En un momento dado | El derbi, el tablero y el rey
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
26771
single,single-post,postid-26771,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Joan Sicilia, Manager of of RCD Espanyol is greeted by Ernesto Valverde, Manager of Barcelona prior to the La Liga match between FC Barcelona and RCD Espanyol at Camp Nou on March 30, 2019 in Barcelona, Spain. (Photo by Alex Caparros/Getty Images)

El derbi, el tablero y el rey

Para el FC Barcelona, esta vez el derbi llegaba descafeinado. Después de que varios de sus futbolistas pasaran los días previos viajando con sus selecciones, en un horario poco habitual, a treinta y dos puntos de su rival, a diez de su principal perseguidor y a escasos diez de días de visitar Old Trafford en los cuartos de final de la Champions League. Debieron anticiparlo ambos técnicos, pues Ernesto Valverde optó para la ocasión por su once de gala, con la única incertidumbre que plantea la pugna en el lateral derecho y Ousmane Dembélé como ausente lesionado. Joan Francesc Rubi, por su parte, se decantó por un planteamiento novedoso que si bien, por inconcluso, no podía ser ganador, sí tenía la posibilidad de impedirle al Barça un juego fácil y, con ello, descubrir oportunidades que sobre el papel no tenía, por medio de enrarecerle el encuentro a su adversario. El Barça 2018-19 es un conjunto de rendimiento pendulante, que, por norma, cuando mejor responde es cuando más activado está, puesto que esta temporada su pizarra normalmente no le permite el piloto automático. No se pone en funcionamiento solo, sino que requiere ser accionado. Cuando esto no ocurre, sin embargo, cuenta con tres soluciones que le facilitan imponerse igualmente: Messi, Suárez y Jordi Alba. La infinita paleta del argentino para resolver o generar la jugada de peligro sin necesidad de seguirle el hilo al partido, los goles del uruguayo y las apariciones del lateral para surtir de balones el interior o la frontal del área, son tres comodines que el Barça puede sacar a relucir sea cual sea la mano con la que juega la partida.

Hacia ellos orientó al Espanyol su entrenador, protegiéndose de lo concreto por intuir que a su rival le sería más costoso movilizar lo general. De este modo, yendo desde atrás hacia adelante, la primera decisión de Rubi consistió en adoptar para el derbi una línea defensiva de cinco, una medida para ganar un efectivo en el área de Messi o Suárez y para enfrentar el impacto de Jordi Alba de forma más eficaz. Les viene funcionando a los rivales del Barça la utilización de cinco zagueros para limitar la transcendencia del lateral izquierdo catalán, ya que de esta forma ganan a una pieza central que siga los movimientos del extremo izquierdo, al tiempo que mantienen abierto al carrilero con tal de que Jordi no disfrute de un carril sin barreras. Todo lo que se movió Coutinho desde la banda el sábado, no arrastró con él a Rosales, que siempre aguardó en su posición como un obstáculo a la irrupción de Alba. La contrapartida que suele castigar a los adversarios del Barça es que, a cambio de ganar un futbolista atrás, lo suelen terminar perdiendo y pagando en mediocampo, de modo que para evitarlo el Espanyol acompañó a su reforzada defensa con una medular de cuatro hombres dispuestos en un rombo estrecho. Marc Roca en el mediocentro, Granero y Víctor Sánchez en los interiores y Melendo en la mediapunta configuraron un segundo pelotón de contención sobre el carril central, con tal de sobrecargar la zona donde Arthur, Busquets o Messi pudieran darle fluidez a la circulación.

LengletDe todos modos, no se puede decir que con ello el Espanyol no pagara peajes. Por ejemplo, limitó mucho sus opciones de ataque, toda vez Piqué y Lenglet pudieron repartirse la defensa sobre Borja Iglesias y las coberturas a la zona del mediocentro o a la espalda de los laterales, al tiempo que la capacidad física en el retorno de Semedo y Jordi Alba terminaba contrarrestando las diagonales dentro-fuera con las que Granero o Víctor Sánchez pretendían ganarles la retaguardia. En segundo lugar, además, si bien la estrechez del rombo periquito constreñía el carril central, por fuera el Barça sí disfrutaba de espacios. Los usó, principalmente, para avanzar metros y asentarse en campo rival a través de los laterales (Imagen de la derecha), ya que los pares de de Semedo y Alba no aguardaban en la medular sino en la línea defensiva. También los buscó en algunos tramos del primer tiempo incorporando piezas centrales a la acción exterior, con acercamientos de Arthur y Luis Suárez a la izquierda, y de Rakitic y Messi a la derecha, soluciones que sin réplica en el área ni libertad para Jordi Alba no lograron traducirse en ocasiones de gol.

Coutinho

– A la izquierda, los mapas de Arthur (superior) y Coutinho (inferior) como interiores, y a la derecha una imagen del brasileño accediendo a la frontal. –

Probablemente la estrategia de Rubi contaba con una segunda parte del plan en el que la incomodidad llevara al Barça a precipitarse y a romperse, y a que el Espanyol pudiera aprovecharlo con algún contraataque y piezas de refresco como Sergio García, Wu Lei o Hernán Pérez, pero antes de que esto ocurriera Ernesto Valverde intervino sobre su equipo para modificar tanto el guión reinante como el previsto. Obró a partir de un doble cambio que dio con Sergi Roberto y Malcom sobre el césped en sustitución de Semedo y Arthur. El movimiento de El Txingurri tuvo un doble propósito. El primero fue agredir la aglomeración del carril central con la verticalidad de Coutinho y Messi desde dentro, uno resituado en el interior izquierdo y el otro liberado de la cal por Sergi Roberto, con tal de romper la planitud de la medular del primer tiempo. Granero y Víctor Sánchez dejaron de ver a su par siempre de cara, y Marc Roca observó cómo aumentaban las amenazas a sus lados.

Malcom

– De izquierda a derecha, el mapa de calor de Coutinho durante el primer tiempo, el de Malcom en el segundo y las posiciones medias del Barça. –

La otra intención del entrenador azulgrana era sobreexigir a Rosales con la presencia de un segundo futbolista de banda con amenaza exterior. Rubi había preparado al Espanyol para contener a un único peligro externo en la banda del Barça, empleando, también él, a un sólo futbolista por carril, y esperando el movimiento de Coutinho hacia dentro con un tercer central. La entrada de Malcom en banda, de este modo, instaló un dos contra uno en la punta izquierda del ataque del Barça que modificó los emparejamientos previstos. El brasileño ya no acudía dentro como su compatriota, sino que permanecía por delante de Jordi Alba. Cosas del fútbol, lo que otras veces ha supuesto un tapón para el lateral izquierdo del Barça, esta vez, estando éste ya taponado, funcionó como desahogo. Respirando por fuera o arrastrando vigilancias que dejaran correr el aire por dentro. Ganando profundidad por el centro, los locales la consiguieron también por fuera, al tiempo que explotándola en la cal pudieron devolverla otra vez al interior. A un Leo Messi que, en tablero que prepararon Rubi y Valverde, fue la reina y el rey.

Artículos relacionados:

– Foto: Alex Caparros/Getty Images

– Mapas: www.as.com

3 Comments
  • Michel
    Posted at 11:47h, 01 abril

    Un nuevo cambio de piezas acertadisimo por parte de Valverde, y van …
    Con rivales tan, tan cerrados la presencia de Arthur parece testimonial. Es ahí donde Coutinho podría ganar importancia desde el interior, puesto en el que muchos le vieron futuro como jugador del Barça y realmente se está quedando en tierra de nadie entre ese interior y extremo izquierdo.

  • Héctor
    Posted at 16:56h, 01 abril

    Para mi fue uno de los partidos más flojos de la temporada para el Barcelona, que parece que le cuesta más en casa que fuera de casa. Debe ser especialmente por cómo defienden los rivales. Entre los mejores del Barcelona Semedo y Malcom, que ojalá sean titulares en liga hasta el final para dar descanso a Messi, Jordi alba, Suárez y Sergi Roberto.

    Geniales todos los artículos.

  • Iniesta10
    Posted at 11:05h, 02 abril

    En la jugada del segundo gol, el pase de Rakitic a Malcom es brutal