En un momento dado | Otra vez Javi Gracia
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
13403
single,single-post,postid-13403,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Otra vez Javi Gracia

BARCELONA - MÁLAGAMarcelino Toral apuntó el camino hace aproximadamente veinte días, y Javi Gracia y sus pupilos anteayer lo bordaron. En parte porque a diferencia del técnico del Villarreal se encontraron un gol a favor en el minuto seis que legitimaba la radicalización de su planteamiento defensivo, y en parte porque los azulgranas estuvieron bastante menos inspirados que entonces, dejaron a cero al ultra-ofensivo Barça de Luis Enrique. Ya es la segunda vez. Como apuntaban el sábado los amigos de Ecos del Balón, ya fue el entrenador navarro el primero en anular al Barça 2014-15 allá por la jornada cinco. Entonces con un trivote que sobrecargara el carril central que habitaba Messi, y el sábado con dos triángulos que enfrentar en banda a los dos hombres más peligrosos del cuadro culé. Los únicos que ahora mismo parecen capaces de crear la ventaja.

Samu Castillejo, Recio y Miguel Torres en la izquierda y Horta, Darder y Rosales en la derecha, fueron el equivalente blanquiazul a Jaume Costa, Bruno, Cheryshev, Mario, Dos Santos y Pina. Especialmente en el flanco izquierdo, lograron ajustar la defensa sobre Leo Messi a un nivel altísimo, permitiendo la salida por fuera, tapando su regate hacia el interior y sumando la ayuda de Weligton desde el centro de la zaga. Tanto fue así, que al menos los dos centrocampistas del triángulo, cuando recibía el argentino giraban su cuerpo hasta orientarlo de cara a la línea de banda, como si el camino a defender no fuera el que conduce al área sino a la frontal. Leo, en los primeros 45 minutos de partido completó únicamente un regate, y sin el desequilibrio individual de su principal crack, los ataques azulgranas pierden la chispa que los enciende, porque ni los interiores son concebidos como inicio de nada ni Neymar tiene el mismo éxito cuando su costado es el fuerte en la ofensiva culé.

Sujetado en el dribbling, a Messi le queda la solución del pase, desde el cual activar zonas alejadas o habilitar los desmarques en profundidad que desde la orilla izquierda lanzan Jordi Alba o Neymar al corazón del área, pero otra vez la defensa malaguista ralló la perfección. Como el plan visitante -más después del gol- consistió en un repliegue muy bajo plantado prácticamente sobre el área propia que no permitía al Barça transitar con alegría, el envío de Leo encontraba pocos espacios a la espalda de la zaga, muchas piernas por delante y una colocación defensiva en frente que lo esperaba. Angeleri, central derecho del Málaga el sábado, completó hasta once despejes (9 de ellos en el interior del área), el lateral derecho Rosales también anduvo cerca de la decena y sólo uno de los envíos de Leo al interior del área encontró a un compañero. A Iniesta en el minuto 39, en una nada habitual entrada desde segunda línea del manchego en la que contactó de cabeza con el cuero. Messi no pudo ser inicio, ni con el regate ni con el pase.

Antes de entrar a describir lo que esto desencadenó, detengámonos un minuto en interrogarnos sobre las soluciones que podría haberse planteado el equipo para darle la vuelta a este escenario táctico de superioridad visitante. En primer lugar, y de forma más acorde a lo que viene planteándose en el último mes y medio, se echó de menos algo más de protagonismo en ataque de los interiores, principalmente Rafinha, a la hora bien de pesar por dentro bien de auxiliar a Leo para dividir las atenciones del adversario en banda. El brasileño, sin embargo, muy tímido en su juego, apenas apareció y en consecuencia no resultó extraño que Luis Enrique lo eligiera como el primer sustituido. Otra opción, viendo el escaso reclamo que suponía el carril central para los dos triángulos de banda planteados por Gracia, podría haber sido el intercambio de posiciones entre Neymar y Luis Suárez, con el charrúa acomodándose en el lado débil del ataque mientras la habilidad y buena sintonía del brasileño con el 10 activaran la frontal. Por último, y viendo que el enfoque defensivo boquerón se basó en regalar las salidas por fuera a cambio de resguardar la diagonal interior, un cambio de banda de los extremos habría girado como un calcetín la situación de partida.

En este sentido, y mientras en la izquierda se echó de menos menos insistencia de Neymar en una jugada que no fructificaba gracias a la estupenda actuación de Rosales y algún intento más por impulsar a Alba doblando por fuera, de la mano de Dani Alves en la derecha vinieron los momentos de más agitación malaguista durante el primer tiempo. La aparición por banda del lateral derecho del Barça, sin embargo, trae consigo peajes que ya incluso antes del descanso se hicieron pagar. Los desmarques de un entonado Juanmi a su espalda, por ejemplo, facultaron un contraataque malagueño que cuanto más se desataba el lateral más peligroso se volvía, y que siempre procuró terminar la jugada para que los de Luis Enrique no pudieran contraatacar tras el error.

Si, pese a las dificultades, durante la primera mitad Leo Messi había mantenido con cierta metodología su posición escorada en banda, en la reanudación Lucho rompió la baraja, situó al argentino por dentro y las constantes del equipo en 2015 brillaron por su ausencia. Se pedió el órden y la estructura de los ataques que viene imperando desde la derrota en Anoeta, la conexión en el inicio de la jugada entre La Pulga y Dani Alves, las ventajas de Neymar en el lado débil, la pérdida de balón controlada o al hombre extra en transición defensiva que supone el lateral cuando no tiene que ocupar la banda porque eso ya lo hace el extremo. No atacó mejor el Barça, y a cambio regaló al Málaga la posibilidad de salir y crear sensación de peligro en cada contra. El equipo no parece preparado para perderla en el carril central, Busquets no tuvo el contexto previo que lo haga sostenible sin balón y, con Alves en zona de extremo, el balón rueda sin frenos como aquellos quesos que en Gloucester tienen a bien lanzar colina abajo cada primavera. Por suerte, al final de la bajada esperaban Piqué y Mathieu, que rallaron a muy buen nivel aun con este comprometido escenario e impidieron que los visitantes aumentaran su ventaja.

El equipo de Javi Gracia ya sabe que terminará la temporada sin perder ante el F.C.Barcelona y sin haber encajado un gol del equipo de Messi, Suárez, Iniesta o Neymar. Veremos si su actuación sirve de receta al resto. Luis Enrique, por su parte, ya tiene las primeras respuestas sobre las que trabajar.

Tags:
5 Comments
  • Wildfire
    Posted at 12:50h, 23 febrero

    Bon Dia.
    ¿Que importancia le otorga o que valoración hace sobre que, las dos derrotas en liga eran precedente – a tres días – de un partido de champions?
    Si nos fijamos en las tres derrotas en liga, están situadas en anomalías del calendario. En el partido del Celta, el equipo venia de descansar solo dos días. En el partido de la Real sociedad todo lo contrario, venia precedido por las vacaciones navideñas, y luego a tres o cuatro días de la copa del rey.

    Yo creo que el equipo al no tener un plan sólido de creación de juego – o por no tener constructores y conductores de juego – ni al poder aprovechar la figura de Luis Suarez, a la que salga menos enchufado o esforzado de lo habitual lo tiene crudo para hacer daño a una buena defensa como la que plantó el Málaga.

  • Morén
    Posted at 14:52h, 23 febrero

    No me atrevería a asegurarlo con rotundidad, pero la verdad es que a priori me parece más anecdótico que otra cosa. El Barça, por juego, ha podido pinchar en más ocasiones y mismamente venimos de una racha con mucho partido intersemanal en la que el Barça ha ofrecido su mejor cara del curso. En todo caso habrá que seguirlo.

    Personalmente soy de la opinión que si en el segundo tiempo el Barça hubiese respetado su disposición inicial (Messi en la derecha) pese al flojo partido de los culés en lo individual y el acierto visitante, habría sido muy difícil que la producción ofensiva siguiera en nada. A fin de cuentas el Barça, jugando en la frontal y con Messi y Neymar perfilados para el regate, no permite ni un error al rival en un escenario realmente exigente desde el que se ha visto que el equipo produce ocasiones de gol con cierta facilidad. Creo que ahí faltó paciencia o confianza en la propuesta.

  • Jesus
    Posted at 19:12h, 23 febrero

    Yo la verdad hay partidos que veo al Barça muy espeso, muy lento. Pero el Sábado creo que fue más mérito del rival eh. Es increible lo juntos que estaban los jugadores del Málaga, y la intensidad con la que defendieron. Con constantes 2 contra 1 además. Messi, Neymar y Suárez lo intentaron, pero los defensas le superaron en cada acción.

    Me gusta vuestro Blog, os añadí a mi Blogroll, me gustaria que me incluyerais en el vuestro también. El mío es de deportes, este es:

    http://tecnicaindividual.blogspot.com/

    Un saludo!!

  • FELIX DAVID GORDILLO RAMIREZ
    Posted at 22:33h, 23 febrero

    me parece un gran articulo,no solo mostrando los fallos sino tb las posibles soluciones. dentro de estas posibles soluciones,me gustaria saber tu opinion sobre si en un dia inspirado messi hubiera sido el k hubiera elegido el mismo salir hacia afuera pq justo despues de anoeta el planteamiento del atletico no eataba muy alejado del visto ayer y en media hora lo destrozo haciendo de extremo puro saliendo hacia fuera.y si LE se equivoco al no poner a rakitic, o incluso a busi de interior para k junto a suarez pudieran ocupar el area ante esas posibles salidas x fuera dr messi ya k iniesta no esta para esas funciones?

    • Morén
      Posted at 02:30h, 24 febrero

      Es probable. Como comentas, fue el caso del primero de los duelos contra el Atlético, con Gámez como lateral a pierna cambiada igual que Miguel Torres aunque el madrileño está bastante más acostumbrado a la izquierda.

      Con ese Messi que planteas en el comentario es posible que sí, pero seguro que no fue la ausencia del croata la que hizo que Leo no buscara ese desborde exterior. Con el Messi del sábado (y quizá también contra planteamientos como el del Málaga), lo cierto es que el interior derecho que mejor iba era Rafinha, ya que es el que más feedback le puede dar y además es un futbolista con ciertas similitudes al argentino para cuando se intercambiasen los puestos. Lo que ocurre es que el brasileño jugó mal y, como en su primer tiempo contra el Villarreal en Liga, apenas buscó ese acercamiento a la cal que en mi opinión tan bien le habría venido al equipo.