En un momento dado | En Turín sin Leo Messi
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
23790
single,single-post,postid-23790,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Barcelona's Argentinian forward Lionel Messi warms up during the UEFA Champions League Group D football match Juventus Barcelona on November 22, 2017 at the Juventus stadium in Turin. / AFP PHOTO / Filippo MONTEFORTE (Photo credit should read FILIPPO MONTEFORTE/AFP/Getty Images)

En Turín sin Leo Messi

El miércoles por la mañana, cuando despertó en Turín, Ernesto Valverde tenía poco que ganar y bastante que perder. La implacable marcha de su Barça a nivel de resultados no ha disipado la sensación de que, para pelear la Champions League con totales garantías, a la plantilla azulgrana podían faltarle cosas. Que sería en la competición europea donde el convulso verano culé podría cobrarse sus facturas. Con el pase como primero de grupo virtualmente asegurado y a las puertas de un encuentro de Liga cuyo valor supera los tres puntos en disputa, cabía la seria posibilidad de que resbalar en el feudo de la Juventus, aún sin acarrear prácticamente consecuencias de cara a la clasificación, implicara un precio a nivel de confianza siempre inoportuno. En esta ocasión, sin embargo, el equipo no estaba obligado a asumirlo, y no puede haber forma más contundente de materializar la desconexión de un hipotético traspiés respecto a la realidad futbolística del equipo, que dejar fuera del once inicial al futbolista más importante del mismo. Quien se enfrentaría a la Juventus en el césped del Allianz Stadium, sin Messi, no sería propiamente el Barça. De no sonreírle el resultado, no se mancharía, y si en cambio lograba un marcador favorecedor, éste se habría labrado a pesar de tamaña ausencia. Además de darle un respiro al astro argentino, dejando a Leo en el banquillo, Valverde diseñó un paréntesis. Turín saldría gratis.

- El cambio de posición de Paulinho en la segunda parte, respecto a la primera. -

– El cambio de posición de Paulinho en la 2ª parte, respecto a la 1ª. Inicialmente por delante de Rakitic, Iniesta y Busquets, y después por detrás. –

En el lugar de su Barça más habitual, el Txingurri dio la vez a un equipo que ofreció muchas más respuestas defensivas que ofensivas, al que durante buena parte del encuentro faltó profundidad pero que a cambio, de una nueva forma, tomó el control de la situación a través de recursos diferentes. Tan diferentes como pasar de jugar con Leo cerca de Luis Suárez a optar por situar a Paulinho a la vera del uruguayo. Mediapunta sin matices durante muchos minutos, tanto en ataque como en defensa, el brasileño encaró de inicio la búsqueda de una iniciativa basada en privar a su rival del escenario deseado. El internacional carioca, situado por delante de Sergio Busquets y Rakitic, se empleó principalmente sobre Miralem Pjanic, impidiendo al cerbero turinés dotar al choque del ritmo y la dirección que más convenían a los hombres de Massimiliano Allegri. La receta barcelonista en cuanto a la contención, tuvo mucho que ver con este ímpetu a la hora de apretar yendo hacia adelante, pues más allá del característico desempeño de Paulinho, la agresividad de Iniesta en el perfil izquierdo que por momentos vistió a la estructura culé de 1-4-2-3-1, la forma cómo Digne y Semedo persiguieron a Dybala y Douglas Costa, el trabajo que hizo Piqué sobre los apoyos de Higuaín o el dominio que impuso un intratable Samuel Umtiti lejos de su propia área, definieron a un Barça con poco que sufrir a su espalda y dueño del guión. Las pocas ocasiones en que los bianconeri lograron ponérselo en entredicho estuvieron relacionados con los momentos en que Paulo Dybala lograba darse la vuelta, después de que él mismo y Cuadrado hubieran juntado atenciones en el sector derecho, y cambiaba de orientación el juego hacia el aclarado de Costa contra Semedo.

- La altura alcanzada por Semedo y Digne en sus persecuciones a Douglas Costa y Dybala. -

– La altura alcanzada por Semedo y Digne persiguiendo a Douglas Costa y Dybala. –

Con cuatro regates completados, el brasileño fue el futbolista local con más capacidad para filtrarse por la rendija, y aunque no lo consiguiera muchas veces, siempre que lo logró su equipo se topó con un Marc-André ter Stegen que rozó la perfección en tiempo y manera. Los cuatro dribblings de Douglas Costa fueron el doble de los que completó el barcelonista más pródigo en esta suerte, siendo especialmente significativo que quienes compartieran este honor fueran Busquets, Lucas Digne y Nélson Semedo. Al Barça, otra vez, le faltó desequilibrio. Y es que su control en el discurso no estuvo acompañado de profundidad. No jugó lejos del área de Buffon, pero sí le costó adentrarse en ella. Andrés Iniesta, muy activo y distinguido en la medular, fue una solución para subir escalones, pero a las puertas del definitivo el equipo no le abrió camino. Resultó reveladora en este aspecto la escasez de pases hacia el pico del área que recibió de Digne, esos que por venir desde el costado y en dirección contraria al avance, suelen llegar regalando espacio y tiempo. Ni el manchego ni Rakitic se asomaron demasiado al balcón. Sí lo hizo bastante más Paulinho, aparentemente lanzado a la llegada para aprovechar las constantes caídas de los puntas hacia los costados, pero finalmente poco efectivo en zona de remate. No pudo ser el carioca el soporte que viene encontrando Luis Suárez en la figura de Paco Alcácer, de cara a repartirse los movimientos sin balón en el frente de ataque. El uruguayo, después de dos partidos de recuperación al lado del delantero valenciano, regresó a la versión más taciturna que de él se ha podido ver esta temporada.

- Arriba, los mapas de Iniesta, Busquets y Rakitic durante el primer tiempo. Abajo los del segundo. (vía squawka.com)-

– Arriba, los mapas de Iniesta, Busquets y Rakitic durante el primer tiempo. Abajo los del segundo tiempo. (vía squawka.com) Click para ampliar –

Trascendente en defensa pero de escasa utilidad ofensiva, el papel de Paulinho cambió en la segunda mitad. Su posición con el balón en propiedad del Barça bajó varios escalones, como colchón de seguridad para que Iniesta, Busquets, Rakitic y posteriormente también Leo Messi, acercaran su influencia a la frontal del área. El croata, además, debido a la salida del campo de Gerard Deulofeu, pasó a influir también en banda derecha, lo que ayudó para que el ataque culé ganara en profundidad ofensiva y manejara los tiempos de un duelo en el que sólo al final pareció la Juventus tomar la iniciativa. Para entonces, los italianos volvieron a encontrar bajo palos la sombra de Ter Stegen, que abrió y cerró la noche evitándole a su equipo encajar un gol.

Artículos relacionados: 

– Foto: Filippo Monteforte/AFP/Getty Images

6 Comments
  • Joe
    Posted at 05:18h, 23 noviembre Responder

    Saludos. Poco que agregar a vuestro análisis, y de ese poco la figura de Deulo es la que más me llama la atención. En todos los contextos que Valverde lo ha utilizado, cuando inicia como titular, nunca ha impuesto su presencia ni destacado ninguna de sus virtudes. Hoy sin Messi, esperaba algo más, pero no realizó movimientos destacados ni mostró capacidad de organizar y/o combinar en el lado tosco del Barça (Semedo/Iván). Lo mejor que le he visto ha sido de revulsivo, bregando sobre rivales cansados con ese drible que necesita diez arranques para sacar uno o dos mortales. Esto me lleva a pensar que no veré nunca en Barça al Deulo del Milan o de la primera temporada del Everton, sin embargo, y aquí la cuestión, ¿hay alguna manera de desatar a Deulo?

  • Chris Smith
    Posted at 09:51h, 23 noviembre Responder

    Estoy de acuerdo contigo, de momento sigo viendo un futbolista como tú describes y que además se le va apagando la luz cuanto más cerca cuando entra en los metros que deciden. ( rompe bien y centra mal, le sobra un último regate,…) casi siempre es un uyyyy, pero nada más. Por otra parte, me gustaron más los minutos que jugó en la segunda parte. En ellos estuvo bastante tiempo jugando como media punta, recorriendo todo el balcón del área y repartiendo juego ( iba a decir que haciendo de Messi, pero eso es una broma), recordándome un poco al Muniain del Athletic cuando no juega de extremo. Entiendo que el cambio de posicióbn de Paulhino, que bajó más a medio campo, le permitió ese espacio y sin Messi ni nadie que cogiese ese rol, vi para mi gusto, los mejores minutos de Deuloufeu en el partido.

  • J.
    Posted at 12:01h, 23 noviembre Responder

    Otro apunte importante fue la presencia de Jordi Alba en el centro del campo intercambiando alturas con los delanteros. Una configuración interesante si comparte perfil con un delantero con tendencia a retrasar unos metros su posición, como puede ser el caso de Messi, Denis Suárez o el mismo Arda. Menos sentido tendría sobrepoblar la delantera con una configuración Jordi Alba + Suárez, Paco Alcácer o Deulofeu.

    Me guardo la nota como un apunte interesante a partir del cual poder edificar en un futuro con el mismo Jordi Alba o con el retorno de O, Dembélé. En este sentido, ¿véis posible la configuración O. Dembélé interior intercambiando alturas en el mismo perfil con un delantero con tendencia a bajar al centro del campo, como pueden ser Messi o A. Iniesta?

  • Gordillo
    Posted at 14:40h, 23 noviembre Responder

    Yo siempre le busco los 5 pies al gato, y pienso como podría mejorar el Barcelona,y alguien puede creer en la opción de convertir a deulofeu en un /lateral carrilero si se juega con rombo (donde semedo) a largo plazo para lograr hacerse un hueco en el FC Barcelona.
    Y la otra duda es donde encajaría dembele en este esquema(haciendo lo de deulofeu ayer)y Messi de MP(paulinho) o cambiaría a un 4-2-3-1 por fin con con iniesta(fichaje)-messi-dembele. Y rakitic busi de doble falso pivote.

  • J.
    Posted at 16:08h, 23 noviembre Responder

    @ Gordillo

    “Yo siempre le busco los 5 pies al gato, y pienso como podría mejorar el Barcelona,y alguien puede creer en la opción de convertir a deulofeu en un /lateral carrilero si se juega con rombo (donde semedo) a largo plazo para lograr hacerse un hueco en el FC Barcelona.”

    Es que, de facto, en ataque Deulofeu suele jugar en la posición del teórico lateral. Parece una locura, pero ante rivales de menor entidad, donde el receptor de las contras no recaiga sobre ese sector y, siempre y cuando el lateral ocupe la posición del teórico interior, no me parece una mala idea.

    “Y la otra duda es donde encajaría dembele en este esquema(haciendo lo de deulofeu ayer)y Messi de MP(paulinho) o cambiaría a un 4-2-3-1 por fin con con iniesta(fichaje)-messi-dembele. Y rakitic busi de doble falso pivote.”

    Está por ver el rendimiento de O. Dembélé en ambos perfiles. Pienso que Suárez puede rendir mucho más en el perfil derecho. A diferencia de jugadores como Neymar, que suelen buscar la diagonal, creo que el autopase y finalización en vertical de Suárez es su arma más poderosa.

  • Jose
    Posted at 17:00h, 23 noviembre Responder

    Lo de ayer fue una muestra de que es lo que gana el Barça con Valverde y no tenía con Luis Enrique.

    Vimos a una Juve que saló a apretar desde el minuto uno pero un Busquets y un Iniesta que se comieron al medio de la Juventus (especialmente en el 2T) anestesiaron el partido. El Barça tuvo una solidad muy poco propia del Barça de los últimos años y el nombre propio es Umtiti, claro está, pero ayer Piqué volvió a ser Piqué tras un inicio bastante malo de temporada, entre los dos solo dejaron recibir a Higuaín una vez en 90′ lo cuál cabe destacar y mucho.

    Además no se si coincidirá alguien conmigo pero durante tramos de la segunda parte vi al Barça con una salida de balón desde atrás que hacia años que no veía, y por momentos la Juve persiguió sombras hasta que Allegri repobló el centro con Marchisio y Matuidi y la salida de Iniesta terminó por darle a la Juve un poco más de control.

    Y esto sin Messi y a la espera de ese desequilibrio de Dembelé y Coutinho… es una noticia muy positiva para Valverde y el Barça.

    Parece que este año todos suman algo…

Post A Comment