En un momento dado | Mestalla desde la presión
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
23809
single,single-post,postid-23809,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
VALENCIA, SPAIN - NOVEMBER 26: Daniel Parejo (L) of Valencia competes for the ball with Sergio Busquets of Barcelona during the La Liga match between Valencia and Barcelona at Estadio Mestalla on November 26, 2017 in Valencia, Spain. (Photo by Fotopress/Getty Images)

Mestalla desde la presión

Desde que cayera en la veraniega Supercopa ante el Real Madrid, el Barça de Valverde no conoce la derrota. Ha visitado ya los estadios de Atlético de Madrid, Athletic Club de Bilbao, Juventus de Turín o Valencia, y de todos ellos ha salido indemne. La receta del técnico cacereño, que tras la pérdida de Neymar, la lesión de Dembélé y la falta de determinados relevos en su plantilla cuenta a sus ordenes con el abanico menos brillante de cuantos han manejado los últimos inquilinos del banquillo azulgrana, en los desplazamientos de mayor exigencia hasta la fecha ha sido siempre el mismo: formar con cuatro centrocampistas. En dos de los tres anteriores precedentes, uno de esos centrocampistas ha sido Paulinho, y de la misma forma que sucedió el miércoles ante la Vecchia Signora, anoche en Mestalla la presencia del brasileño se convirtió en uno de los rastros más claros del planteamiento de su entrenador. La presión sobre el inicio de la jugada rival es uno de los aspectos fundamentales del libreto de Ernesto Valverde. Siempre lo ha sido, aun cuando sus propuestas para los sucesivos equipos a los que ha dirigido ha ido cambiando según fueran las necesidades. Pero la idea de recuperar arriba, de alejar la defensa de la propia área y de convertir el avance rival en un campo minado, han estado presentes allá donde ha ido el Txingurri.

- Cuatro momentos de la presión con la que el Barça dominó el primer tiempo contra el Valencia. -

– Cuatro momentos de la presión que realizó el Barça sobre el inicio de la jugada del Valencia, y con la que los de Valverde dominaron el primer tiempo. –

A través del pressing en campo contrario pusieron los culés, en Mestalla, la primera piedra para firmar unos de los cuarentaycinco minutos más convincentes del curso. Ejerciendo un control casi total de la situación en casa del excitante segundo clasificado, y sin apenas sufrir ante las figuras ofensivas que presentaba su adversario. Para llegar a esa efectiva presión sobre los primeros pases valencianistas, Valverde orquestó un planteamiento basado en un primer escalón normalmente formado por tres hombres, y por multiplicar los potenciales receptores en el carril central. Lo primero le otorgaba a su equipo, por lo general, superioridad numérica a la hora de iniciar el juego ante Rodrigo Moreno y Zaza, dando aire a sus envíos. Lo segundo, amén de dificultar a los hombres interiores del Valencia poder cortocircuitar todas y cada una de las líneas de pase que unían a Vermaelen, Umtiti y Busquets con Rakitic, Iniesta, Paulinho y Messi, también arrastró hacia dentro a los jugadores de banda del mediocampo che. Tanto Guedes como Soler, tuvieron que trabajar junto a Parejo y Kondogbia sobre la nube de barcelonistas que se movían entre la cara y la espalda de los mediocentros locales. Esto no evitó, por un lado, la liberada línea de pase hacia Jordi Alba y Semedo para que el Barça ganara metros con balón, ni, por el otro, que entre Parejo y Soler y entre Kondogbia y Guedes se abrieran puertas a las recepciones interiores del Barça.

- En muchos momentos, el Barça formó con tres hombres en salida para tener superioridad numérica ante la doble punta del Valencia. -

– En muchos momentos, el Barça formó con tres hombres en salida para tener superioridad numérica ante la doble punta del Valencia. –

Bien porque desde el pase a la espalda del mediocampo local los azulgranas llevaran el balón a zona de entre líneas, bien porque los laterales recibieran arriba, o bien porque Leo Messi cortara en conducción desde la base hacia el espacio del diez, los hombres de Valverde lograron poner con continuidad a su rival mirando a la portería de Neto. De este modo, acto y seguido y en caso de perder el balón, los ches partirían de una situación desfavorable para iniciar la contra, con muchas piezas demasiado atrás, los encargados de lanzar el primer pase mal orientados, y muchos futbolistas del Barça cerca de la pelota en disposición de ahogar el intento de escapada. Paulinho, Sergio Busquets y Samuel Umtiti encabezaron tres sucesivas barreras que hicieron imposible a su adversario construir una transición defensa-ataque sencilla durante la primera mitad. Tampoco el Barça, pese al dominio y a la posibilidad real de haber marcado, tradujo su superioridad en un volumen alto y constante de situaciones de peligro.

- Multiplicando líneas de pase por dentro, el Barça estrechó a la media del Valencia y giró hacia su portero. -

– Multiplicando líneas de pase por dentro, el Barça estrechó a la media del Valencia y la giró hacia su portero dificultándole el contraataque. –

El hecho de que el plan sacrifique una pieza de ataque para incluirla en mediocampo, y la realidad de un Luis Suárez que no está pudiéndose valerse en soledad como sí hiciera el uruguayo en épocas no tan lejanas, fueron las principales causas. Al charrúa, multiplicado en el apoyo y que trabajó con sentido por delante de sus compañeros para orientar a la zaga valencianista según fueran las necesidades de la acción, el físico no le aguantó para llegar también, a tiempo, al desenlace. Sirva para ilustrarlo una jugada varias veces repetida por su equipo y que, por insistente, cabe suponerla parte del plan que diseñó Valverde. El lateral del Barça recibe arriba a través de una línea de pase limpiada a la manera que se ha descrito anteriormente y con Suárez haciendo peso en dirección contraria para sujetar a la zaga. A continuación, el nueve culé se desplaza para ofrecer el apoyo de espaldas sobre el pico del área, arrastrando con ello al central y abriendo carril por dentro. Toca hacia atrás para un compañero encarado, que lanza el pase en profundidad buscando la entrada desde segunda línea de uno de los centrocampistas. Éste se adentra en el área y dibuja el pase definitivo hacia un punto de penalti que espera la aparición, de nuevo, de Luis Suárez. El uruguayo no llegó, y poco a poco fue saliendo del partido extrañando una compañía en los metros finales que la entrada de Deulofeu no le proporcionó.

- Gayà incorporándose por banda generando el 2x1 contra Semedo.-

– Gayà incorporándose por banda generando el 2×1 contra Semedo.-

El canterano fue la carta con la que Valverde buscó sumar a la ofensiva cuando, ya en la segunda mitad, el encuentro se abrió y sonrió al Valencia. Marcelino lo logró, también desde la presión, mandando adelantar líneas a su equipo y propiciando con ello un partido más dado a las transiciones en el que, sin Neymar ni Dembélé, Guedes, Zaza y Rodrigo intimidaron más que Luis Suárez. Aliándose el portugués con Gayà para castigar a un Semedo sin refuerzos, multiplicándose el italiano para tener ocupados a los centrales del Barça, y ofreciéndose entre líneas el español a los pases de Parejo, le dieron la vuelta los ches a lo que había sido un primer tiempo de contrariedades. Con el reparto de puntos, la cabeza de la tabla se mantiene igual, pero tanto Valencia como Barça hoy son más creíbles que hace una semana.

Artículos relacionados: 

 

– Foto: Fotopress/Getty Images)

3 Comments
  • Rafael
    Posted at 15:57h, 27 noviembre Responder

    I can understand, but can’t write in castellano, so sorry. Nice analysis. Team is good defensively, but can’t create or score. that’s a worry to me. Suarez and Rakitic should see the bench for a while. Both are making this team far worse. rakitic didn’t help Semedo yesterday, left him exposed… and suarez is declining fast. Barcelona won’t win anything with those in the pitch.

  • Morén
    Posted at 21:22h, 27 noviembre Responder

    @Rafael

    La cuestión es que, sin Suárez, seguramente lo tenga todavía más difícil^^. Paree claro que las opciones del Barça de Valverde, a nivel de máximo potencial, pasan por la mejoría que logre obrar el Txingurri con respecto al uruguayo y a Piqué. Pero lo que ellos no están dando yo no tengo nada claro que sí puedan darlo otros miembros de la plantilla (me inclino por el no). Por eso, más allá de señalar su bajo momento, creo que lo interesante será ver y pensar de qué forma puede favorecerse que esas versiones mejoren. En el caso de Suárez antes comentaba en twitter que me parece una ecuación complicada, ya que relaciono mucho sus dificultades con el hecho de estar menos acompañado arriba (tiene que hacer más cosas y a diferencia de otras épocas ahora no está pudiendo con ello), y justamente la idea de Valverde para hacerse fuerte en los días señalados está siendo la de sumar un efectivo más en mediocampo a costa de restar un delantero. Ahí tendrá que estrujarse los sesos Valverde.

    @Joe

    Ya te había gustado poco Deulofeu en Turín, imagínate después de Valencia. En mi opinión el gran reto de Gerard en el Barça es el de amoldarse a desarrollar su futbol desde un rol de secundario, que es algo que en su carrera nunca ha sucedido. A nivel de juego y, sobre todo, de respuesta mental a este escenario nuevo. Seguramente no haberse hecho por ahora a lo segundo le esté poniendo las cosas más difíciles a la hora de lograr lo primero.

  • GAL
    Posted at 10:26h, 28 noviembre Responder

    Albert, en el contexto de Suarez, no te parece que le puede beneficiar muchísimo la presencia de Dembele?
    Si se acopla bien y muestra su potencial va a ser un jugador más a vigilar muy de cerca por las defensas rivales, cosa que ahora no sucede con ningún otro jugador de medio campo hacia arriba. Con Dembele el jugador que lo marque va a necesitar de ayudas con lo que el rival tendrá que repartir esfuerzos en las marcas lo que en principio tiene que beneficiar a Lucho. Además Dembele demostró ser un gran pasadro en el Borussia, con lo que Suarez añadirá un nuevo asistente más cercano al area además de Messi.
    Mi duda es como va a afectar la presencia de Dembele a este juego de control de Valverde. Si bien la presencia del frances puede aliviar a Suarez, el colectivo del Barça puede resentirse… veremos.

Post A Comment