En un momento dado | Poner a Coutinho en la frontal | Découpage nº 13
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
25549
single,single-post,postid-25549,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
BARCELONA, SPAIN - AUGUST 18: Philippe Coutinho of FC Barcelona runs with the ball during the La Liga match between FC Barcelona and Deportivo Alaves at Camp Nou on August 18, 2018 in Barcelona, Spain. (Photo by David Ramos/Getty Images)

Poner a Coutinho en la frontal | Découpage nº 13

El Barça de Valverde ha cambiado. Al menos de momento. Sin caras nuevas entre los once futbolistas más utilizados por el técnico en las primeras jornadas pero sí una pérdida notable, los planes iniciales del Txingurri para su segundo curso en el banquillo del Camp Nou han presentado al conjunto culé con un ordenamiento sobre el campo diferente. La principal novedad se ha localizado principalmente en las bandas del ataque, primero por la colocación de Leo Messi partiendo desde la derecha, y segundo por el traslado de Ousmane Dembélé del carril diestro al zurdo, dando a la última línea barcelonista una apariencia de simetría que hace unos meses no tenía. Una de las cuestiones que, derivadas de la presencia interiorizada de un extremo izquierdo, transcurre en paralelo al nuevo diseño de Valverde tiene a Coutinho como uno de sus nombres propios. Heredero posicional de Iniesta como interior a pierna cambiada, sin embargo las virtudes del brasileño están más vinculadas con la finalización y la determinación cerca del área que con la organización del juego coral del equipo desde el papel de epicentro. El primer Barça que ideó Valverde despejó para su interior izquierdo el pico del área, dejando su perfil sin un delantero que ocupara el espacio por delante, y encontrando en el pase atrás de Jordi Alba una fuente efectiva y continua de alimentación en la frontal. Ahora, no obstante, la relación con un Dembélé enfocado a zona de tres cuartos, y la consecuente tendencia del interior a partir algunos pasos por debajo, frente al mediocampo rival y no a su espalda, propone uno de los primeros retos a los que deberan hacer frente tanto el jugador como el técnico. La última goleada de los azulgranas contra el Huesca dejó entrever alguno de los caminos donde poder encontrar la solución.

11. La jugada, todavía con empate a uno en el marcador, empieza con un saque de banda favorable al Barça sobre el perfil zurdo de su ataque. Tras el saque se sucede una secuencia de pases encadenados que pasa por Dembélé, Busquets y Rakitic hasta llegar a Sergi Roberto en la teórica zona del extremo derecho, para completar así el cambio de orientación desde la orilla izquierda del ataque hasta el lateral del área grande rival en el otro lado del campo. Una vez ahí, sin embargo, a pesar de la clara intención de activar a Messi en la frontal a través del pase atrás de Sergi o del servicio frontal de Rakitic, el Huesca corta las vías de acceso al 10 azulgrana con Moi (por fuera) y Melero (por dentro).

22. Des pués de circular el esférico entre Sergi Roberto y Rakitic con el aparente propósito de moverle el eje a la zaga del Huesca y crear de este modo un agujero que les permita llegar hasta Messi, viendo que la rendija no aparece, finalmente la posesión culé cambia de carril y regresa al centro hasta las botas de un Gerard Piqué clave en la jugada. Y es que el central catalán es el primer jugador del Barça que en esta acción lanza un envío saltándose al compañero colindante. Aunque su socio más cercano es Rakitic, su servicio no se detiene en el croata si no que es dirigido hacia Sergi Roberto, que se ha mantenido escorado en la derecha mientras la atención de Luisinho, Moi Gómez y Melero se trasladaba hacia los pasillos centrales.

33. Sin escalas previas, la conexión de Piqué con el lateral derecho azulgrana resta tiempo de reacción a la defensa oscense a la hora de tomar posiciones alrededor de la recepción del de Reus. Roberto puede avanzar más que antes, empujar hacia atrás apenas un metro más a la zaga contraria logrando, con ello, separar ligeramente su estructura de contención de la frontal del área. De este modo, ahora sí, su pase atrás puede encontrar a Messi orientado, con espacio, tiempo y libertad para elegir la mejor opción en las inmediaciones del área, gracias a que la nueva situación del ataque ha separado a Melero de Leo y extraído a Moi de la línea de pase, antes cerrada, que conecta al lateral con el 10.

44. Descansando ya el balón en los pies de Messi y pudiendo éste enfrentar la jugada de cara, antes de que el argentino suelte la pelota Luis Suárez lanza un desmarque profundo y vertical desde el centro hacia portería, que sujeta a la zaga del Huesca y obliga a Etxeita a correr hacia atrás. Además, en el centro, la caída de Melero a la banda ha arrastrado al otro mediocentro rival, Musto, a cruzar la perpendicular del campo y así tapar una posible salida del 10 hacia la corona del área. Con Dembélé fijando la vigilancia del lateral derecho oscense, la jugada dibuja un gran espacio central, sin rivales, tanto para Messi como para un Coutinho asomado a la frontal del área desde el lado débil del ataque.

5

5. La acción ofensiva del Barça finaliza con un pase sin oposición de Messi hacia Coutinho que permite al brasileño una situación clara para intentar el gesto definitivo. El desmarque de Suárez ha apartado las ayudas de la defensa de la frontal del área, y el peligro de un envío hacia Dembélé ha introducido en el área también a Álex Gallar, el centrocampista más próximo a Coutinho en el momento de la recepción de Leo. De esta forma, después de controlar el balón Philipe sólo tiene la oposición de Musto, afrontando un escenario de uno contra uno que el brasileño resuelve con relativa facilidad manteniendo intactas sus opciones de golpeo. En este caso, no obstante, el central, que no ha tenido tiempo para plantear el dos contra uno sí logra interponerse en el recorrido del chut.

*Découpage: Durante los años cuarenta, el mundo de la crítica de cine en Francia, con publicaciones como Paris-Cinéma y L’Avant-scène a la cabeza, se sirvió del término ‘découpage’, que hasta entonces aludía al guión técnico de una película, para designar el proceso a partir del cual se procedía a la partición en planos y encuadres de un film a posteriori, en el interior de una secuencia, para su mejor observación.¹

Artículos relacionados: 

– Foto: David Ramos/Getty Images

7 Comments
  • Henri Lefebvre
    Posted at 00:36h, 07 septiembre Responder

    Albert, muchísimas gracias por esta sección, sin duda alguna con la que más aprendo. Es como dar sintaxis, te ayuda a entender la función de cada complemento y la necesidad de una cohesión con el resto del conjunto lingüístico que de mayor naturalidad tanto a la unidad sintagmática como al discurso. Gracias.
    Respecto a lo comentado, sólo puedo pensar en las posibilidades que abriría Munir en jugadas de este calibre. La inteligencia táctica que desprende, como comentaste en el anterior artículo, puede causar muy bien con esta idea de juego. Espero impaciente ver cómo se desenvuelve en un once con Cou.
    También quería resaltar que, viendo este análisis, se me antoja imprescindible Sergi Roberto en ese flanco derecho, y quería saber si me equivoco. ¿Podría Semedo abrir la jugada no ya como el, pero sí lo suficiente para poder aprovechar sus virtudes y que no desentone en ataque?

  • Lagarto87
    Posted at 05:59h, 07 septiembre Responder

    Albert y todos

    El otro día comentaba la importancia de ganar el balcón del área con Coutinho en otro artículo. Sin embargo, yo siempre percibí a Démbéle como una opción exterior que fijaba por fuera. ¿Esta disposición del francés por dentro fue una constante o la excepción? Lo que sí es claro es que Alba debe esperar atrás para no resentir demasiado la transición y eso penaliza mucho el juego de Leo. ¿Ven un posible equilibrio con las 3 piezas del sector izquierdo lanzadas?

    En cuanto a Semedo

    No la va a soltar tan bien ni tan rápido, pero va a amenazar más al espacio y en el 1×1. Su conducción hacia adentro es rápida y potente, y gira bien para regresar si no ve que se le abren puertas. Me parece un tremendo lateral al que le deben invertir tiempo y paciencia en pulir detalles.

  • Riera
    Posted at 12:11h, 07 septiembre Responder

    Entendiendo que la intención de la secuencia que expones es encontrar el pase atrás de Sergi Roberto a Messi (como antesala a todos los movimientos que despejan la frontar del área a Coutinho), ¿no sería interesante que cuando Sergi Roberto recibiera el balón, Rakitić realizara un movimiento vertical de ruptura a fin de empujar la defensa hacia atrás y así favorecer la recepción de Messi?

    Es un aspecto que he ido observando esta temporada y, si no cumple funciones de contención ante una eventual pérdida de Messi, su posición estática no favorece la recepción del argentino? Personalmente, le encuentro un mayor beneficio para el equipo a la ruptura del croata y la posterior recuperación del rechazo en caso de pérdida, con los defensas girados hacia su portería, que al hecho de no encontrar el pase atrás al argentino. No sé cómo lo veis vosotros.

  • Riera
    Posted at 13:26h, 07 septiembre Responder

    @ Lagarto87

    Sí que le encuentro sentido. Según la secuencia que expone Morén, Coutinho tiene una situación de 1c1 en parte porqué Dembélé ofrece profundidad y Jordi Alba amplitud.

    ¿Dónde juegan los mejores jugadores? En 3/4 de campo. No solamente en el Barça, en el fútbol moderno hay muchos ejemplos. Entonces, mientras haya laterales que ofrezcan amplitud y haya profundidad en los tres carriles (Rakitić, Suárez y Dembélé), Messi y Coutinho tendrán espacios para ser determinantes. Por ello pedía el movimiento del croata en el comentario anterior, para habilitar a Messi. Algún motivo debe tener el txingurri.

  • Lagarto87
    Posted at 17:34h, 07 septiembre Responder

    @Riera

    Pero es que Rakitic sujeta muy abajo y no alcanza a llegar a la ruptura. Y si se suelta quedarían 3 jugadores para la transición ataque defensa. Contra equipos de entidad me parece complicado no pagar un peaje que te impida competir.

    Cómo equilibrar ese movimiento?

  • Riera
    Posted at 18:56h, 07 septiembre Responder

    Supongo que ahogando el sistema defensivo del equipo contrario, imposibilitando que lancen el contraataque. Recogiendo el rechazo o en el peor de los casos sacando de banda tras un mal rechazo. Quiero pensar que este equipo está pensado para defender hacia adelante. De lo contrario, jugar con Coutinho en el interior izquierda y Messi en el extremo derecha no me hace sentido para reorganizarse en un 1-4-4-2. Los primeros partidos del Barça no me han transmitido la seguridad para sostener un tramo de dificultad de la temporada pasada. Entonces, mejor ahogar el sistema defensivo contrario para que no puedan salir al contraataque en las inmediaciones del área para encontrar a Messi, que no encontrarlo y perder el balón. Por mucho que esté Iván detrás. Prefiero que no puedan salir bien que que puedan salir bien, pero esté Rakitić.

  • Morén
    Posted at 00:22h, 12 septiembre Responder

    @Henri Lefebvre

    Muchas gracias 😉

    Sobre Semedo, yo creo para abrir bien la banda sí tiene capacidad, aunque para ello necesitará una evolución notable a la hora de leer los tiempos de aparición, que es algo que de momento le ha costado. Lo que seguramente tenga más difícil sea alcanzar la lectura de la circulación que alcanza Sergi en el pico del área. No por nada el canterano antes que lateral fue interior en el modelo Barça, y en general, pero sobre todo cuando llega a los últimos metros, se nota que piensa como un centrocampista.

    @Lagarto87

    Ninguno de los tres delanteros tiene una posición totalmente fija, pero sí que lo habitual está siendo que se muevan más por dentro que por fuera. Suárez desde el centro y tanto Messi como Dembélé buscando esos pasillos entre lateral y central, a la espalda del mediocampo.

    @Riera

    Sobre “el no desmarque” de rakitic en esta jugada, yo creo que tiene que ver con la transición defensiva. No sólo por una cuestión numérica, ya que con los dos laterales proyectados y Coutinho en la frontal los futbolistas por detrás del balón en caso de pérdida se reducen a tres, sino, y sobre todo, por el papel de contrafuerte que representa para que Busquets pueda saltar con más libertad a la presión. Aunque hablemos mucho del repliegue en 1-4-4-2 del equipo, la mejor versión del Barça de Valverde se ha visto cuando arrolla desde la presión adelantada, y en eso es importantísimo Busquets llegando (e iniciando) el acoso muy arriba. Del mismo modo que la custodia de Rakitic, con balón, ha permitido a Sergio tener presencia algo más arriba y, por ejemplo, juntarse con Messi a través del pase vertical, creo que también es relevante sin balón para que pueda correr hacia adelante sin comprometer su espalda.

Post A Comment