En un momento dado | Otra forma de llegar hasta Iniesta
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
23510
single,single-post,postid-23510,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
BARCELONA, SPAIN - OCTOBER 21: Andres Iniesta of FC Barcelona celebrates after scoring his team's second goal during the La Liga match between Barcelona and Malaga at Camp Nou on October 21, 2017 in Barcelona, Spain. (Photo by Alex Capaeros/Getty Images)

Otra forma de llegar hasta Iniesta

Declaró Ernesto Valverde después del partido ante el Málaga, que Andrés Iniesta representa en sí mismo el estilo característico del Barça y, por lo tanto también, el que él quiere para su equipo. El sábado, contra los de Míchel, el capitán azulgrana fue uno de los puntos de interés de un encuentro definido por el marcador en el que el conjunto del Txingurri volvió a sumar los tres puntos, esta vez sin demasiado brillo. A propósito del de Fuentealbilla, volvió a hacerse evidente que, a diferencia de lo que le sucedió a las órdenes de Luis Enrique los últimos años, la intención de su nuevo entrenador es que juegue más arriba, asomado a la frontal. Salvo al inicio de la jugada, como Messi, juega más cerca del área, dejando para Rakitic el papel de interior próximo a Busquets y encaramándose constantemente a una mediapunta ligeramente vencida hacia el carril izquierdo. Desde ahí alterna la cal con el lateral y Luis Suárez según sea el desarrollo de la acción, y desde ahí, sobre todo, gestiona el pico del área rival para sumar posibilidades al ataque posicional barcelonista.

La forma más recurrente que había encontrado Valverde para activar al manchego en estas zonas del campo, hasta ahora había llegado a través de Jordi Alba, y del pase atrás del lateral una vez su profundidad había abierto espacios y girado a los rivales. Para Iniesta ha sido el pase que las anteriores temporadas fue para Neymar. La reciente ausencia del lateral, sin embargo, ha obligado a Valverde a hallar una ruta alternativa para alcanzar a Iniesta en una altura del campo similar. El sábado, ante el Málaga, este camino tuvo que ver con la banda derecha, donde como interesante novedad coincidieron Sergi Roberto, Rakitic y Deulofeu, presentes todavía las buenas sensaciones del lateral contra Atlético de Madrid y Olympiakos. De mezcla más fluida con el catalán por su reparto entre zonas interiores y exteriores, la alineación era una oportunidad para comprobar la entente con un Rakitic menos dado a la escalada que Paulinho, y que por lo tanto ocuparía con una mayor continuidad el espacio al que suele acudir Roberto cuando penetra por los pasillos interiores. Aunque la alternancia no fue todo lo constante que cabría desear, el crecimiento del canterano a lo largo del partido sí que propició una versión  más vertical del croata de lo que éste viene mostrando con Valverde, lo que propició, como sucede cuando Paulinho es el interior derecho, nuevas zonas para la recepción de Leo Messi.

eumd

Con El Chory Castro enfocado a defender por dentro y Peñaranda pendiente de Sergio Busquets, los locales cimentaron una salida nacida de las precisas botas de Ter Stegen como medida para poner el balón en los espacios que no tapara la presión rival, y que a través de Mascherano o Sergi Roberto podía internarse en campo contrario dando más peso al sector derecho de su ataque. Fue cargando sobre el sector diestro, con Mascherano, Roberto, Rakitic, Deulofeu y Messi, como los azulgranas limpiaron de atenciones la orilla contraria, de modo que tras cambiar de orientación el juego tanto Digne como sobre todo Iniesta dispusieran de espacios en una altura próxima al área malagueña. En este escenario, los de Valverde se decantaron más por el control que por la verticalidad, conservando la ventaja desde la seguridad con el cuero a cambio de limitar su despliegue ofensivo. Sólo la entrada de Juanpi en el segundo tiempo le hizo perder el poder sobre el esférico en determinados tramos del encuentro, aunque su rival en el Camp Nou, incluso en estas, diera la impresión de estar demasiado lejos del arco de Ter Stegen.

– Foto: Alex Caparros/Getty Images

4 Comments
  • vi23
    Posted at 10:39h, 23 octubre

    Mascherano, ya con Argentina, está interpretando super bien la salida de balón con pases tensos que baten líneas. Como Gerard no suba el nivel, me da la sensación de que puede acabar jugando…

    Yo creo que el equipo ha acusado un poco el bajón después de un inicio de temporada algo estresante (tanto desde el punto de vista de club como de selecciones). De ahí la sensación de menos energía y brillantez en los duelos de esta semana.

    Al que se ve un poco más activo es a Suárez. Mi sensación es que, si se cura de esos problemas físicos que viene arrastrando, la nueva posición le va a dar mucho porque le desenjaula y le permite rebotear como le gusta.

  • Jose
    Posted at 11:33h, 23 octubre

    Habría que empezar a plantearse si este sistema es compatible a la vuelta de Dembelé.

    • Morén
      Posted at 15:32h, 23 octubre

      Queda un poco lejos todavía, pero ¿por qué lo comentas? ¿Tienes la impresión de que no le va muy bien al francés esa teórica posición de extremo derecho que últimamente ocupa Deulofeu?

  • Javier
    Posted at 21:49h, 24 octubre

    Creo que habría que explotar más la opción Semedo junto a Sergi Roberto en la banda derecha, en lugar de considerar únicamente la disyuntiva sobre quién debe ocupar el lateral derecho.. Estamos ante dos jugadores con gran despliegue físico y que podrían complementarse perfectamente, Sergi Roberto cuando va hacia el interior se asocia muy bien y podría dejarle el carril abierto a Semedo, como ocurre en banda izquierda con Jordi Alba. Por otra parte también echo de menos más participación de Denis Suárez en las últimas jornadas, se entiende muy bien con Messi, tiene desborde y su llegada a gol no es nada desdeñable. Es un jugador capaz de ofrecer soluciones ante planteamientos contrarios muy defensivos y un aliado muy claro para el faro del equipo.