En un momento dado | El Athletic fue más grande que en la ida
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
15229
single,single-post,postid-15229,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Villar entrega a Gurpegui el trofeo que acredita al Athletic como el campeón de la Supercopa.

El Athletic fue más grande que en la ida

Alguna de las lágrimas más desgarradoras que durante la última década ha provocado el fútbol con una derrota, salieron de los ojos de jugadores del Athletic. Tres décadas sin títulos en un entorno que vive y siente su club como el bilbaíno, tienen que pesar mucho, no como losa o trauma pero sí como hechizo roto, como historia perfecta con final triste. La leyenda, la gabarra, la familia… Por eso, tras el 4-0 del partido de ida, los focos no se dirigieron solamente a cómo reaccionaría el Barça al varapalo, sino también a cómo le afectaría al Athletic la nueva situación de tener por fin el título en la mano y jugar para no perderlo. Y algo se debió hacer muy bien este fin de semana en el vestuario rojiblanco, porque no solo a los leones no les atenazó el vértigo, sino que el resultado del primer partido les brindó un aplomo y una seguridad en sus pasos que se tradujo, en pleno más de agosto, en una de sus mejores actuaciones en años.

Desde el minuto uno saltaron valientes los de Valverde, inteligentes con y sin balón y acertados en cada fase del juego. Supieron apretar la salida culé, y eso que los de Luis Enrique mejoraron ostensiblemente en la tarea respecto al encuentro del viernes. Resultó fundamental para ello, amén del punto de concentración que faltó entonces y a la presencia de hombres que no estuvieron en San Mamés, la lectura de una situación concreta del juego. El Athletic, organizado a partir de un 1-4-2-3-1 que dejaba a Aduriz como única referencia en punta y que mandaba a Eraso a la vigilancia sobre Sergio Busquets, tapaba la salida por banda derecha del Barça descuidando a los posibles receptores del otro lado, y tanto Piqué, Rakitic como sobretodo Alves y Messi interpretaron este hecho y supieron jugar con ellos. La cadena para escapar del agobio, no se apoyaba en el compañero más cercano, sino que solía saltárselo para buscar al siguiente que esperaba sin marca. Por ejemplo en el caso de los centrales, con el balón en los pies de Dani Alves y Aduriz presto a defender su conexión hacia Piqué, los envíos del brasileño buscaron mucho a un Mascherano sin par para que el Jefecito iniciara libre.

Superada la fase iniciar y aunque los de Luis Enrique encontraron situaciones próximas al peligro y al gol, el ataque azulgrana nunca rodó en bajada. La doble atención de Susaeta y Balenziaga sobre el regate de Leo Messi y la imposibilidad de que el argentino explotara como alternativa el pase diagonal pues faltaban sus dos receptores, encorsetaron el desarrollo más habitual de los ataques. Imposibilitado para conectar desde lejos, de hecho, tardó poco el diez en acudir a zonas más centradas y dejarle a Alves la cal. Con esto se generó un efecto negativo -las salidas a la espalda del lateral- que Piqué equilibró. El central catalán protagonizó un espectacular duelo con Aduriz, el héroe de esta Supercopa, y evidenció lo importante de su impacto anímico sobre el juego de su equipo. La separación entre Leo y Dani Alves, en este caso, también tuvo una parte buena, y es que alejó entre sí, a su vez, a Balenziaga y a Susaeta, de modo que en corto, sus compañeros empezaron a encontrar con más facilidad a La Pulga, pese a que probablemente se excedieran y terminaran favoreciendo la defensa concentrada del Athletic. Además, por banda izquierda, aunque Iniesta jugó con el interruptor encendido, ni Pedro ni Mathieu se hicieron notar en demasía. En especial Mathieu, no encontró la forma de sumar en ataque y su retorno defensivo fue tan lento que generalmente llegaba a la zona del lateral cuando ya casi tocaba volver.

Pese a todo, como se apunta, el Barça llegó y pisó zona caliente, pero no le acompañó el acierto como sí hizo con los centrales rojiblancos. Etxeita y Laporte protagonizaron acciones de área pequeña de mucho mérito, aguantaron de pie y fueron al suelo cuando tocaba. Defendieron cerca de Gorka como la temporada pasada no insinuaron poder hacer, y ni con el gol de Messi se descompusieron. El ejercicio de aplomo de los visitantes fue permanente. No sabremos qué habría sucedido con un segundo tanto catalán, pero sí que sin él enfrentaron de frente a un Barça que no jugaría su mejor partido pero que salió a por la remontada. Ni se encerraron ni se dejaron encerrar, con Aduriz de monumento en la pelea con los centrales para darle salida a su equipo, Beñat en el papel de paciente y seguro lanzador, y Eraso como descubrimiento tanto en la ida como en la vuelta. En pocos días repiten y habrá novedades de las que hablar antes. Por lo pronto faltará Piqué. Tremenda ausencia.

Artículos relacionados:

3 Comments
  • Kim jong
    Posted at 07:44h, 18 agosto

    Cronica de una muerte anunciada? Los grandes suelen tener problemas para arrncar, si a esto le sumamos la ausencia de una pieza ofensiva vital como es Neymar…. hubiera sido cercano al milagro.

    Respecto a Pique, un defensa de ese nivel me asombra la poca madurez mental que tiene. Ahora a comenzar la temporada sin el unico defensa de nivel maximo, le gente debiera dejar de justificar segun que actitudes.

  • Morén
    Posted at 17:51h, 18 agosto

    Si algo me ha descubierto esta Supercopa es la importancia de Neymar en el engranaje. No su calidad, evidentemente, pero pese a ser uno de los 3-4 cracks principales del equipo, el rol tan concreto que tuvo la temporada pasada hacía que lo viera un peldaño por debajo en cuanto a importancia colectiva que Suárez, Alves, Piqué o, ya no digamos, Messi. Pero el caso es que sin ese rol concreto y perdiendo como consecuencia el Barça el pase diagonal de Leo, el ataque se ha visto algo plano y la defensa sobre el 10 más cómoda para el rival. Amén de que, con Messi cortocircuitado, el brasileño es el otro origen individual de juego regateando en su banda. Supongo que con Alba el impacto de la ausencia, aunque importante, no habría sido tan grande, pero personalmente me ha servido para resituar la importancia de Ney en el funcionamiento grupal.

    • Halilović 10
      Posted at 00:13h, 20 agosto

      Y con Aleix Vidal de extremo izquierdo tambien se podria suplir bien no?