En un momento dado | Primer asalto en medio campo
Blog, Fútbol, Análisis, Barça, F.C.Barcelona, Guardiola, Messi, Neymar, Piqué, Iniesta, Luis Suárez, Previas, Rivales, Perfles, Jugadores, Planificación, Barça B,
24429
single,single-post,postid-24429,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Barcelona's Uruguayan forward Luis Suarez (L) vies with Valencia's Brazilian forward Andreas Pereira during the Spanish 'Copa del Rey' (King's cup) first leg semi-final football match between FC Barcelona and Valencia CF at the Camp Nou stadium in Barcelona on February 01, 2018. / AFP PHOTO / Josep LAGO (Photo credit should read JOSEP LAGO/AFP/Getty Images)

Primer asalto en medio campo

srPocas veces una de las primeras acciones de un partido resume tan fielmente el devenir del encuentro como la que anoche, en el duelo copero entre el Barça de Valverde y el Valencia de Marcelino, antes de cumplirse el minuto de juego dio origen al primer saque de esquina favorable a los culés. Habían saltado al campo los locales con diez futbolistas esperados y una incógnita saldada a favor de Aleix Vidal. Con el catalán en el once, se decancantó El Txingurri por modificar el dibujo que presentó en Mestalla, pasar al 1-4-3-3 de posiciones asimétricas, prescindir del mediapunta y optar, en su lugar, por situar una referencia atacante partiendo del carril derecho. Ejerciendo Aleix de sujeción para la vigilancia de Gayà en banda, uno de los primeros balones del Barça buscó la penetración de Sergi Roberto, la cual, puesto que la presencia de Vidal fijaba la marca del lateral valencianista, arrastró a Andreas Pereira, la teórica pieza ofensiva en el lado izquierdo ché, hasta su propia línea de fondo. Por un lado, el belga logró contener la acción del lateral barcelonista y evitar que derivara en una ocasión de peligro clara. Por el otro, sin embargo, sacrificó para ello cualquier opción de tener presencia en campo rival en el supuesto de que su equipo recuperara la pelota. En el Camp Nou, Marcelino se concentró en cerrar las vías por las que su contrincante podía hacerle daño, asumiendo que para conseguirlo se le iba a quedar corta la manta que sin desprotegerle los pies debía vestirle también la cabeza. Faltaba Gonçalo Guedes, que es quien permite al Valencia que la manta sea larga.

- El mapa de Jordi Alba y Sergi Roberto contra el Valencia. (vía fcbarcelona.cat) -

– Jordi Alba y Sergi Roberto contra el Valencia. (vía fcbarcelona.cat) –

Sin el luso, los visitantes tuvieron pies -los de Parejo en el inicio y Vietto en el apoyo- pero extrañaron piernas que como tercer elemento los conectaran y trasladaran su influencia cerca de los dominios de Jasper Cillessen. Así las cosas, la mayor parte del encuentro se dibujó como un enfrentamiento directo entre el ataque local y la defensa visitante, localizado en la mitad que defendía el conjunto valencianista. Ordenado según un 1-4-4-2 típico de su entrenador, el ejercicio de contención ché situó el foco en los dos factores de desequilibrio que más claramente exhibe en este momento el que ayer fue su rival. El primero y principal fue Leo Messi, a quien los dos banquillos tuvieron muy en cuenta desde el pitido inicial. Uno, Valverde, para procurarle un escenario cómodo, de recepciones altas, retornos cortos, pases desde atrás y desde los costados, y opciones para soltar el balón.

El otro, Marcelino, para entorpecerle la jugada acumulando hombres en su camino y cerrándole espacios por dentro. Aun así no se ahogó ni él ni el equipo, y en consecuencia lograron ambos una continuidad ofensiva que en las botas del 10 siempre es sinónimo de peligro y posibilidad de cualquier cosa. Para que no fuera sí, la segunda variable a manejar por parte de su adversario fue el papel determinante que adquieren los laterales en el equipo del argentino, como principales elementos de profundidad y, en este caso, desencadenantes del remate puesto que son los encargados de introducir el cuero en zona de finalización. Rompiendo hasta donde el mediocampo no llega a seguirles, girando y atrayendo hacia ellos a la defensa rival, y soltando el esférico hacia atrás para un rematador -a poder ser Leo Messi o Luis Suárez- que llegue de cara.

bDe esta forma, aunque tanto Sergi Roberto como Jordi Alba conquistaron con asiduidad el lateral del área, sus participaciones en los últimos metros se toparon con una defensa del Valencia pendiente del paso siguiente, que no mordió el anzuelo que lleva a los demás a desproteger la aparición de Leo. Sus dejadas hacia atrás se encontraron esperándolas bien a un central o bien a un mediocentro. Sí tuvieron más facilidad los envíos fuera-dentro que en lugar del área buscaron la frontal, y que ayudaron al Barça a fijar su dominio territorial muy lejos de su propia portería. Busquets y Rakitic influyeron, con y sin balón, prácticamente en la corona, Iniesta en el pico del área y tanto Piqué como Umtiti varios metros por delante de la línea divisoria. La posición adelantada de todas las piezas azulgranas, así como el trabajo directo que así pudo realizar Sergi Busquets sobre las salidas que buscaran a Dani Parejo, dieron forma a un partido que se jugó, durante la mayor parte del tiempo, en una única dirección. Que el curso del juego azulgrana no desembocara de forma más clara en la creación de ocasiones, además de con el buen hacer defensivo de su adversario, tuvo que ver con cierta falta de desequilibrio más allá de Messi. Minimizados los efectos que desde la pizarra desencadenan los laterales, Valverde extrañó un segundo remolino. Por suerte para El Txingurri, lo tiene, aunque todavía deba familiarizarse con su nuevo entorno.

Artículos relacionados: 

– Foto: Josep Lago/AFP/Getty Images

2 Comments
  • Iniesta10
    Posted at 00:00h, 03 febrero Responder

    Yo vi un partidazo, tanto del Barça como del Valencia, que se mantuvo defensivamente concentrado todo el partido y consiguió minimizar las opciones blaugranas. De hecho, en la primera parte creo que el Barça no realizó ningún disparo a portería.

    Creo que el planteamiento de Marcelino era el de sobrevivir en el Camp Nou para jugarsela en Mestalla, y casi logra no encajar, aunque también era dificil que el Valencia marcara algún gol porque jugaban todos muy atrás.

    De todas formas, cuando juegas cerca de tu portería y el contrario tiene a Messi, siempre puedes esperar que caiga algún gol, y cayó. No es mucha la renta, pero si el Barça marca en Mestalla, la final la tendrá muy cerca.

    otra cosa, me pareció imperial el partido de Umtiti

    • Morén
      Posted at 11:36h, 03 febrero Responder

      “otra cosa, me pareció imperial el partido de Umtiti”

      Fue impresionante, el francés. Sin duda uno de los nombres propios de la temporada. Da la impresión de que han coincidido en el momento perfecto tanto su maduración individual, su acoplamiento definitivo al equipo y una apuesta de juego realizada por Valverde que le sonríe. Que los centrales tengan que salir a anticipar tan lejos, que manejen tantos metros a la espalda, coincidir en el lado de Jordi Alba, tener acceso a la zona del interior… Barça y Umtiti se retroalimentan mucho.

Post A Comment