En un momento dado | Alejandro Grimaldo: lateral general
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
12007
single,single-post,postid-12007,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Alejandro Grimaldo: lateral general

Tras prácticamente un año entero alejado de los terrenos de juego por culpa de una lesión en los ligamentos de su rodilla derecha, Alejandro Grimaldo regresa para recuperar un tiempo que no es perdido, porque antes lo ganó de más. Debutó con el Barça B más joven que cualquier otro, a escasos 10 días de cumplir los 16, y ahora, a las puertas de los 19, tras reaparecer a finales del curso pasado y completar la pretemporada con el primer equipo este verano, aspira a convertirse en uno de los pilares del joven filial azulgrana.

Alejandro Grimaldo García

  • Fecha y lugar de nacimiento: 20/09/1995, Valencia.
  • Altura: 1,70 m
  • Peso:  67 kg
  • Dorsal: 3
  • Demarcación: Lateral izquierdo

Alejandro Grimaldo es un lateral izquierdo de marcado talante ofensivo. No en vano, sus orígenes fueron jugando en la posición de extremo. Se trata de un futbolista sorprendentemente completo para lo que es habitual en la demarcación, con una globalidad en su juego que le ha permitido desenvolverse -y con buena nota- en posiciones tan variopintas como las de extremo en cualquiera de las dos bandas o de interior, además de la ya mencionada de lateral, su puesto más natural. Sirvan como ilustrativo ejemplo las tres jornadas que llevamos de campeonato en Segunda. Ante Osasuna entró para ubicarse a la derecha del ataque; en el Mini, frente al Sabadell, empezó de interior izquierdo y terminó como lateral del mismo lado, y el sábado resultó un elemento clave para que el Barça B se impusiera con autoridad al Zaragoza, jugando también en mediocampo.

Físicamente se trata de un futbolista menudo, con un tren inferior potente y el centro de gravedad muy bajo, lo cual le convierte en un jugador intenso en el movimiento, rápido en la reacción y el  giro, y difícil de derribar. Es ágil, veloz en carrera y sabe medir los tiempos para aparecer en el momento necesario, siendo un activo muy valioso en el juego de ataque del equipo. Conduce bien tanto por dentro como por fuera, y ataca con sentido el espacio. Notabilísimo a nivel técnico, su buen dominio del cuero le permite jugar con la cabeza levantada, una ventaja que en los metros finales se traduce en una toma de decisiones precisa. Mira mientras juega. Centro, pase raso atrás o pausa para que se sitúen los compañeros, es capaz de combinar en espacios reducidos y de lanzar la pared, acompañado todo esto de una corrección en el gesto y una exactitud en el golpeo que en categorías inferiores le valieron para asumir responsabilidades a balón parado.

Pero de un tiempo a esta parte, Grimaldo suma una cara más en lo que al juego de ataque se refiere. La que va por dentro, se involucra en la elaboración, y se asocia en parado. Como hemos comentado, tiene pié, interpreta el juego desde su globalidad y cada vez lo lee de forma más fina. No es Junior ni Marcelo -ni por nivel, obviamente, ni tampoco por perfil de lateral- pero no es extraño que Eusebio le esté dando minutos en el centro del campo. Además, al jugador la responsabilidad no le asusta, tiene personalidad y asume con gusto convertirse en una pieza importante con el cuero jugando por detrás de la línea del balón. Se está convirtiendo, pues, en un futbolista muy versátil, capaz de atacar dando profundidad al equipo entrando al espacio desde atrás, de fijar la amplitud o de sumar algo más que un apoyo en la sala de máquinas.

Defensivamente, es un zaguero responsable posicionalmente pese a su vocación ofensiva. Puntual en el retorno y voluntarioso en la presión, prefiere defender en una línea adelantada que sobre el borde del área grande. Rápido y hábil utilizando el cuerpo, es difícil de superar en carrera, y pese a la intensidad de su juego, la velocidad que tiene a la hora de reaccionar le permite retardar el gesto y no picar al primer amago del rival. Por arriba, claro está, el rival puede buscarle las cosquillas, pero posee salto, arrestos y control espacial.

La puerta del primer equipo está abierta, y la de lateral izquierdo no es precisamente la posición más restringida. Habrá tiempo para eso, aunque el joven jugador no haya desentonado, en absoluto, durante la pretemporada con los mayores. Después de demasiado tiempo sin poder disfrutar del verde, de momento le toca ser importante en Segunda con el filial. Creíamos que como lateral izquierdo. A ver qué dice Eusebio.

Artículos relacionados:

Tags:
8 Comments
  • arbmas
    Posted at 00:37h, 10 septiembre

    Vaya cantera de laterales zurdos la del Valencia, Alba, Bernat, Gaia, Grimaldo… todos han pasado por allí en poco tiempo. No se si sera el mejor pero a mi es el que mas me gusta de los 4, creo q Grimaldo le va a quitar el puesto a Alba en un par de años, vaya generación, la de 94-96 va a ser la mejor hornada de la historia, la de la nueva Masía.

  • arbmas
    Posted at 00:39h, 10 septiembre

    Porque no jugo Deulofeu hoy con la sub21 alguien lo sabe???

  • hoeman
    Posted at 08:56h, 10 septiembre

    Aunque no le he seguido la pista desde que se marchó del Valencia, comentar que aquí jugaba de mediocentro-interior, un poco a lo Baraja, además era de los mejores si no el mejor técnicamente de su generación: http://perlasdelfutbol.blogspot.com.es/2008/05/alejandro-grimaldo-el-motor-del.html

    • Morén
      Posted at 16:55h, 10 septiembre

      Gracias por la aportación, hoeman. Interesante ese pasado suyo como centrocampista interior.

  • Edgar Ie
    Posted at 14:14h, 10 septiembre

    Gran análisis, muy bueno!! Para mi “solo” te faltan Adama, Munir, Sandro, y Ortola? 😉 Gracias.

  • Federico
    Posted at 20:39h, 12 septiembre

    Por proyección apunta a un nivel Adriano o a un Marcelo?

    • Morén
      Posted at 19:33h, 14 septiembre

      Todavía es muy pronto para hacer proyecciones de nivel con estos chicos, aunque me parece difícil que no alcance el suficiente para, al menos, asentarse en el primer equipo. Ya después el tiempo, su evolución y la suerte dirá, pero Alejandro apunta alto.

  • danieljimenez
    Posted at 20:24h, 13 septiembre

    Me gusta que Grimaldo acumule minutos en el interior porque le dará matices a su juego. Quizá el Barça pueda aprovechar eso algún circuito en salida del balón
    Por cierto espero verlo la próxima temporada en el primer equipo porque cada día me gusta (y soporto menos) a Alba. Un jugador claramente sobrevalorado.

    Se cuenta siempre la cosa de que estuve en la cantera y lo dejaron ir y que el técnico que lo dejo ir cometió un grave error. Efectivamente hubo un claro error: pero fue rescatarlo. El que se tendría que ir fue el que tuvo la idea de que volviera.