En un momento dado | Lo que vale Ivan Rakitic
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
19404
single,single-post,postid-19404,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
SEVILLE, SPAIN - AUGUST 14: Ivan Rakitic of FC Barcelona looks on during the match between Sevilla FC vs FC Barcelona as part of the Spanish Super Cup Final 1st Leg at Estadio Ramon Sanchez Pizjuan on August 14, 2016 in Seville, Spain. (Photo by Aitor Alcalde/Getty Images)

Lo que vale Ivan Rakitic

En las dos últimas ventanas de mercado, Ivan Rakitic ha visto aterrizar en Barcelona a Arda Turan, Denis Suárez y André Gomes. Compartiendo equipo, de mediocampo hacia delante con Busquets, Iniesta, Messi, Neymar y Luis Suárez, no es difícil pensar que el croata imaginara, como imaginamos casi todos, que las opciones de cualquiera de los tres fichajes de entrar a formar parte del teórico once de gala, pasaban por desbancarlo a él. Además, cada uno de ellos sumaba cosas que él no tenía. Pero del mismo modo, Rakitic estaba y está en posesión de cualidades que sus competidores no tienen, y a cada anunciada y amenazante novedad, mejor ha sabido hacerlas valer el 4 del Barça. Anoche fue el protagonista más positivo de la visita de los blaugranas a San Mamés, gracias al solitario gol que le entregó los tres puntos a su equipo, y a la actuación a la que el tanto hizo justicia.

Como era de esperar, aunque con más matices que en otras ocasiones, el Athletic, en su estadio, salió a presionar. A defender arriba. Como tantas veces, su presión más que pretender directamente el robo, trataba de forzar el error, tapar líneas de pase y diseñar emboscadas. Si el balón corría hacia atrás, siempre algún local iba detrás de él, pero si no, su labor no era tan agresiva. Solamente si el esférico llegaba a una de las bandas o cuando algún culé lo recibía de espaldas, el cuero pasaba a tener más valor como botín que el espacio. A la presión bilbaína, el Barça respondió con su gran aval en este tipo de situaciones: la calidad técnica de los hombres que protagonizan su salida. El fallo pretendido por su rival rara vez aparecía, y aunque muchas veces no avanzaran -no salieran- los catalanes siempre terminaban encontrando a un compañero al que entregar la pelota. En cierta medida, la salida de balón del Barça guardó cierto paralelismo con la que desarrolló en el Santiago Bernabéu la temporada pasada, entonces con la recurrente participación en el juego de Claudio Bravo y ayer con un Ter Stegen igualmente protagonista encargado de abrir juego hacia los costados.

Los caminos que halló el conjunto visitantes para zafarse de la presión rojiblanca resultaron principalmente dos. El primero, en banda derecha, fue Ivan Rakitic, que desde una lectura táctica y posicional impecables, y una pulcritud técnica de lo más inspirada, vistió de transición a los primeros pases, y con ello giró al rival y adelantó a los suyos. La segunda solución la propuso Luis Suárez, perfecta referencia en el apoyo tanto por detrás del mediocampo del Athletic como a la espalda de sus dos laterales cuando estos salían a encimar al extremo. El uruguayo, en escenarios de presión como los que a menudo enfrenta su equipo, es vital habilitando el recurso de una salida más directa y vertical. Con ellos dos a modo de correa de transmisión, lograba el Barça mover el partido desde su mitad a la del Athletic, donde se apreció que, como ha venido apuntando la pretemporada, los de Valverde todavía tienen mucho por ajustar. Ya fuera corriendo al contraataque en transiciones que incluso deparaban un número mayor de delanteros que de defensores, o establecido el ataque posicional, el jugo de los culés resultó natural, fluido y peligroso.

Junto a las intervenciones de Messi, la claridad de Rakitic, los envíos tensos de Busquets, la actividad de Luis Suárez, el acierto de Arda, la proyección de los laterales o la contribución de Piqué, volvió a destacarse una aportación de Denis un tanto inesperada antes de iniciarse el curso, pero que ya ha resultado decisiva en las dos primeras jornadas de Liga. Seguramente, hace un mes, cuando se hacía el ejercicio de imaginarse al gallego en el interior izquierdo del esquema culé, era más o menos sencillo vislumbrar en él cierta similitud con Andrés Iniesta. Al menos con alguna de las versiones del manchego. Sin embargo, su arranque de temporada está teniendo mucho de Seydou Keita, sobre todo en lo que se refiere a las entradas al espacio desde la segunda línea y a lo que ellas posibilitan. En la jornada inaugural, uno de estos desmarques limpió la diagonal Messi-Alba que daría origen al primer gol, y anoche en San Mamés, de nuevo un movimiento equivalente arrastró hacia el área a De Marcos permitiendo que Luis Suárez encontrara sin oposición a un Arda Turan sin marca. ¡Hasta tres desmarques análogos dibujó el interior del Barça en el ataque del primer gol!

La nota menos positiva de la noche probablemente haya que encontrarla en la figura de Samuel Umtiti, que aunque con la pelota contribuyó al plan, sin ella implicó algún que otro problema. Para el francés, el Aduriz-Eraso no era una pareja especialmente grata que defender -como tampoco lo habría sido una con Raúl García en lugar del ex del Leganés-, y el central terminó aculando en exceso, buscando la protección del área. De este modo, además de que sobre el papel posibilitase librar la batalla donde más habría interesado a los puntas locales, se separó en exceso de la posición de dos de sus compañeros: Jordi Alba y Busquets. Al primero lo entregó al aclarado en banda contra Iñaki Williams, y en el caso del segundo agrandó el espacio que se generaba a su espalda cada vez que el mediocentro salía a la presión. Los apoyos ahí tanto de Eraso como de Aduriz, así como alguna aparición interior de Williams, aprovecharon el desajuste para amenazar, aunque a la postre no hubiera que lamentar males mayores.

 

– Foto: Aitor Alcalde/Getty Images

10 Comments
  • Anónimo
    Posted at 14:55h, 29 agosto

    ¿Qué rol se vislumbra para André Gomes cuando Denis Suárez se ha afianzado como recambio de Iniesta y Arda de Neymar? Sólo queda el interior derecho y el medio centro, teniendo en cuenta la vuelta de Rafa.

  • oscar
    Posted at 15:22h, 29 agosto

    El rol que le veo de momento a Gomes es de revulsivo para cuando vayamos perdiendo, pero estamos a inicio de temporada, yo pienso que conforme avance estarra mas repartido los minutos que no juega Iniesta, veremos.

    Ter Stegen tiene que ir poniendose las pilas, mas vale pegar un pelotazo que no lamentarnos y Umtiti en algun momento y supongo que no sera en breve ha de dar un paso al frente, el resto la verdad es que bien o muy bien.

    Sobre el juego me gusto la insistencia de salir jugando.

    Moren viste el partido del Dortmund? que tal Bartra? espero que viendose titular en ese equipazo y nuevamente convocado en la seleccion le haga ganar confianza

  • Anónimo
    Posted at 15:26h, 29 agosto

    @ Oscar

    “Ter Stegen tiene que ir poniendose las pilas, mas vale pegar un pelotazo que no lamentarnos” “Sobre el juego me gusto la insistencia de salir jugando.”

    Estas dos frases creo que no son muy congruentes.

  • Roque
    Posted at 16:47h, 29 agosto

    En la final de la Eurocopa ya se le vio eso a Umtiti en alguna ocasion, no se si por inexperiencia, cuando las cosas se ponen serias el tiende a recular, quizas porque no confia suficientemente en sus posiblidades ante jugadores mas corpulentos que juegan bien de espaldas y entonces les da un espacio que no se tiene q dar. Pero tampoco iria mas alla de eso, de momento tiene pocos partidos aqui, se esta adaptando y ayer jugo ante un rival y un campo que le exigieron mucho mas del que lo haran otros, pero la duda de si sabra resolver este deficit sigue ahi.

    En el partido de ayer eche en falta a Neymar, ante esa presion que dejaba su defensa muy lejos de su portero tan solo Suarez era una amenaza en la profundidad, creo que en la banda izquierda Munir o sobretodo A. Vidal, hubiera podido dañar mas al rival buscando la espalda y la profundidad, en verano quando vi que volvia Tello pense que quizas se lo iban a quedar, el a mejorado respecto al jugador que era aqui y podria aportar velocidad y profundidad, aunque entiendo que eso tambien lo podria aportar A. Vidal y el 4ª delantero, porque Alcacer puede jugar en banda izquierda a lo Villa? o es mas Bojan (de area y goleador)?

  • Morén
    Posted at 17:05h, 29 agosto

    @ Anónimo

    Yo veo potencialmente muy interesante la participación de André en el interior derecho, por el extra de creatividad con balón que añadiría en un perfil que este año se ha quedado sin Alves. Pero en todo caso, seguramente sea pronto para adivinar las intenciones de Luis Enrique ahí. Que Denis haya entrado ahora en el interior izquierdo puede ser primera pista o puede ser solamente que el gallego suma una pretemporada entera y más minutos de juego. De hecho casi todos los amistosos los jugó en la derecha. Personalmente no descartaría ninguna combinación ahí de entrada porque me parece que cualquiera puede tener sentido, así que supongo la temporada nos lo deberá ir descubriendo.

    @Oscar

    No lo pude ver, no. Si alguien lo hizo que nos comente qué tal le fue a Marc, y si no a ver si sacamos tiempo^^.

  • Iniesta10
    Posted at 17:32h, 29 agosto

    A mi Ter Stegen me parece un porterazo. Esos errores de juventud son absolutamente normales (también le pasaron a Valdes, ahora mismo recuerdo un gol de Villa en el Camp Nou por cesión de VV).

    Aunque en un principio yo no aposté por Rakitic, con el tiempo me ha demostrado que es un excelente jugador, y sobre todo, que siempre aporta. Además tiene gol entrando desde atrás y es muy cumplidor. Ha marcado goles importantes, trabaja mucho, equilibra el juego de Messi, etc. Me parece un excelente jugador. Y aunque no sea de los mejores, nunca es de los peores. Es muy regular.

    Tengo muy buenas sensaciones con Paco Alcacer. Tiene desmarque al espacio, velocidad, instinto goleador, disparo al primer toque. Aunque no sea un driblador, dará mucha profundidad al equipo.

  • Anónimo
    Posted at 17:46h, 29 agosto

    @ Morén

    Totalmente de acuerdo contigo Albert. Es difícil adivinar las intenciones de Luís Enrique a estas alturas de la temporada. Más teniendo en cuenta los minutos de pretemporada que han acumulado unos y otros, la ausencia de Rafa, etc..

    @ Iniesta10

    “equilibra el juego de Messi”.

    Y el de Sergi Roberto, ayer cayó a banda un par de veces para compensar los slalom del mismo, ¿os disteis cuenta? Qué potencia la del catalán, ayer me emocionó verle.

  • oscar
    Posted at 13:34h, 30 agosto

    @Anonimo
    Es mejor salir jugando que pegar un pelotazo. es mejor pegar un pelotazo a que te marquen un gol

  • Jolaus
    Posted at 00:37h, 31 agosto

    El punto conseguido el domingo gracias al gol de Rakitic, puede valer oro a futuro. Me recuerda a aquellos testarazos de Mathieu de la 14-15.

    Sobre Rakitic, recuerdo como se le juzgó al inicio por “no ser Xavi”. Y lo que el tiempo ha demostrado son dos cosas: a) No habrá otro jugador tan maravilloso como Xavi y b) El Barcelona no está necesitando de “un Xavi” para poder triunfar (aunque si necesitó que Messi retrasara su posición por lo que podría decirse que dos hombres hacen lo que él solía hacer).

  • Luis Glez.
    Posted at 00:39h, 01 septiembre

    El hecho de que Rakitic esté mostrando su nivel no debería sorprendernos. El caso es que, como dice Albert, debido a los mútliples fichajes del Barça (además de la “reincorporación” de Arda) todos parecían tener un encaje en el interior derecho debido al peso del resto de piezas del 11 de gala; así, si Luis Enrique, aunque pienso que no a priori, tenía en su cabeza cambiar a Iván por otra pieza… con este nivel va a ser difícil, además de que todo esto contribuirá a la mayor competencia interna de la mejor plantilla que ha tenido Luis Enrique, según sus palabras, que coincide con mi opinión.