barcelona ha ganado siete y sólo ha perdido dos. Para el Real Madrid, enfrentar a Leo Messi en su propio estadio supone una dificultad añadida, pues le exige adaptarse a él también en el escenario donde menos deberían discutírsele sus reglas al equipo blanco. El doble campeón de Europa, ante el argentino, se ve obligado a asumir que primero está La Pulga, y que su planteamiento ganador sale tanto de sus fortalezas como de la capacidad que tenga para minimizar al 10. Mourinho lo descubrió después de encajar un 5-0, Ancelotti tras ver a Leo anotar tres goles y repartir una asistencia, y Zinedine Zidane luego de que el estandarte culé se hiciera con los tres puntos sobre la bocina en el último clásico liguero. Las recetas del Madrid para acomodarse a la realidad de un enfrentamiento contra Leo Messi han sido varias, dependiendo del momento y singularidad del conjunto merengue y del de su adversario, y han ido desde la reducción de espacios al temple del ritmo pasando por el reparto de la posesión del balón. La de Zidane, ayer al mediodía, resultó nueva.

El técnico francés del Real Madrid apostó de inicio por la presión, una fórmula poco experimentada hasta la fecha en los Madrid-Barça pero que respondió a dos condicionantes relacionados con la capacidad de contraatacar de ambos conjuntos. Del lado local, la no presencia de Gareth Bale reduce sus opciones de llegar arriba defenideno abajo, y por parte de los visitantes, la pérdida de una figura como la que representaba Neymar, o como la que se espera que represente Dembélé, la resta velocidad y amenaza a la espalda de una defensa rival adelantada. Subiendo la línea de su zaga, y acercándola a la de un mediocampo plantado en campo rival, pretendía Zidane negarle la opción al Barça de correr entre líneas, a cambio de la posibilidad de que lo hiciera donde hoy menos inquieta. La apuesta fue ganadora durante 45 minutos en los que su rival no consiguió altura ni continuidad con el balón en los pies, y en los que el ambicioso plan defensivo local situó las coordenadas del partido más cerca del área de Ter Stegen que de la de Keylor Navas. El riesgo que tomó Zidane fue un emparejamiento hombre a hombre por todo el campo cuando el Barça construyera juego desde atrás, con la novedad de Mateo Kovacic trabajando directamente sobre Sergio Busquets y sin hombre libre contra los delanteros culés.

lateralsJunto a Kovacic, la principal novedad de la estratégia blanca estuvo en la altura y agresividad posicional de sus dos laterales, que salían a buscar a sus homólogos barcelonistas hasta la misma línea defensiva visitante. Sin más hombres de banda ni por un lado ni por el otro, se dibujó un enfrentamiento directo entre laterales, que dado que la idea del Madrid consistía en cerrar espacios en campo contrario, por momentos estableció las posiciones defensivas tanto de Marcelo como de Carvajal más cerca de los puntas que de los centrales. Para que el planteamiento madridista tuviera éxito a lo largo del primer tiempo, resultó clave el papel de sus tres hombres de cierre. El Barça de Valverde, ante presiones tan adelantadas, tiene soluciones, siendo una de ellas la separación de las dos últimas líneas rivales a través del acercamiento de los centrocampistas al balón, para a continuación servir un envío directo que tras la dejada encuentre espacios a la espalda de los medios contrarios. Sin embargo, las victorias aéreas de Casemiro, Sergio Ramos y Varane sobre Paulinho y Luis Suárez, así como su acertada gestión de la segunda jugada, impidieron a los culés servirse de su solución más frecuentada. Sin fluidez a ras de césped ni atajos aéreos, la primera mitad, de este modo, se jugó en campo del Barça.

Ernesto Valverde había diseñado un partido de mínimos, consciente de su ventaja en la tabla y de la necesidad de su adversario, en el que arriesgar poco, asegurar mucho y provocar que al partido le pasaran pocas cosas. Al respecto efectuó dos ajustes en su estrategia. En primer lugar, intercambió las posiciones de Rakitic y Paulinho, pasando el croata a cerrar junto a Sergio Busquets para brindarle al mediocentro un refuerzo más posicional y con mayor capacidad de no comprometer el control del esférico, y lanzando al brasileño al ataque desde una muy matizada posición de partida en banda derecha. El matiz vino provocado por el hecho de que aunque sin balón el Barça insinuara una línea de cuatro ancha como las que viene formando habitualmente, ante el presumible rombo madridista la tendencia de Paulinho e Iniesta fue más central que escorada, provocando, también del bando culé, el enfrentamiento directo entre laterales. Del mismo modo que Marcelo y Carvajal cuando la posesión era azulgrana, Jordi Alba y Sergi Roberto salían muy arriba a defender a su par, sin miedo aparente a comprometer su espalda, instruidos en la importancia de los laterales blancos como focos de peligro ofensivo.

albaLa diferencia con respecto a lo planteado por Zidane, no obstante, fue que, por un lado, dado que la presión madridista localizó el juego en la mitad del Barça, este comportamiento se producía más cerca de la propia área, y por el otro que los blancos fueron más hábiles a la hora de amenazar la espalda de los laterales rivales. Pese a su aparente formulación de rombo, Cristiano Ronaldo por banda izquierda y Luka Modric por banda derecha se encargaron de doblar la amenaza y convertir a Marcelo y Carvajal en dos señuelos desde los que conquistar posiciones de ataque ventajosas a un lado y al otro del área grande. Especialmente el portugués, que durante este tiempo ejerció como la referencia exterior más adelantada del choque, le ofreció a los suyos un punto de apoyo abierto a partir del cual asentar los ataques muy arriba. Atacando junto a Marcelo la zona de Sergi Roberto, forzando al canterano a recular en exceso y girando al sistema defensivo visitante hacia el banderín de córner, los blancos metieron abajo a un Barça que pasó de custodiar la frontal a contener dentro del área. Afortunadamente para Valverde, en estos escenarios no hay central como Gerard Piqué. Como tantas otras veces, antes de que su equipo ganara, el catalán le permitió a los suyos no perder. Junto a Vermaelen y Ter Stegen se hizo fuerte en el interior del área, logrando imponerse al escaso remate que presentó el Madrid en su vanguardia. Con sólo dos delanteros en el once y uno de ellos influyendo en banda, el punto de penalti quedó a disposición de un Benzema muy poco inspirado y que no le reportó ventajas a su equipo ni en materia finalizadora ni en el juego rodado.

Así las cosas, el segundo tiempo exigía una reacción de Valverde con tal de cerrar la vía de agua abierta por Zidane en las orillas de la defensa del Barça, pero sorprendentemente la primera noticia de la reanudación la aportó el galo. Desde que arrancó la segunda mitad, el Madrid cambió la presión por el repliegue, una decisión que se tradujo en la generalidad del conjunto local pero que se hizo especialmente visible en la figura de Kovacic. El croata, del 1 al 45 había desempeñado una doble función sin balón según la zona del campo por dónde éste se moviera. Si el rival trataba de construir desde atrás, su vigilancia era sobre Sergio Busquets con tal de negarle el apoyo y la continuidad a la salida de balón azulgrana, mientras que si pese a todo los culés lograban avanzar con el cuero y adentrarse en campo rival, Mateo asumía funciones de doble pivote al lado de Casemiro pasando sus atenciones defensivas del mediocentro catalán a Leo Messi. Tras el cambio del Madrid al descanso, no obstante, durante la segunda mitad, Mateo sólo reprodujo el segundo comportamiento.

- A la izquierda, las alturas de Kovacic en el primer y el segundo tiempo. A la derecha, el mapa de calor del Barça en cada una de las dos mitades. (vía squawka-com)-

– A la izquierda, las alturas de Kovacic en el 1er y el 2º tiempo. A la derecha, el mapa de calor del Barça en cada una de las dos mitades. (squawka-com)-

Menos presionado y con Busquets activado, el Barça empezó a construir caminos seguros para avanzar con el esférico, situarse en la mitad madridista y juntar en ella a un gran número de efectivos. Al tiempo que crecía la necesidad de un Madrid obligado a reducir distancias, aumentaba el tiempo que los de Valverde podían mantener en su poder la pelota, y la altura del campo en la que manejarla. Con los laterales ya arriba como mecanismo para arrastrar hacia fuera a su oponente y de este modo aclararle el paisaje interior a Busquets y compañía, convertido Sergi Roberto en punto de apoyo y de gestión en el perfil derecho, y activándose Jordi Alba en la izquierda como receptor del pase.

SR clasicoTambién el Txingurri acometió un ajuste trascendente, en su caso más beneficioso para su propio equipo que el de Zidane. Actuó sobre el problema de sus laterales en defensa suavizando sus marcas a Marcelo y Carvajal. Iniesta y Paulinho ganaron peso en ellas, e incluso sin ese refuerzo Jordi Alba y Sergi Roberto concedieron algo más de aire a sus pares a cambio de no comprometer tanto su espalda en campo propio. Especialmente en el caso del de Reus, quien más había sufrido a lo largo del primer tiempo, el comportamiento fue muy revelador. Si anteriormente había afrontado cada recepción de Marcelo con el brasileño como único objetivo y delegando la custodia de su retaguardia a otros compañeros, tras el descanso siempre mantuvo un ojo puesto en lo que pudiera suceder a su espalda, y más cuidado en cerrar la opción de que el Madrid filtrase el pase hacia ese sector que en arrebatarle el balón de los pies al lateral izquierdo madridista.

Además de por este ajuste, también contribuyó a la seguridad defensiva visitante la cada vez más pronunciada tendencia de Cristiano Ronaldo de abandonar la cal para introducirse en el área, en pos de alcanzar una autoridad en el remate que hasta entonces su equipo no había tenido. Sin embargo, pudiendo ahora el Barça presionar arriba después de haber juntado pases y jugadores más allá de la divisoria, corregido el problema de los laterales y eliminada la referencia abierta que había permitido al Madrid juntarse arriba y girar al Barça hacia la esquina, el nuevo escenario facilitó que la defensa culé en todo momento se desarrollara de cara, mirando hacia Keylor Navas, y en disposición de lanzar la transición a partir de un arranque mucho más favorable. Sirva como ejemplo el origen de los dos primeros goles azulgranas, en los que primero Sergi Roberto y después Gerard Piqué pueden hacerse con el cuero ya orientados hacia adelante y sin necesidad de darse la vuelta para hilar la fase defensiva con el ataque. El lateral derecho catalán, sin la amenaza directa de un Cristiano desplazado al centro, pasó a ejercer como un centrocampista más, en este caso rebañando las posibilidades de los espacios que encontraba por fuera. Con cinco centrocampistas sobre el terreno de juego, por delante en el marcador y establecido el juego cerca de las zonas de influencia de Leo Messi, el Barça, de nuevo, disfrutó en el Bernabéu.

Artículos relacionados: 

 

 

– Foto: Denis Doyle/Getty Images

4 Comments
  • Michel
    Posted at 15:37h, 24 diciembre Responder

    Consideramos la victoria blaugrana por más,demeritos blancos que por meritos cules?
    Siempre partiendo de la base de que cualquier tipo de victoria se da por los meritos, sean cuales sean, del que la alcanza?
    Pero en este caso parece que los movimientos tácticos despejaron el bosque para el Barça.

    • Iniesta10
      Posted at 10:25h, 27 diciembre Responder

      Hombre, en el caso de Kovacic, era normal que no pudiera aguantar todo el partido. Si después de un gran despliegue físico, el R.Madrid no obtuvo ventaja en el marcador, está claro que tenían un problema. La misma decisión de Cristiano de desplazarse hacia el centro denota una cierta ansiedad por marcar.

  • Gal
    Posted at 12:50h, 26 diciembre Responder

    De verdad creéis que el Madrid dio un paso atrás? Yo he vuelto a ver el partido y no me lo parece. Lo que sí que cambio es que en la primera parte Casemiro quedaba como pivote y Kovacic saltaba a la presión de Busquets y en la segunda fue al revés (supongo que por repartir esfuerzos). El caso es que esta segunda parte al Madrid no le salió igual de bien la presión, y el Barça fue capaz de instalarse en campo rival un par de veces al principio, y una vez hecho esto, bien posicionado, recuperaba rápido tras pérdida y el partido entró en un nuevo escenario, propiciado también por el nerviosisimo del Real tras encajar…

  • Morén
    Posted at 03:26h, 29 diciembre Responder

    @MICHEL

    Más que la victoria, yo diría que el escenario en el que ésta se dio. En el cambio de guión del segundo tiempo, es decir, en que el partido pasara de jugarse en la mitad más próxima a Ter Stegen a hacerlo en la que defendía el Madrid, personalmente creo que pesó más lo que cambiaron los de ZIdane que lo que cambió el Barça. Aunque evidentemente ambos tuvieron que decir en ello. A partir de ahí, los de Valverde supieron cómo aprovechar la nueva situación.

    @Iniesta 10

    Fue fundamental, tanto la cuestión del poco remate que exhibió el Madrid durante los 45 minutos que fueron “los suyos”, como el cambio que experimentó Cristiano como consecuencia de eso para sumar intimidación en el área. En general su partido se ha llevado más críticas que halagos, o esa es la sensación que tengo, pero en la primera mitad del Madrid, el portugués estuvo cerca de parecerme el jugador más importante de la ventaja en el juego de los madridistas. Le perjudicó mucho a su equipo que después del descanso fuera perdiendo cada vez más influencia en la banda a medida que pasaban los minutos.

    @GAL

    Yo sí tuve la impresión de que el Madrid dio un paso atrás en la presión, y que de ahí nace un escenario nuevo que luego ya no es capaz de remontar. Porque el Barça está mejor, porque además saca ventaja del nuevo partido que se le presenta y porque, como resultado de ello y de cuestiones como la posición de Ronaldo que comentaba más arriba, no consigue dar con una solución para volver a llevar el juego arriba hasta la entrada de Bale+Asensio.

Post A Comment