En un momento dado | Con los ojos de Sergi Roberto
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
15294
single,single-post,postid-15294,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Athletic Club v FC Barcelona - La Liga

Con los ojos de Sergi Roberto

Sergi Roberto vio comenzar el Athletic – Barça sentado en el banquillo. El mismo que hace poco más de una semana lo acogió cuando, tras una hora de juego complicada para el canterano, Rakitic entró en su lugar. Los ecos de aquel primer partido de la Supercopa y el desenlace del segundo, se hicieron notar en los primeros compases del partido, pues el Barça salió muy pendiente de no cometer los errores individuales que entonces le empezaron a apartar de su quinto título del año. La salida de balón no asumía riesgos, ni técnicos ni posicionales, y como los de Valverde defendían con las líneas arriba pero no mordían, los primeros veinte minutos transcurrieron sin que apenas pasara nada. Mascherano y Vermaelen tenían la pelota sin presión, pero alcanzar el siguiente escalón era tarea complicada y conquistar la espalda del doble pivote local, una rareza. Con el balón en campo rival, los de Luis Enrique siguieron extrañando las carreras al espacio de Neymar activando el pase diagonal de Messi, pues es la forma más efectiva que tiene el equipo para girar a la defensa contraria y poner a las líneas de su oponente mirando hacia su propio guardameta. Rafinha, un futbolista distinto y que, a estas alturas, transmite más soltura arriba que en mediocampo, permite otro tipo de cosas que por falta de rodaje todavía no se han incorporado al engranaje.

Sergi Roberto, mientras tanto, viendo a Beñat y Rico salir sobre la recepción de espaldas de Rakitic e Iniesta, por momentos rememoraba desde el banco el sufrimiento vivido una semana antes, pero en esta ocasión los leones más que el robo pretendían la devolución al central y el Barça, cauto por los precedentes, intentaba quedar lo más lejos de un posible fallo. A los dieciocho minutos, pero, Alves salía lesionado de una pugna con Aduriz y Sergi Roberto entró en su lugar para ejercer como lateral derecho el resto de partido. La experiencia del canterano no tuvo nada que ver con la vivida en la Supercopa. El partido, tras su entrada, tampoco. El impacto del reconvertido lateral se hizo notar de inmediato. A diferencia del rol que usualmente tiene Dani Alves en este Barça, y pese a su pasado de centrocampista, su rol tuvo más que ver con la banda que con el apoyo interior. De hecho fue Leo Messi quien acudió a la mediapunta con más asiduidad tras perder a su compinche brasileño, dejando para Sergi el carril entero. Como en sus mejores tardes en el filial, exhibió poderío y timing de llegada, y en posiciones de ataque decidió bien y con acierto. Tan notorio resultó el punto de inflexión en el juego culé, que su ingreso pasó por la clave que permitió dar un paso al frente a su equipo. Lo cierto, sin embargo, es que hubo alguno más y, en realidad, el excelente partido de Roberto tuvo a favor un escenario táctico diferente que lo potenció. Su actuación, acierto y aportación no tienen ningún pero, pero sí un contexto.

Coincidiendo con el cambio de Sergi Roberto por Dani Alves, el Barça también modificó su estructura a la hora de sacar el balón jugado. A la pareja de centrales que afrontaba el inicio de la jugada en un dos para dos frente a Aduriz y Eraso, se le sumó un tercer hombre, por lo general Sergio Busquets. Como novedad con Luis Enrique (con Guardiola lo vimos alguna vez), el mediocentro no bajo hasta situarse entre Mascherano y Vermaelen, sino que habitó la teórica plaza de central izquierdo dejando al belga en el centro. De los tres hombres que componían el cierre, Thomas era el mejor iniciador, de modo que la disposición de las piezas pretendía potenciarlo al tiempo que con el añadido de Busquets, el movimiento daba a la salida superioridad numérica frente a sus defensores. Cuando, tras mover de lado a lado a Aduriz y Eraso, el balón llegaba a pies de Mascherano abierto a banda derecha, el argentino encontraba carril para progresar con el cuero. Por delante, la línea de cuatro del Athletic se emparejaba hombre a hombre con los laterales y los interiores azulgranas, pero la incursión del Jefecito reclamaba la atención de Sabin Merino dejando a Sergi Roberto solo para ganar metros a su espalda, recibir y provocar el desajuste defensivo: o llegaba solo o obligaba a un defensa vasco a desatender su marca.

También Andrés Iniesta contribuyó a mejorar la salida con un movimiento lleno de sentido e intención que repitió varias veces para que no se pasara por alto. Se acercaba al central para recibir la pelota, con el aliento de su par en el cogote pero la tranquilidad de quien no sabe perder el balón, y con un rival a cuestas, se aproximaba a uno de los dos defensores de la primera línea bilbaína hasta que este picaba, se iba hacia él y dejaba libre al central. Si Busquets fue la superioridad desde la suma, Andrés lo fue desde la resta. Mientras uno sumaba a un culé, el otro restaba a un rojiblanco. Desde la superioridad en la salida el juego del Barça ganó metros, comodidad y abrió el partido. Menguado para elaborar en posicional, se hizo fuerte en ese descontrol con el que tan fuerte golpea, e hizo pasar a Vermaelen por Piqué como guardia de defensa. El ex del Arsenal se hizo grande ante un rival con aroma a Premier, peleó y ganó la batalla aérea con Aduriz, cortó por abajo, protegió el área cuando más achucharon los leones y formó con Mascherano una pareja bien avenida. Corriendo y protegido, la ventaja azulgrana tomó forma de o-1 en una de las primeras veces en que esta temporada, en partido oficial, el equipo es capaz de activar el pase diagonal desde la derecha para la entrada al espacio de un hombre desde la izquierda. Sin Neymar bueno fue Jordi Alba. 

Si en el ecuador del primer tiempo la lesión de Dani Alves había dado paso a un nuevo partido, en el ecuador del segundo, un nuevo percance en este caso de Sergio Busquets, anunció el tercer acto. Sin el 5, las variaciones en el inicio de la jugada que habían provocado el cambio se perdieron, y para colmo encontraron en el pivote a Mascherano, un futbolista que tiende a restar agilidad a esta fase del juego. Como resultado, el factor Sergi Roberto se fue difuminando progresivamente, y con Messi en el carril central y sin el muro de contención que tras pérdida suelen levantar, juntos, los dos lesionados de la tarde, la transición local se empezó a imponer a la visitante. Llegaron los centros desde el costado y las imprudentes anticipaciones de Marc Bartra, pero a lomos de Vaermaelen el Barça logró sobrevivir y llevarse los tres puntos de un encuentro dividido en idéntico número de fases. En buena parte, se pudieron explicar a través de Sergi Roberto.

Artículos relacionados: @SergiRoberto_lateral

7 Comments
  • Joan
    Posted at 10:05h, 24 agosto

    La verdad que desde que escribiste sobre Bartra, me doy cuenta de sus errores. Ayer recuerdo una acción de un jugador del Athletic que terminó en fuera de juego, pero que si no lo llega a ser, se planta solo delante del portero tras un intento de anticipación de Bartra.

    En cualquier caso, ¡cómo me gustan estos Athletic – Barça, qué partidos!

  • futbollium
    Posted at 11:09h, 24 agosto

    Pues con la salida de Montoya, la baja de Douglas y la lesión de Alves; Sergi Roberto va a ser la solución de Luis Enrique. Qué bien vendría la participación de Aleix Vidal¡¡¡¡

    UN saludo

  • dribleador
    Posted at 13:22h, 24 agosto

    Gran partido de Thomas Vermaelen. Ubicación, decisiones acertadas, gran trabajo. Ojalá sea la verdadera muestra de sus recursos como defensa. La reorganizacion para jugarle al Atletic y revertir las fallas de los últimos partidos por parte del Barcelona fué muy buena.No me preocupa lo poco logrado adelante, se va a mejorar seguro. Busquets e Iniesta centro de máquinas junto a un Rakitic siempre con entrega en el quehacer sucio y duro y con la lucidez de siempre para jugar al futbol jugando más atrasado.. Sin Busquets nos metieron en el área nuestra. Esto me preocupa realmente de cara al futuro. El refuerzo del Medio Campo Ofensivo del Barcelona. Volver a tener identidad de equipo con la capacidad de cerrar bien y de sacar la pelota rápida con eficacia y a gran tempo. Eso es para mi estilo Barcelona.

  • Morén
    Posted at 15:20h, 24 agosto

    @Joan

    Es algo que Marc tiene que tratar de remediar de inmediato, porque su debilidad en el cuerpo a cuerpo o su poca contundencia en el área son problemas que puede esquivar o minimizar, por ejemplo, si el equipo le permite jugar lejos del área, pero su no-lectura a la hora de barajar cualquier opción que no sea la anticipación, le va a penalizar también con la línea adelantada como se vio ayer o hace una semana en el mismo escenario.

    @futbollium

    Aquí hemos hablado también alguna vez de Bartra o Mascherano como opciones, si bien Luis Enrique no se ha mostrado muy partidario de ellas. De hecho, al argentino no lo ha probado en banda nunca, y al canterano apenas unos minutos esta pretemporada en línea de 4 y contra el PSG la anterior en defensa de 3. Veremos si dada la situación cambia de parecer.

    @dribleador

    Es que Vermaelen es un buen central. Muy bueno cuando está en forma y con confianza. Su problema y riesgo era el apartado físico, pero disponible es un argumento de peso para el Barça en una posición en la que no va sobrado de especialistas. Además que puede mezclar bien tanto con Piqué como con Mascherano pese a que catalán y argentino sean tan diferentes.

  • Willshemb
    Posted at 20:58h, 24 agosto

    Grande Albert Morén.. Ultimo párrafo del articulo de Bartra.

    “Sin Gerard Piqué ni Mathieu, la exigencia este domingo para los centrales del Barça, de nuevo se prevé grande y Marc tiene opciones. Con Mascherano comparte debilidad en el dominio físico y aéreo, y ambos tienen problemas cuando el punta rival les obliga a interpretar situaciones diversas. En estas, Aduriz es un castigo para ellos. Entretanto, (Vermaelen, la opción más hecha al estilo directo de los bilbaínos y al choque, es también la solución menos testada).”

  • Joan
    Posted at 09:43h, 25 agosto

    @ Morén

    Dices que Vermaelen puede mezclar bien con Piqué y Mascherano: tú que le has visto más, ¿que se caracteriza más por ser un central marcador o de posición? Porque Piqué que guarda más la posición me casa con Mascherano, Mathieu o Bartra que tienden a anticipar más. Pero Piqué y Vermaelen… Me cuesta más verlo, a no ser que me digas que el belga también se ha caracterizado por anticipar

    • Morén
      Posted at 17:08h, 25 agosto

      Es un central que sabe ir al choque y anticipar, pero no lo definiría como un marcador de la forma en que se suele hacer. Puestos a situarlo en un lado o en otro, me parece más Piqué que Mascherano…lo bueno es que en fútbol esto de las mezclas a menudo depende del recipiente. En el Barça hemos visto a Piqué mezclarse a la perfección con dos acompañantes tan distintos como Márquez o Puyol. O a Xavi necesitar “un Deco” y después no poder imaginárnoslo sin “un Iniesta”. En este sentido, es cierto, Thomas mezclaría distinto con Piqué que con Mascherano, pero mezclar creo que mezclaría. Con el catalán potenciando un determinado juego en el que ambos se sienten cómodos, y con el argentino sumando uno lo que le puede faltar al otro. Así, mientras el parecido entre Mascherano y Mathieu sí puede ser problemático en el Barça, pienso que el que existe entre Piqué y Vermaelen (con sus cosas buenas y malas, como todos) no tendría por qué. Otra cosa ya será cuál de las dos mezclas interese más.