En un momento dado | La red de seguridad
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
26787
single,single-post,postid-26787,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Villarreal's Spanish midfielder Santi Cazorla (L) vies with Barcelona's Argentinian forward Lionel Messi during the Spanish league football match Villarreal CF against Barcelona at La Ceramica stadium in Vila-real on April 2, 2019. (Photo by JOSE JORDAN / AFP) (Photo credit should read JOSE JORDAN/AFP/Getty Images)

La red de seguridad

El sábado, el Espanyol diseñó un plan para el derbi que le resultó más o menos efectivo defensivamente, pero que más allá de la divisoria se quedó corto. La única referencia ofensiva de Borja Iglesias no fu suficiente para vestir de ventajas blanquiazules la zona de Piqué y Lenglet. Para los rivales del Barça suele resultar productivo equilibrar planteamientos que les permitan disponer de una doble punta, pues como los laterales culés acostumbran a participar arriba, se genera una situación de igualdad numérica que limita la posibilidad de coberturas hacia los costados y que castiga con más veneno de lo habitual cualquier descompensación defensiva. Anoche, gracias a ello, el Villarreal de Calleja consiguió levantar un 0-2 ante el líder, aunque finalmente no le valiera para sumar los tres puntos. También con defensa de cinco, el dibujo que vienen utilizando recientemente los amarillos y que, además, encaja bastante bien con el tipo de disposición que más limita la incidencia ofensiva de Jordi Alba en el Barça, la principal diferencia de la estrategia del Submarino Amarillo en comparación a la que el fin de semana tuvo el Espanyol consistió en que los castellonenses cambiaron una pieza en la medular a cambio de ganarla en la delantera.

CoutinhoEl intercambio del Villarreal no estuvo exento de inconvenientes, pues mismamente permitió un arranque del encuentro muy de cara para los culés en base a dos de ellos. Por un lado, la posición de Malcom en el extremo derecho, más vinculada a la cal de lo que suele hacerlo Messi, liberó por completo a Sergi Roberto. Si bien en el carril izquierdo Jordi Alba era la única amenaza exterior barcelonista, toda vez Coutinho tendía al centro, el derecho juntó al extremo con el lateral. De este modo, mientras en su sector Mario Gaspar se emparejó con el lateral zurdo del Barça dejando para Álvaro González la tarea de contener los apoyos interiores de Philipe (Imagen a la derecha), Pedraza enfrentó durante buena parte del primer tiempo un dos contra uno que, por norma, permitió jugar solo a Sergi Roberto. Malcom empujaba hacia atrás y sujetaba abierto al carrilero del Villarreal, generando un espacio interior, pero lo suficientemente alejado de Ekambi y Cazorla, por el que pudiera filtrarse el canterano (Imágenes abajo).

Sergi Roberto

El extremo derecho barcelonista ejerció menos de centrocampista que otras veces, pero facilitó que el lateral derecho lo hiciera más. En segundo lugar, pudiendo el Barça llegar arriba a través de la superioridad de su banda derecha y de los movimientos “guía” de Suárez a la espalda de los carrileros y del mediocampo, en campo contrario también se apoyaría en un Sergio desatendido para conectar con peligro la medular y la parte de arriba.

BusquetsMorlanes cerraba por delante de los tres centrales, Iborra y Cazorla tapaban a sus lados el espacio de Vidal y Arthur, y Sergio habitaba el espacio entre ellos y la pareja de puntas amarillos para ejercer de vértice (Imagen a la izquierda). El gran problema del Villarreal en este tramo del partido fue que, si bien su plan defensivo era asumidamente incompleto con tal de poder tener una vertiente atacante más punzante, el juego no le estaba permitiendo activar la segunda parte de su estrategia. Intervino entonces el entrenador local corrigiendo tanto sobre la posición de Sergi Roberto como sobre la de Busquets, evitando que ambos canteranos pudieran lucir sin obstáculos en ataque. Con ello, abrió el partido a las dos mitades y puso el foco en la debilidad defensiva del carril central azulgrana. Conteniendo cerca de Ter Stegen, si bien la presencia de Malcom le permitió a Valverde un repliegue 1-4-5-1 con el que cerrar espacios por dentro manteniendo cubiertas las alas, el eje de la zaga se mostró muy vulnerable ante el tándem compuesto por Ekambi y Chukwueze. El primero emparejado con un Umtiti muy desorientado a pierna cambiada, y el segundo imponiéndose a campo abierto contra Lenglet. La victoria individual de los puntas del Villarreal contra sus respectivos pares se vio potenciada, además, por la desconexión que se abrió entre los centrales del Barça, pues la poca naturalidad de Samuel en el perfil derecho lo alejó demasiadas veces de su compañero y redujo la posibilidad de coberturas en la última barrera azulgrana antes de llegar a Ter Stegen.

cazorlaPlantearle una doble punta al Barça 2018-19 no solo puede resultar productivo por la igualdad numérica directa frente a los centrales, sino también porque, con ello, condiciona las ayudas que éstos puedan lanzar desde atrás hacia la zona del mediocentro. Una de las razones que explican que, a falta de ocho jornadas, los de Valverde hayan encajado más goles que en toda la Liga anterior, es que una de las claves de aquella solidez como fue el binomio Rakitic-Busquets, este curso se ha visto modificado. Primero porque ante la ausencia de un extremo derecho al uso, en el retorno el croata se encargara de tapar la banda por delante del lateral y no de permanecer junto al mediocentro; y luego porque, con Arthur en la izquierda, el escalonamiento en la medular he tendido a separar al interior derecho de la zona del pivote.

Anoche, en ausencia de Ivan, su plaza recayó en Arturo Vidal, menos contenido sin balón y que, como Sergio, defendió hacia adelante. Su espalda es la zona sobre la que otras veces han salido a la cobertura los centrales cuando uno de los dos no tiene marca asignada, pero que cuando no se da este escenario se descubre expuesta para que el rival lance su transición. Así lo hizo Santi Cazorla, con el metrónomo en la mano, conectando verticalmente con Ekambi o Bacca, impulsando el uno contra uno de Chukwueze ante Lenglet a la espalda de Jordi Alba (Mapa a la derecha), y poniendo a los de Valverde contra las cuerdas. La expulsión de Álvaro, ya con Messi, Rakitic y Aleñá sobre el campo, les permitió escapar de ellas y acercase a la red. A la de la portería hacia la que nunca dejó de mirar Luis Suárez, y a la de seguridad que siempre representa Leo.

Artículos relacionados: 

– Foto: Jose Jordan/AFP/Getty Images

– Mapa: www.as.com

No Comments

Post A Comment