En un momento dado | Es el mismo Dzeko, pero distinto
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
25082
single,single-post,postid-25082,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
ROME, ITALY - SEPTEMBER 16: Edin Dzeko of AS Roma from shouldres during the Serie A match between AS Roma and Hellas Verona FC at Stadio Olimpico on September 16, 2017 in Rome, Italy. (Photo by Paolo Bruno/Getty Images)

Es el mismo Dzeko, pero distinto

Esta noche, Edin Dzeko se enfrentará por sexta vez al FC Barcelona. En las cinco anteriores, vistiendo los colores de la Roma y del Manchester City, su impacto en los duelos ante los culés fue bastante escaso. Inferior, más allá de la diferencia de nivel entre los dos contendientes, al que cupo presuponer dado su espacio en el equipo que en cada caso lo acogía. Ciertamente, el punta bosnio, por aquel entonces era un tipo de delantero que, relacionado con los escenarios que suele proponer un encuentro contra el Barça, ni parecía el jugador más potenciado ni el que mejor pudiera ayudar a sus compañeros. Rematador de área, de escasísima participación alejado de las tareas de finalización, y sin la aceleración suficiente como para conducir una jugada a la contra, actuar más cerca del círculo central que del área contraria era un contexto que lo desactivaba como arma. Su marcador más eficaz, era el propio guión del partido. Su equipo viviría lejos de él y lejos del espacio que su fútbol comprendía, y sin su ayuda a los demás les iba a costar más todavía acercarse. Una boya a la que cualquiera de las orillas encontraba demasiado lejos.

Un delantero con apariencia de desactualizado que durante los últimos meses ha experimentado una notabilisima evolución en cuanto a su estilo de juego. Quien no haya seguido su reciente andadura en la Roma de Di Francesco, así pues, se sorprenderá al descubrir que aquel ariete desconectado de casi todo y orientado únicamente al remate en los últimos metros, es hoy un punto de apoyo de enorme continuidad en el entramado romano. No es que los italianos hayan desplegado este curso un un juego de gran riqueza en su progresión hacia el arco contrario, y de hecho su gran aval competitivo en la Champions League lo ha encontrado de forma clara en ambas áreas, pero sí que en aquello que ha acontecido entre una y otra, la influencia de Dzeko se ha incrementado de forma evidente. Sin haber renunciado a su vínculo con la definición, Edin participa más y participa antes en el juego. Leyendo el valor de la descarga no meramente como una pared sino como una guía que puede orientar el recorrido de sus compañeros, trazando desmarques en favor de mejores contextos para quien le rodea, e, incluso, asumiendo cierto peso creativo con el balón en los pies a la hora de distribuirlo desde la zona de tres cuartos, el nueve de la Roma ya no está simplemente para terminar las jugadas.

Dzeko

Sigue siendo el Barça un rival poco amable para él en tanto que lo normal es que lo empuje más lejos de Ter Stegen de lo que le gustaría, pero el nuevo Dzeko, en este contexto es un delantero centro que ya no tiene por qué desaparecer. Acompasado con los movimientos de sus acompañantes en ataque y con la agresividad desde la segunda línea Nainggolan, la agilidad posicional que ha ganado de un tiempo a esta parte y la pausa con la que ha adornado el tacto de sus botas, son argumentos maduros a la hora de construir para la Roma un camino que le conceda descansos con la pelota y un avance que no se precipite contra los centrales del Barça. Edin mantiene su poder aéreo y su capacidad física para proteger un balón directo, y si esta noche sabe detectar los espacios para recibir el cuero, posee más avales que nunca para generarle ventajas a sus compañeros de ataque. Para construir los puentes que puedan llevar hacia arriba a la Roma, y juntara cerca de la parcela del campo que su referencia ofensiva sigue prefiriendo. El Dzeko de siempre es un Dzeko algo cambiado. Ahora sabe ser distinto, y en su nuevo versión se antoja una carta mucho más útil para un equipo que deba medirse al Barça sobre el césped del Camp Nou.

Artículos relacionados:

 

– Foto: Paolo Bruno/Getty Images

No Comments

Post A Comment