En un momento dado | Laterales y centrocampistas
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
15803
single,single-post,postid-15803,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
ciutat_esportiva

Laterales y centrocampistas

ciutat_esportivaLouis Van Gaal es uno de esos entrenadores a los que les gusta mover a ciertos jugadores de su teórico lugar natural. Así, por ejemplo, descubrió a un Schweinsteiger majestuoso, o nos dejó en Barcelona, como anécdota, una de las probaturas más singulares que ha contemplado el público del Camp Nou. En el equipo de Pep Guardiola, Amor, Celades o De la Peña, durante el inicio de la primera temporada del técnico holandés en el Barça el mediocentro culé fue Michael Reiziger, hasta entonces lateral derecho del Ajax y la selección orange. No parece que aquel remoto y estrambótico intento de reconversión pueda servir para explicar ninguna tendencia actual, pero lo cierto es que desde hace ya algunos años el paso entre el mediocampo y el puesto de lateral está más abierto que nunca. En una dirección y en otra, nombres como Lahm, Blind, Coentrao, Alaba, Lass o Essien han emprendido el viaje. Algunos definitivamente y otros de forma puntual.

Desde que empezaran a proliferar los extremos a pie cambiado y con ellos cambiaran las atribuciones de los laterales, la función de estos últimos ha ido evolucionado. En ocasiones responsables de gestionar el carril en bandas vacías con el balón en los pies y no llegando por sorpresa como antes, y otras como refuerzos asociativos de delanteros con salida natural hacia el interior, su relación con la administración de la pelota es ahora mucho más estrecha de lo que un día fue. Cada vez es menos extraño pensar en utilizar las características de un centrocampista para vestir la demarcación de lateral, así como recurrir a estos en caso de necesidad en la media. En el Barça actual, por ejemplo, encontramos casos desde la primera plantilla hasta el filial pasando por el equipo femenino. A las ordenes de Luis Enrique, un interior de escuela como Sergi Roberto se ha convertido en una de las sorpresas más agradables de lo que va de temporada en la Liga, donde antes y de un modo distinto Alves se había erigido en elemento capital del juego azulgrana asumiendo incluso más peso organizativo que el interior de su sector. No en vano, el brasileño con su selección nacional ya sabe lo que es ocupar una de las demarcaciones de la media, y teniendo en cuenta las bajas que sufre el Barça en su maltrecha plantilla, no es descartable que también en su club se requiera de él esta versión.

En el filial, además de la curiosidad de que Juan Cámara terminara el último partido en el Mini como lateral izquierdo, encontramos el paradigmático caso de Alejandro Grimaldo. Dada la crisis de interiores que padece el Barça B desde el pasado, la temporada anterior y esta el jugador ha actuado en ocasiones por delante de la zaga para paliar el déficit creativo de la posición. De vuelta al lateral, tanto Eusebio como Gerard no han dejado de buscar la manera de poder contar con su participación en la sala de máquinas aunque sea incorporándose a ella desde atrás. Y lo mismo sucede en el Femenino, donde tras las altas y bajas del verano, Marta Unzué y Melanie, las dos laterales del curso anterior, ahora se disputan dos de las tres plazas del centro del campo, la primera como mediocentro y la segunda como interior izquierdo. Más posicional la diestra y con mayor recorrido horizontal y llegada desde segunda línea la zurda, son dos casos más de una inclinación que se manifiesta transversal, quizá como síntoma de evolución táctica del fútbol de nuestros días.

Artículos relacionados:

Tags:
2 Comments
  • @ViejaEuropa1
    Posted at 12:42h, 20 octubre

    Lo de Reitziger seguro que estaría en su TOP3.

    Aunque quizá lo más recordado fue la posición de Celades en St James’ Park, la famosa noche del hat trick del Tino Asprilla.

    O tal vez aquel Bogarde con funciones de carrilero llegando a la línea de fondo rival una y otra vez.

    • Morén
      Posted at 17:07h, 20 octubre

      La verdad es que yo lo de Reiziger no lo recordaba, pero revisando partidos para algunos artículos que han tocado aspectos de esa época me lo encontré -nada más y nada menos que en campos como el Bernabéu- y fue todo un shock ^^