En un momento dado | Ser filial después de Carles Aleñá
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
25742
single,single-post,postid-25742,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Carles Alena of FC Barcelona during the Trofeu Joan Gamper match between FC Barcelona and Boca Juniors at the Camp Nou stadium on August 15, 2018 in Barcelona, Spain(Photo by VI Images via Getty Images)

Ser filial después de Carles Aleñá

Después de las dos derrotas con las que empezó la temporada, el Barça B no ha vuelto a salir del partido sin llevarse como botín algún punto. En concreto encadena seis jornadas seguidos puntuando, acumulando un total de catorce puntos de los últimos dieciocho en disputa. En el cambio, además de la lógica evolución futbolística del filial y de la puesta a punto física de determinadas piezas, la capacidad de envenenar el cierre de sus acciones ha jugado un papel fundamental en los buenos resultados recientes del filial. Genera ocasiones con una superior facilidad y las concluye con mayor acierto. Las últimas actuaciones del 9 Rafa Mujica, que empezó el curso ofreciendo más ayuda a la fluidez del juego que recibiendo una contrapartida en forma de balones de gol, o el impacto que han tenido los minutos de Carles Aleñá en el segundo equipo han terminado por dar forma a un Barça B que sabe llevar el control durante buena parte del partido, sobrevivir atrás cuando se le escapa en gran medido gracias a la solidez que ha encontrado en su pareja de centrales, y que además, ahora también, hace valer la calidad individual que le distingue por encima de sus rivales a la hora de cobrarse las ventajas ante el portero.

Sin ir más lejos, su último encuentro tuvo un poco de todo esto. Los de García Pimienta llevaron la batuta en el juego gracias a un desempeño táctico bastante ortodoxo a pesar de contar con un once con particularidades como la ausencia de extremos puros o la presencia de un único lateral natural, con McGuane y un espectacular Álex Collado como mediapuntas cercanos a la banda y una línea de medios compuesta por Sarsanedas, Monchu y Aleñá. Tanto Collado como éste último resultaron los elementos más productivos del Barça B, ambos desde el desborde en dirección al área, en un caso cortando desde el carril central y en el otro con el carril zurdo como campamento base. El de Mataró ya se destacó el año pasado como el futbolista del filial más determinante en los metros finales, y su instinto vertical y agresivo le ha servido a su nuevo-viejo equipo para incorporar la dosis de determinación necesaria a un juego que, en las primeras jornadas, lo había sentado en la mesa pero no le había permitido comer. En este sentido, y con las vistas puestas a un esperado cercano desembarco del canterano en el primer equipo que le alimente el crecimiento no desde la superioridad sino desde el reto y la conquista, el paso al frente de Collado y Mujica a la hora de causar daño al contrario, y la recuperación de Carles Perez, el extremo más incisivo en las primeras pinceladas del filial, deberían ser los principales argumentos de García Pimienta para sobrellevar la pérdida de un Aleñá claramente por encima de la categoría.

Todavía con la carta de Abel Ruiz por activar, y mientras las virtudes de Riqui Puig se cincelan a fuerza de rozar contra los márgenes de la 2ª B, la respuesta defensiva que viene alcanzando el equipo en las últimas semanas se antoja como un aval necesario cuando el adversario logre lanzar sus puños. El sábado, el Ontinyent de Miguel Ángel Mullor, a pesar de la rotunda derrota, supo encontrar sus momentos para amenazar el arco de Iñaki Peña pero entre el guardameta, la zaga barcelonista y las propias restricciones, sus oportunidades quedaron lejos de la contundencia y precisión que le sirvieron a su rival para inclinar el choque a su favor. El Barça B se reconoce y está sabiendo hacer pesar más las virtudes que lo diferencian del resto que aquellas lagunas que le hacen distinto a los demás. Vale más como filial que sus adversarios como conjuntos comunes.

Artículos relacionados: 

– Foto: VI Images/Getty Images

2 Comments
  • Asier
    Posted at 10:44h, 15 octubre

    Bueno también hay que ver como llegan las incorporaciones, Araujo y Waguë, Araujo tiene pinta de ser un titan como central, por lo menos físicamente, habrá que ver tácticamente y con balón, y Wague me ha sorprendido en los vídeos el buen pie que tiene para el pase, me imaginaba otro Semedo pero nada que ver, es mas un jugador creativo que no sabes por donde te va a salir, falta ver como rinde defensivamente, tengo ganas de verlos a los dos ya, sobretodo a Wague, y tampoco vería mal que Aleña juegue un tiempito mas en el B, en el primer equipo hay overbooking en su posición y veo difícil que tenga minutos hasta enero, aunque por otro lado tal como juega el 1 equipo ahora mismo quizás el mejor recambio para Arthur sea el propia Aleña, falta que Valverde se atreva pero.
    El Barça tendría que aligerar plantilla y vender si o si a Denis, Rafinha y Samper en el mercado de enero, y a Rakitic en verano.

    • Morén
      Posted at 19:17h, 19 octubre

      El tema mercado y todo eso, mejor lo apartamos un poco, como cada temporada, para tratarlo al final y que no nos contamine el curso^^

      Personalmente, en el caso de Aleñá, del mismo modo que la temporada pasada vi con buenos ojos su continuidad en el filial, ya que entendía que había una serie de pasos que todavía no había dado y que era bueno que diese antes de dar el salto al primer equipo, ahora que a mi parecer ya los ha dado y ha completado esa etapa, mi postura sobre el jugador es que su lugar es pelear por su oportunidad en el primer equipo. Un poco es lo que han venido declarando todas las partes. Que ahora circunstancialmente está en el filial por culpa de la lesión que lo dejó sin pretemporada, pero que cuando ya esté en plenas condiciones va a ser un miembro más del primer equipo. Igual que creo mucho en que adelantar etapas puede ser contraproducente para el jugador joven, retardarlas me parece que también puede serlo, y que en este punto de su maduración a Carles le toca competir por esas “pocas oportunidades” en el primer equipo. Ganarse en cada una la posibilidad de tener más. Pelear poco a poco su espacio.